Ir a la página principal
La empresa del mes

Astillero Naval Federico Contessi y Cía. S.A.

En una emotiva ceremonia, Astillero Naval Federico Contessi y Cía. S.A. concretó, en Mar del Plata, su botadura Nº127 con la entrega de buque de pesca costera “Bagual” a su propietario ,señor Juan Carlos Ottulich. La embarcación responde al prototipo 19AC/EG y cuenta con una eslora total de 20,80 metros.

Con casi 70 años de trayectoria en la construcción y reparación de buques, la empresa logró superar las innumerables crisis que sufrió la industria naval en ese período por la vocación industrial de sus directivos, a los que se le reconoce haber prioritado siempre el mantenimiento de las fuentes de trabajo, con la planta activa construyendo barcos -aún sin contar con pedidos en cartera- que financiaban con fondos propios.

En representación del directorio del Astillero, el señor Domingo Contessi destacó que en los difíciles momentos que atraviesa el país, y sin sumarse a quienes eligen la protesta o responsabilizar de la situación al actual gobierno o a anteriores administraciones, ”nosotros hemos optado por trabajar, por generar empleos genuinos y de calidad, por invertir para aumentar la producción y poder mirar el futuro con optimismo”. Y luego de recordar que en los últimos dos años solo pudieron realizar una botadura anual de sendos barcos costeros similares al Bagual, destacó que en la planta tienen hoy en construcción cuatro barcos pesqueros con distintos grados de avance, todos con órdenes de compra firmes y otras en cartera,” algo que desde hace décadas no sucedía”, y esperan cerrar 2018 con la botadura de un par de embarcaciones más.

“Para poder entregar todas estas obras en plazos competitivos, continuó Contessi, hemos iniciado un plan de inversión en maquinarias y equipamiento de última generación. También hemos incrementado nuestro plantel laboral en un 26% y seguimos contratando semana a semana nuevos empleados, tanto jóvenes sin experiencia como obreros especializados y estudiantes o profesionales recientemente recibidos de universidades locales, como la Universidad Tecnológica Nacional, que dicta la carrera de Ingeniería Naval. A todos ellos les estamos ofreciendo no solo un salario digno. Les ofrecemos también la posibilidad de ser hacedores de grandes proyectos, de reinventar la historia de este Astillero bajo la permanente influencia de su fundador y la dirección de un equipo de trabajo forjado a su imagen y semejanza”.

Avanzando en su intervención , Contessi hizo referencia a la actualidad de la industria naval argentina. ”Estamos haciendo todo lo que el país necesita en estos momentos: invertir, dar trabajo y evitar que se fuguen divisas. Para concretar todo esto no hemos requerido ni créditos oficiales, ni subsidios, tales como los que gozan otros astilleros del mundo que compiten con nosotros. Imaginemos lo que sería posible hacer por toda la Industria Naval Argentina con un poco más de apoyo. Los miles de puestos de trabajo que podríamos generar y los millones de dólares en actividad económica e impuestos que podríamos aportar. Justamente nuestro desafío es lograr que esta bonanza coyuntural de un astillero se consolide en el tiempo y se traslade a todo el sector”. Y agregó:“ Somos conscientes de las restricciones presupuestarias actuales, por eso lo que pedimos es que al menos se le otorgue al armador (no al astillero), que apuesta por el trabajo argentino, algún pequeño beneficio con respecto a aquel que opta por comprar un barco en el extranjero. Ya sea en el cupo de pesca o en la forma de considerar la historia de captura y como mínimo en los plazos de tratamiento de sus trámites para que las demoras burocráticas no sigan siendo un obstáculo. Lamentablemente en estos aspectos todavía no nos sentimos acompañados, sino que sentimos que sucede lo contrario”.

Por último, Contessi subrayó que la industria naval ha soportado históricamente” la más desleal de las competencias, como es la importación de barcos usados” y reconoció que en estos momentos, y por decisión de las actuales autoridades de la Secretaría de Industria de la Nación,” se han puesto límites a este flagelo, lo cual celebramos enfáticamente. Ahora pedimos que desde la Subsecretaría de Pesca y el Consejo Federal Pesquero, que han hecho mucho por mejorar la actividad pesquera, se pongan también la camiseta del trabajo industrial argentino para hacer resurgir definitivamente a la actividad naval”.

El “Bagual” es una embarcación apta para realizar pesca de arrastre con o sin tangones, así como pesca de arrastre de media aguas, que tendrá asiento en el puerto de Rawson, Chubut, y proveerá de materia prima a una de las plantas elaboradoras del grupo Veraz, especializada en la elaboración de productos finales con valor agregado en base a langostino.

Imagen
El barco pesquero “Bagual” rumbo al puerto de Rawson ,Chubut.