Ir a la página principal
Temas en debate

¿Quién para la pelota?

- ¿Yo señor? –Sí, señor. - No; señor, porque el candidato presidencial del Frente de Todos tiene la legitimidad que le dan los voto de las Paso, pero está aún lejos del poder.” Para cambiar las expectativas hay que hacer un acuerdo para parar la pelota, lo que significa bajar esta locura y mirar dónde está parado cada uno", había dicho Alberto Fernández que volvió a evaluar la actual situación de extrema fragilidad económica y fuerte desgarro social agregando: "Hace falta poder político para que empresarios, sindicatos y Estado puedan trabajar en ordenar la locura que hoy es la economía.”

ImagenArgentina récord de devaluación y de retracción económica.
El préstamo otorgado por el FMI al gobierno de Mauricio Macri asciende a 57.000 millones de dólares, representa el 65% del total de su cartera de préstamos y “constituye un hecho inédito no sólo en la historia del FMI sino a nivel global”.

Entre junio de 2018 y mayo de 2019 el gobierno del presidente Macri recibió 39.000 millones de dólares de los que se fugaron 30.000 millones produciéndose una abierta violación al artículo VI del Acta Constitutiva del ese organismo que reza que “ningún miembro podrá utilizar los recursos generales del Fondo para hacer frente a una salida considerable o continua de capital”.

Por otra parte, existe un evidente incumplimiento entre el propósito de la firma del segundo stand by y los resultados obtenidos. No se redujo la deuda pública ni la inflación –por el contrario, aumentaron-; la caída del 5,8% del PBI en el primer trimestre de éste año nos aleja en forma notoria de cualquier atisbo de crecimiento y treparon los índices de desempleo y pobreza.

Desde el Frente de Todos especifican que el gobierno que suceda al actual deberá enfrentar vencimientos por más de 150.000 millones de dólares “con las reservas disponibles en estado crítico, sin acceso al mercado internacional debido al sobreendeudamiento contraído, con un 95% de los créditos del FMI ya desembolsados y con una deuda cuasi fiscal de corto plazo (Leliq) que equivale a 26.000 millones de dólares” a una tasa que rompe los standard mundiales.

La situación es soberanamente crítica y queda aún por resolver la gran pregunta que hoy gobierno y oposición se hacen por igual: ¿desembolsará el FMI el próximo tramo y lo hará en tiempo y forma? . En realidad, los tiempos se angostaron notoriamente y respecto de la forma las diferencias, a uno y otro lado de la grieta, estriban en que el gobierno no parece dispuesto a cambiar sus grandes lineamientos económicos (los capitales entran y salen a su antojo desde la Argentina) y la oposición señala que no pueden tolerarse nuevas fugas.

La disputa no es sólo económica sino, en especial, política (¿podría ser de otra manera?) pero, en su transcurso, se deterioran todas las variables y el hambre se manifiesta con crueldad en los sectores más vulnerables.

En el desarrollo de esta nueva tragedia hay responsables directos y partícipes necesarios. Háganse cargo porque en Argentina no hay vacío de poder y no debiera haber un poder vacío de propuestas para compensar una muy difícil transición.


Ir al principio de la nota