Ir a la página principal
Procesos de integración

Acuerdo UE-Mercosur : la UIA tiene mucho que decir

Las aceleradas negociaciones que se están llevando adelante para la firma de un acuerdo comercial en el marco de una“Asociación Birregional” entre el Mercosur y la Unión Europea (UE) siguen en Asunción con una nueva ronda técnica.La manifiesta voluntad del gobierno argentino de superar las diferencias “cueste lo que cueste” y adjudicarse un “éxito político” antes de la apertura de los procesos electorales en Brasil y Paraguay y la falta de información precisa de las ofertas presentadas en las últimas reuniones por funcionarios de los dos bloques para acercar posiciones (a lo que se suman las filtraciones y trascendidos de todo tipo), motivó a la Unión Industrial Argentina a preparar un documento que hizo llegar al secretario de Comercio, Miguel Braun, que detalla ”un conjunto de sugerencias para que el mencionado acuerdo se transforme en un elemento para el desarrollo efectivo de ambas regiones, respetando los valores compartidos del desarrollo sostenible y el fomento de la producción y el empleo de calidad” .

ImagenLa UIA marcó sus diferencias respecto de las posiciones que están asumiendo los negociadores oficiales en aspectos claves del acuerdo del Mercosur con la Unión Europea.
El resumen ejecutivo de la versión del documento de la UIA que recibió el funcionario, al que “Informe Industrial” tuvo acceso, fue elaborado por los equipos técnicos de la entidad, con el aporte de las cámaras, asociaciones y federaciones que la integran que, en la actualidad , siguen incorporando agregados y modificaciones al texto original a medida que se conocen, no de fuentes oficiales, nuevas ofertas y cambios sobre cláusulas a las que se creía aprobadas y/o eliminadas(en este aspecto, cabe recordar la injustificada negativa- se dijo que fue impulsada por la UE- a que los representantes empresarios pudieran disponer del denominado en la jerga diplomática como “cuarto contiguo”, un recinto cercano al lugar donde deliberan los negociadores oficiales que posibilita un rápido y fluido acceso con ellos e informarse sin intermediarios de las novedades que se van produciendo).

El documento de la UIA destaca en su introducción que” comparte y apoya el objetivo de profundizar la inserción argentina en la economía mundial, que implique simultáneamente una creciente participación de nuestros bienes y servicios en los flujos globales del comercio y un cada vez mayor contenido de valor agregado en nuestras exportaciones”, así como que “el ritmo de avance hacia ese objetivo estará directamente determinado por que –como resultado de políticas públicas adecuadas y el consiguiente compromiso empresario- la Argentina alcance niveles de competitividad sistémica que permitan aquel posicionamiento para los bienes y servicios producidos en el país”.

A partir de estas definiciones, y en directa vinculación con las negociaciones Mercosur-Unión Europea, la central fabril expone los puntos principales que, a su juicio, deberían respetarse “de modo de lograr un acuerdo equilibrado entre las partes”. Entre ellos sobresalen, además de requerir nuevamente al gobierno nacional la actualización de los estudios de impacto existentes y la puesta a disposición de la entidad tanto de sus resultados como de la metodología y los supuestos utilizados-enfatizando que “es responsabilidad de las autoridades gubernamentales fundamentar objetivamente porqué el acuerdo resultaría beneficioso para la industria”-, las siguientes sugerencias y recomendaciones.

. El otorgamiento de un claro” trato especial y diferenciado” a los países del Mercosur, por tratarse de la región de visible menor desarrollo relativo. En el caso de nuestro país, la UIA considera que ese trato es necesario para poder atender las cuestiones estructurales del sector productivo argentino en general y las PyMES en particular, y asegurarnos que este tipo de acuerdos favorecen el desarrollo futuro del país en un marco de promoción de la producción y la creación de empleo de calidad.

. La extensión del período de desgravación de las canastas de bienes , de modo de asegurar un período de transición entre el actual nivel de protección arancelaria y la liberalización completa de vastos sectores industriales. La sugerencia de la entidad, es que “el período de referencia debe tener una extensión tal que permita que los sectores industriales argentinos ajusten sus niveles de productividad respecto de un aparato industrial mucho más desarrollado y competitivo, como lo es el de la UE”.

. Lograr un mayor acceso al mercado europeo de bienes agrícolas y alimentos procesados. La insuficiencia de la oferta europea quedó reflejada en las cuotas ofrecidas de carne vacuna, etanol y un amplio listado de bienes definidos como "ultrasensibles". Por ello, y para que el acuerdo represente un esfuerzo equilibrado de ambas partes, la UIA solicita al gobierno argentino que reclame mejoras sustantivas en materia de acceso al mercado de bienes agrícolas y productos alimenticios procesados ( PAPs) . Y también considera necesario “incluir en la negociación reglas birregionales para neutralizar el proteccionismo regulatorio en Europa, ya que una mejora en las cuotas de exportación no garantiza per se el acceso a dicho mercado si los exportadores argentinos se topan con barreras sanitarias, ambientales, de calidad, climáticas u otros mecanismos de defensa que en conjunto actúan como verdaderas medidas para-arancelarias”.

