Ir a la página principal
PYMES

…los créditos son para las grandes

Un informe especial de la Fundación Observatorio PyME (FOP) analiza la situación del acceso al crédito de las pequeñas y medianas empresas manufactureras durante los últimos años, concentrando su atención en las firmas del segmento que ocupan entre 10 y 200 ocupados (excluyendo a las microempresas) y sostiene que “en la última década la proporción de estas empresas que solicitó y obtuvo crédito bancario nunca superó un tercio del total”. Tomando versos de la samba de Yupanqui puede decirse “las penas son de las PyMES, los créditos son para las grandes”.

ImagenLos bancos privilegian a las grandes empresas en la asistencia crediticia.
“La Línea de Crédito de Inversión Productiva lanzada por el Gobierno anterior en 2012 no logró modificar este panorama, ni aun cuando en 2015 el Banco Central decidió que la misma fuera totalmente dedicada a las MiPyME, incluyendo en este caso tanto a las micro como a las pequeñas y medianas firmas. La inclusión financiera y la mayor bancarización del sector continúan siendo una materia pendiente en la actualidad”, destaca el informe -“Inversión y acceso al financiamiento en el sector PyMES industriales”-, que muestra que entre las pequeñas y medianas empresas manufactureras caracterizadas como “inversoras sistemáticas” (invierten todos los años) se utilizan más frecuentemente todos los instrumentos financieros disponibles. En este grupo (25% del total) es más frecuente encontrar PyME de mayor tamaño, más exportadoras, tecnológicamente más modernas y con mejor desempeño de la productividad y el crecimiento. Pese a ello, afirman desde la FOP, “el verdadero desafío para el futuro del país es cómo hacer para integrar a este circuito virtuoso, a las miles de PyMES que forman parte del grupo de las ‘inversoras moderadas’ (invirtieron sólo en algunos años) y que constituyen el 43% del total, como también a las ‘no inversoras’ (no invirtieron en los últimos años) que conforman el 32% restante”.

Por otra parte, “el insuficiente acceso al crédito del segmento es un fenómeno estructural que está castigando desde hace muchos años la inversión productiva. A pesar de que durante 2015 se registró una sensible disminución de los proyectos de inversión frenados por falta de financiamiento bancario, actualmente el 20% de las PyMES industriales informa que tiene proyectos sin concretar por falta de financiamiento”.

En tanto, las razones informadas por las empresas sobre la causas de los proyectos frenados por falta de financiamiento bancario son mixtas. La informalidad explica la mitad de los casos con proyectos sin concretar por falta de crédito. Sin embargo, la otra mitad de firmas en tal situación se debe al racionamiento crediticio (obtuvieron menos crédito que el solicitado o las condiciones de tasas y plazos ofrecidas por los bancos resultaban incompatibles con la rentabilidad del proyecto de inversión).

Al respecto, la FOP formula “una salvedad importante para comprender el porcentaje de PyMES industriales con proyecto frenado que informa tasas elevadas y plazos insuficientes (38%). En general, la LCIP (con baja tasa de interés real) fue colocada por los Bancos entre las empresas más grandes, y entre sus propios clientes históricos, casi nunca entre nuevos clientes”.

La FOP destaca, positivamente, que se registra una incipiente, pero creciente, solicitud de crédito en forma de leasing, que actualmente alcanza al 11 % de las PyMES industriales (NdR: en este caso, consideramos que el informe pasa por alto que muchas de las presentaciones para acceder a la LCIP para la compra de utilitarios y/o maquinarias fueron derivadas por los bancos a esa operatoria).

Por último, el trabajo considera que la reciente promulgación de la llamada Ley PyME “podría tener un impacto muy positivo sobre el desenvolvimiento de las empresas de este segmento e, inclusive, podría aportar nuevos instrumentos para el financiamiento del capital de trabajo y de las inversiones. Aunque, es preciso recordar que la existencia de una Ley, por sí misma, no puede cambiar la realidad a menos que los actores económicos -públicos y privados- la hagan suya acompañándola con acciones operativas concretas”.

Cabe señalar que la FOP estima que la demanda de crédito del conjunto de empresas manufactureras de menor dimensión totalizó en 2015 un monto de 21.017 millones de pesos, de los cuales 10.619 millones corresponden a créditos solicitados a bancos -representa el 95% de monto requerido- y 10.398 millones de pesos a los proyectos frenados por falta de financiamiento bancario.


Ir al principio de la nota