Ir a la página principal
Secciones
Viernes 25 de Septiembre, 2020
Temas en debate

¿Y ahora? A ponerse a trabajar

El presidente Alberto Fernandez armó, con la paciencia de un orfebre que conoce el paño sobre el que estampará su acción de gobierno, un gabinete ministerial de innegable nivel académico y/o de fuerte contenido político. La tarea que tienen por delante es enorme por la gestión devastadora del peor elenco gobernante en tiempos de democracia formal. En medio de tanta mishadura, término que gustaba usar Jorjón Sábato, germina la esperanza

ImagenUn gabinete con pergaminos, experiencia y ganas.
El Alberto Fernandez del gobierno del presidente Alberto Fernandez, es decir el Jefe de Gabinete, será Santiago Cafiero, un joven brillante que rebasa el mote de “portador de apellido” y la vicejefa será Cecilia Todesca, apellido que se asocia (y es lícito hacerlo) con quien ya abandonó la jefatura del INDEC. El Ministerio del Interior será encabezado por Eduardo De Pedro, un camporista que hizo del diálogo un instrumento convincente; el de Economía por Martín Guzmán, retoño del Nóbel Joseph Stiglitz y el Ministerio de Desarrollo Productivo pondrá a prueba la capacidad teórica y de gestión de Matías Kulfas.

El tercer ministerio que funcionará de a dos es el de Educación que, a cargo de Nicolás Trotta será secundado por alguien que, como Adriana Puiggrós, puede exhibir pergaminos y destreza en el área.

En Agricultura,Ganadería y Pesca estará Luis Basterra, un ministro que deberá hacer numerosos y complejos equilibrios entre las necesidades del país y las apetencias del sector.

Sabina Frederic comandando el ministerio de Seguridad deberá reperfilar una cartera de gestión preocupante durante los 4 años de macrismo; Maria Eugenia Bielsa como ministra de Desarrollo Territorial y Hábitat; Marcela Losardo al frente de Justicia e Elizabeth Gómez Alcorta que lleva al CELS al ministerio de las Mujeres, Géneros y Diversidad son figuras cuya trayectoria no deja mucho espacio para dudar de la orientación de las políticas que promoverán.

Si había dos nombres infaltables entre los que oficiaban de pitonisas o impecablemente informados eran los de Felipe Solá al ministerio de Relaciones Exteriores y Culto y Ginés Gonzales Garcia al devaluado ( en estos años infaustos) ministerio de Salud. Fue así.

El complejo ministerio del Interior será ejercido por Eduardo De Pedro quien tendrá la tarea bi fronte de transmitir hacia las provincias las políticas del gobierno nacional y, en sentido contrario, las posturas de aquellos gobernadores que hoy como ayer siguen reclamando mayor y mejor articulación entre centro y periferia interna.

El ministerio de Transporte será conducido por Mario Meoni y Claudio Moroni, futuro ministro de Trabajo, tendrá sobre sus espaldas una de las áreas más sensibilizadas del gobierno que se inicia.

Con Roberto Salvarezza se le restituirá el rango ministerial a Ciencia y Técnica; Juan Cabandié se desempeñará al frente del ministerio de Ambiente y Desarrollo Sustentable; Agustín Rossi en Defensa; Daniel Arroyo como ministro de Desarrollo Socia; en Obras Públicas estará Gabriel Katopodis; Tristán Bauer en Cultura y Matías Lammens, en Turismo y Deportes terminan definiendo y cohesionando la acción de un gobierno limitado por una herencia dramática que habrá que encarar y resolver.

En el acto de presentación del elenco gobernante estuvieron presentes, junto a los ministros aún no juramentados, Vilma Ibarra (secretaría Legal y Técnica); Julio Vitobello (secretaria General de Presidencia).Carlos Zannini (Procurador del Tesoro); Gustavo Béliz (secretario de Asuntos Estratégicos) al que se lo recuerda por sus “zapatitos blancos” que, en realidad, representaban una lucha momentáneamente perdida entre David y Goliath ; Luana Volnovich (PAMI); Mercedes Marcó del Pont (AFIP) y Victoria Donda (Inadi) son otras figuras clave para el cumplimiento de los objetivos que se fijó el futuro gobierno.

Alberto Fernández rememora con frecuencia el breve diálogo que intercambiaron, abrazo mediante, con Néstor Kirchner (respectivos Jefe de Gabinete y Presidente de la Nación) aquel 25 de mayo de 2003 “Llegamos”, dijo el hoy presidente, quien recibió como respuesta una frase provocativa: ‘Todavía no empezamos, ponete a trabajar’. Hoy como ayer ...


Ir al principio de la nota