Ir a la página principal
Comercio exterior

"Lo peor de la crisis quedó atrás"

Luego de un lustro de fuerte y sostenido crecimiento, el comercio exterior global de los países miembros de la Asociación Latinoamericana de Integración (ALADI) registró en 2009 niveles inferiores a los del año anterior. Similar comportamiento, y también después de cinco años de expansión, tuvo el comercio intrarregional que pasó de 146 a 107 mil millones de dólares (-27% con respecto a 2008), “como resultado del impacto negativo que tuvo la crisis financiera mundial en la actividad económica y por lo tanto en las importaciones de los países de la región”. Estas y otras consideraciones sobre la evolución del comercio intrarregional contiene el “Informe preliminar del proceso de integración”, elaborado por la Secretaria General de la ALADI, que resalta que “lo peor de la crisis parece haber quedado atrás” y el comercio en la región retomará el ciclo expansivo que la crisis internacional interrumpió a fines de 2008.

ImagenALADI. Comercio intrarregional por circuito
En el trabajo se destaca que, si bien la crisis iniciada en los Estados Unidos repercutió en la región por varios canales –entre ellos, la caída del volumen de ventas externas y de los precios internacionales de los productos básicos, la reducción de las remesas y la de la actividad turística, y el retroceso de la inversión extranjera directa- con la consiguiente disminución del consumo y de la inversión, los países miembros de la ALADI no se vieron expuestos, como en situaciones anteriores, a fuertes salidas especulativas de capital y a severas devaluaciones de sus monedas, “gracias a que en el momento en que estalló la crisis temían una mejor situación en la que respecta a reservas internacional y deuda externa”.

Sin embargo, la crisis provocó el deterioro de las condiciones sociales y laborales en la región, “poniendo fin a un periodo de seis años en que registrara, en términos generales, mejoras sostenidas en materia de reducción de la pobreza y la desigualdad”.

Del comercio exterior...

En 2009 las exportaciones de los países de la ALADI se contrajeron significativamente (-23,2%), mientras que las compras externas cayeron en una magnitud similar (-24,4%). En el primer caso como resultado de la caída de la demanda externa y en el segundo debido a la reducción de la actividad económica y del deterioro de las expectativas en la región.

El informe del organismo regional destaca que “la reducción de las exportaciones experimentada en 2009 es la mayor en los 30 años de historia de la ALADI. “En ese lapso, las ventas externas de los países miembros se redujeron en otras cinco ocasiones -1982, 1985, 1986,1998 y 2001-, pero sólo en 1988 alcanzó tasas de dos dígitos (-17,5%). La magnitud de la caída de las importaciones también pone de relieve el impacto de la crisis en la actividad económica, si bien la caída fue inferior a la de 1982 (-22,1%) y 1983 (28,3%).

La contracción de ambas corrientes comerciales a un ritmo similar determinó que el superávit de la región se redujera moderadamente en términos absolutos, pasando de 56 a 52 mil millones de dólares.

...y del comercio intrarregional

El comercio intrarregional, que exhibía también un quinquenio de franca expansión, experimentó en 2009 una fuerte reducción (-26,9%) al pasar de 146 a 107 millones de dólares. Por su magnitud es la segunda mayor caída sólo superada por el registro de 1983, cuando el intercambio cayó un 28,4%.

Analizando la evolución del comercio al interior de la región, el trabajo de la Secretaria General de la ALADI puntualiza:
  • La caída de importaciones intrarregionales verificada en 2009 se extendió a todos los países miembros y fue, en la mayoría de los casos, significativa, con tasas que se ubicaron en el rango de -12,8% (Bolivia) a -34% (Argentina). Las contracciones con mayor incidencia, además de nuestro país, fueron las correspondientes a las compras realizadas por Chile (-32,8%), Brasil (-20,3%) y Venezuela (-26,3%). Los cuatro países en conjunto explicaron el 62,1% de la reducción total.
  • Las exportaciones intrarregionales también experimentaron una caída significativa y bastante generalizada en 2009. En este caso, las tasas se ubicaron en el rango de -8,5% (Uruguay) a -38,3% (Ecuador), siendo las ventas con mayor incidencia las originarias de Brasil (-33,7%) las que por sí solas dan cuenta de un 38,8% de la reducción total. La excepción la constituyó la fuerte expansión de las colocaciones de Cuba a la región (154,8%), en la que incidió especialmente sus exportaciones a Venezuela.
  • El comportamiento mensual de las ventas intrarregionales en 2009 fue similar al de las compras, con mínimos a comienzo del año y una recuperación posterior gradual. No obstante, en este caso las excepciones son Colombia (que muestra una tendencia decreciente, en la que incide en forma significativa la disminución de las exportaciones a Venezuela) y Paraguay (que no consolida una recuperación inicial).
  • En el comercio intrarregional por circuito se observa que la contracción del intercambio fue significativa en todos ellos, al tiempo que la mayoría registró tasas similares al promedio. No obstante, los circuitos Comunidad Andina de Naciones (CAN)-Mercosur (-17,6%) y Mercosur-México (-22,1%) experimentaron caídas menores al promedio, y que, por el contrario, los que vinculan a Chile con la CAN (-35,9%) y México (-35,1%), así como los correspondientes a Venezuela-CAN (-33,3%) y CAN-México (-33,2%), sufrieron reducciones más pronunciadas.

En la caída del comercio intrarregional es notoria la incidencia del Mercosur, bloque que pertenece al conjunto de los acuerdos de complementación económica suscritos en el ámbito del organismo regional. En efecto, la caída del comercio al interior del bloque subregional es responsable de casi un 28% de la disminución total del comercio al interior de la ALADI.

Perspectivas

A juicio de los técnicos de la ALADI “la mejoría que experimenta el escenario económico regional e internacional se reflejará en una expansión del comercio” y sus proyecciones indican que tanto las exportaciones como las importaciones totales de los países miembros se incrementaran en torno al 25%. En ese contexto, destacan que “el comercio intrarregional se expandirá en forma significativa en 2010 –en torno del 23%-, pero a un ritmo algo menor que el de los flujos globales”.

Los interrogantes sobre la evolución del comercio intrarregional en este año se abren por “las aún inciertas consecuencias que la devaluación ocurrida en enero en Venezuela tenga sobre su comercio con los restantes socios” y el impacto que tendrá sobre la economía chilena la reconstrucción de las ciudades y zonas afectadas por el trágico sismo de fines de febrero.

Ir al principio de la nota