Ir a la página principal
Temas en debate

“No queremos a Penélope en Macondo”

El seminario “Productividad, pilar del crecimiento sostenible en el Cono Sur” convocado por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) fue inaugurado por una clase magistral del ministro de Ciencia Tecnología e Innovación Productiva, Lino Barañao, y se extendió durante dos días en los que, a su turno, ocuparon el estrado referentes sectoriales del prestigio de Santiago Levy o, entre otros, José J. Ruiz. Junto a representantes del BID disertaron caracterizados miembros de organismos como nuestro Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas; la Universidad de Chile, el Instituto de Investigación Económica Aplicada del Brasil y el Ministerio de Industria, Energía y Minería del Uruguay.

ImagenLino Barañao
La presentación del ministro Barañao, muy elogiada durante la primer mañana del encuentro, tuvo varios ejes radiales que apuntaron a distintos blancos entre los que sobresalieron los logros de su gestión (número de investigadores; creación de empresas de base tecnológica y, entre otras, la ocupación territorial con institutos de alta tecnología) y su decidida apuesta a “los nuevos” que es como los griegos llamaban a los jóvenes, como la forma más efectiva de crear un espacio que legitime la relación entre los que piensan e investigan y los que producen. Taxativo al momento de subrayar el papel fundamental del Estado en la generación de políticas pero también en las inversiones destinadas a la innovación -84 incubadoras de empresas son financiadas por el MINCyT)- Barañao señaló la necesidad de lograr un mayor compromiso del sector privado en I+D e inducir, con idéntico sentido, un cambio cultural en el sistema financiero.

El tema fue abordado al día siguiente en el panel en el que se discutió sobre el “Capital Emprendedor para la Innovación” que integraron Gustavo Grobocopatel del Grupo Los Grobo y Marcos Galperín de Mercado Libre.com, pero fue con el licenciado Lisandro Bril, Managing Partner de AX Ventures y Holdingvest Technology y moderador de la mesa, con quien Informe Industrial dialogó sobre cuáles eran las condiciones que debía reunir un emprendimiento para obtener financiamiento. Bril resumió su postura en dos puntos: equipo y oportunidad y dijo así: “es importante tener un equipo fundador de alta calidad en el que estén cubiertas funciones básicas como las de producción y comercialización y también lo es visualizar una oportunidad que permita construir una empresa cuya valorización en cinco años sea, mínimamente, de 30 millones de dólares y se muestre sustentable competitivamente como mínimo a nivel regional (Mercosur) y/o proyección global”.

La perspectiva del BID sobre la importancia de la productividad como tema central para el desarrollo ya había sido expuesta por Santiago Levy que aseguró que el atraso de nuestra región respecto a los Estados Unidos se debe, en su totalidad, a un rezago en productividad y que aunque en América Latina la acumulación de capital físico y humano había sido mayor, en términos relativos su ingreso per cápita había declinado.

No podían faltar en su explicación una mención y la consiguiente comparación entre América Latina y Corea del Sur y, al respecto, señaló que el espectacular desempeño del país asiático se debe a que tanto la productividad como la acumulación de capital humano y físico (que terminan dependiendo de aquel) se duplicaron y hasta triplicaron respecto a lo ocurrido en nuestras latitudes.

Sin un aumento de la productividad, dijo más adelante, “es difícil pensar en un crecimiento y una prosperidad sostenida para la región con independencia de lo que ocurra en la economía mundial y con el precio de las commodities”.

El experto también afirmó que “la clave para que un país maximice la productividad es que cuente con instituciones que hagan que el mercado asigne recursos a las empresas productivas y que cuando no lo haga tenga instituciones que permitan que el Estado lo corrija”.

Asignándole una intensa importancia al proceso educativo (al que imagina como un continuo a lo largo de la vida) Levy aseguró que la productividad de un país es un fenómeno social que refleja a sus instituciones, políticas públicas, programas y regulaciones y que América Latina se ha rezagado frente a Asia y no ha cerrado la brecha de ingreso per cápita frente a los Estados Unidos no porque ellos trabajen más que nosotros, sino porque sus instituciones y políticas públicas han sido mucho más efectivas para formar capital humano de calidad y para canalizar recursos a usos más productivos.

Además de pedir pragmatismo, en una región cruzada por debates ideológicos, el funcionario del BID considera que se requiere de una visión integral que ponga en línea a todos los instrumentos de política pública en una misma dirección.

”No queremos a Penélope en Macondo” concluyó en poética referencia a ese hacer y deshacer de muchos de nuestros gobiernos con menos visión de largo plazo que empapados de ideologías.


Ir al principio de la nota