Ir a la página principal
Secciones
Miércoles 23 de Octubre, 2019
Economía internacional

Balance actualizado de CEPAL

El pronóstico corregido para 2014 es un crecimiento del 2,7% para América Latina y el Caribe pero mostrando una fuerte heterogeneidad. Argentina, según el organismo, crecerá un 1%; Brasil el 2,3%, mientras que Panamá, Bolivia, Perú, Ecuador, Nicaragua y República Dominicana tendrán crecimientos iguales o superiores al 5%

ImagenSede de la CEPAL en Santiago de Chile
El organismo regional de las Naciones Unidas dio a conocer hoy su Balance Económico Actualizado de América Latina y el Caribe 2013, documento en el que se revisa la información sobre las principales variables económicas de 2013 y se presentan nuevas estimaciones de crecimiento para la región. Al respecto desde CEPAL se señala que la tasa de crecimiento regional en 2014 sería levemente superior a la de 2013 (2,5%) e inferior a la pronosticada en diciembre (3,2%), debido a un contexto externo marcado por la incertidumbre y un crecimiento menor al esperado para las economías más grandes de la región, Brasil y México, que crecerán 2,3% y 3%, respectivamente.

Adicionalmente se redujo la proyección de crecimiento económico para Argentina (1%), país que a inicios de 2014 tomó varias medidas con impacto contractivo para enfrentar los desequilibrios surgidos en los últimos años. En tanto, la compleja situación económica de Venezuela llevará a que en ese país se produzca una contracción de -0,5% en sus niveles de actividad. Según el Balance Económico Actualizado, Panamá, Bolivia, Perú, Ecuador, Nicaragua y República Dominicana tendrán en 2014 crecimientos iguales o superiores a 5%, mientras que un número importante de países anotará una expansión entre 3% y 5%.

En su reporte, la CEPAL indica que los índices de actividad de los países desarrollados –en especial Estados Unidos, Reino Unido, Corea, Alemania y varios otros de la zona del euro- han mostrado un repunte, pero que existe cautela por la situación de China, uno de los principales socios comerciales de la región, que se impuso un 7% como meta mínima de crecimiento para este año.

Además se prevé que la demanda por productos básicos (commodities), especialmente mineros y alimenticios, se mantendrá limitada, lo que sumado a la apreciación de las monedas de los países desarrollados haría bajar sus precios moderadamente afectando las economías exportadoras de América del Sur.

El documento indica que la recuperación de Estados Unidos tendrá un impacto positivo en las economías más cercanas, especialmente en México y Centroamérica, dada su importancia como socio comercial. A su vez, el repunte de los países desarrollados favorecerá a las naciones del Caribe más especializadas en exportaciones de servicios, debido al mejor comportamiento del sector del turismo. Las perspectivas para el año indican un escenario de menor liquidez mundial, lo que conlleva importantes desafíos en materia de política macroeconómica y de financiamiento externo para la región latinoamericana y caribeña.

En materia de inflación no se esperan cambios muy marcados, aunque se prevé un aumento del promedio regional debido a las modificaciones de la medición en Argentina, la moderada alza en los precios de varios países –que a pesar de ello mantienen la inflación en un rango entre 3% y 6%- y los elevados índices que muestra Venezuela. Este aumento regional ya se observó durante el primer bimestre de 2014, cuando la inflación promedio regional acumulada en doce meses subió a 7,6% frente a 7,3% en diciembre del año pasado.

En este contexto de modesto crecimiento económico regional no se registrará un repunte significativo de los niveles de empleo, hecho que podría traducirse en un aumento de la tasa de desempleo, que en 2013 había marcado un nuevo mínimo de 6,2%.

Ir al principio de la nota