. La inclusión de cláusulas que permitan proteger a las industrias nacientes, estratégicas y/o en proceso de reestructuración. Al respecto, la UIA considera que un acuerdo amplio de liberalización como el que se encuentra en negociación, y máxime teniendo en cuenta que la UE es una de las regiones más industrializadas del mundo, en el marco de las disposiciones de "trato especial y diferenciado" requiere la habilitación de cláusulas que permitan que los países del Mercosur puedan suspender las preferencias o elevar aranceles en aquellos sectores de producción que identifiquen como nacientes estratégicos o en aquellas otra ramas industriales que se intenten reestructurar. . La continuidad de los regímenes suspensivos de importación/exportación. Sobre el particular, los empresarios solicitan al gobierno argentino que mantenga, en el marco del acuerdo con la UE, la vigencia de los regímenes de admisión temporaria y drawback como herramientas adicionales para preservar cierto grado de competitividad en las exportaciones de manufacturas de origen industrial.

. El mantenimiento de los derechos de exportación y licencias de importación. Es conocido que la UE viene reclamando su eliminación para el comercio birregional y la implementación de disciplinas más estrictas en la aplicación de licencias de importación. Teniendo en cuenta el impacto que podría tener la aceptación de estos reclamos , la UIA solicita al gobierno la continuidad de la instrumentación de esas herramientas en el marco del acuerdo, con el propósito de mantener el ya de por sí estrecho espacio de políticas comerciales existente a nivel multilateral.

. La aplicación de reglas de origen que impidan la triangulación. Para los empresarios argentinos, destaca la UIA, es muy importante que el gobierno negocie la aplicación de normas de origen estrictas en el marco del acuerdo, que aseguren un alto contenido regional y que eviten la "triangulación" y la competencia desleal con productos supuestamente "europeos" pero que, en realidad, son elaborados en otros países de bajo costo y en donde no se respetan los derechos laborales básicos. Y solicita además el mantenimiento del régimen de certificación vigente en la Argentina,” que es el que asegura de manera efectiva el verdadero origen y grado de elaboración local de los productos”.

. Limitar al acceso al mercado de compras y contrataciones públicas. La UE mantiene el pedido a los países del Mercosur de un grado de apertura excesivo de sus mercados de compras y contrataciones públicas, que eliminaría toda posibilidad de utilizar el poder de compra del Estado como herramienta para el desarrollo nacional, en tanto que la UIA considera que la solicitud del bloque europeo contrapone disposiciones recientemente aprobadas en la Ley de Compre Nacional. En esa dirección, la propuesta empresaria es que el tratamiento preferencial otorgado a las empresas europeas no incluya el "trato nacional", sino que se limite al otorgamiento de preferencias a partir de la definición de "umbrales" (valores mínimos a partir de los cuales las empresas europeas pueden participar de las licitaciones públicas) lo suficientemente altos como para reservar una porción del mercado a las PyMES nacionales. También solicita que la adhesión al Acuerdo de Contratación Pública( GPA) de la OMC no sea un requisito para la firma del acuerdo con la UE y que sólo se incluyan las compras y contrataciones a nivel del Estado Nacional, sin que se sume a la obra pública, en virtud del impacto sobre el empleo local que implica dicha actividad . Además pide que, en el marco de las cláusulas de "trato especial y diferenciado ,el acuerdo permita la aplicación para los países del Mercosur de offsets o compensaciones industriales de manera permanente en términos de requisitos de contenido local y de licenciamiento y transferencia de tecnologías.

. El rechazo a la extensión de las patentes y a la protección de los datos de prueba. En concreto, la UIA reclama al gobierno argentino que no acepte la inclusión de las cláusulas del capítulo de propiedad intelectual que quiere imponer la UE que establecen: otorgamiento de derechos de exclusividad para datos de prueba de medicamentos y extensión del plazo de vigencia de patentes ,y medidas cautelares.” El principal objetivo es proteger y fomentar la producción local de productos farmacéuticos y facilitar el acceso a la salud y a los medicamentos para toda la población”.

. Limitar la protección bajo indicaciones geográficas (IGs) a vinos y bebidas espirituosas. Sobre el particular, el pedido de la UIA al gobierno argentino es que no acepte la solicitud de la UE de extender las IGs a otros productos que van más allá de los vinos y bebidas espirituosas , debido a que la misma perjudicará a los productores locales de lácteos y otros productos agrícolas que no podrán comercializarlos bajo sus formas habituales de mercado, lo que redundará en un desplazamiento de la producción de las economías regionales localizadas a lo largo y a lo ancho del país.

El resumen ejecutivo del documento presentado por la central fabril, incluye también los siguientes propuestas al gobierno nacional para incorporar en la discusión de los contenidos del acuerdo con el bloque comunitario: la eliminación de los subsidios europeos a la producción de bienes agrícolas y las medidas de ayuda interna a los productores de la UE-en caso de no ser posible, la UIA solicita que se incorpore algún mecanismo que permita neutralizar sus efectos en materia de competencia desleal- ;el rechazo a la adhesión al” Patent Cooperation Treaty”(PCT),ya que su adopción acota el margen de maniobra regulatoria nacional, simplifica procedimientos y aumenta el número de patentes gestionadas por solicitantes extranjeros; y la limitación de la liberalización de los servicios públicos y estratégicos a las concesiones ya realizadas en el marco de la OMC, por el impacto negativo que su ampliación tendría en la producción nacional y el empleo.


Ir al principio de la nota