Ir a la página principal
Economía internacional

15 años después ¿China economía de mercado?

No hay plazo que no se venza… y llegó el 11 de diciembre, fecha prevista para que China cumpla con los compromisos asumidos hace quince años en la Organización Mundial del Comercio (OMC) para ser reconocida como “economía de mercado”. Mientras el gigante asiático argumenta que las reformas requeridas por el organismo multilateral fueron realizadas otros países, entre ellos los Estados Unidos, sostienen que no y que además la concesión del estatus que reclama China depende de cada uno de los miembros de la OMC. En esa dirección, el Departamento de Comercio estadounidense consideró que esa decisión “no es ni mucho menos automática y las cláusulas antidumping del protocolo de adhesión permanecen intactas”.

ImagenEn la OMC se inicia un largo proceso para reconocer a China como economía de mercado
El Ministerio de Comercio de China ya anunció que tomará medidas para defender sus derechos países integrantes de la OMC continúan “con las viejas prácticas antidumping” que aplican contra sus productos tras la fecha de expiración de la cláusula del Tratado de Adhesión al organismo internacional, que consideraba al gigante asiático como no economía de mercado. Al respecto, ni Japón, ni los Estados Unidos ni la Unión Europea aceptan reconocer a China el estatus reclamado a ni tienen la intención de abolir las cláusulas antidumping vigentes, por lo que varios analistas sostienen que se iniciará un largo proceso con final incierto.

El propio director general de la OMC, Roberto Azevêdo, señaló en un reciente reportaje que “hay diversas interpretaciones legales sobre la situación de China en el organismo multilateral. Cada país decidirá cómo interpretar el texto del Protocolo y que tipo de acciones debe aplicar. Por supuesto esto puede generar mucha controversia en la OMC porque es un tema muy sensible para todos los países”.

La respuesta china no se hizo esperar: un día después de la expiración del plazo solicitó la celebración de consultas tanto con el país del Norte como con el bloque comunitario en relación con los métodos de cálculo especiales que utilizan en los procedimientos antidumping, iniciando así formalmente una diferencia en la OMC. Las consultas dan a las partes la oportunidad de debatir la cuestión y encontrar una solución satisfactoria sin llegar al litigio. Pasados los 60 días, y si las consultas no han permitido resolver la diferencia, el país reclamante puede pedir que la resuelva un grupo especial.

En tanto, la Confederación Nacional de Industrias de Brasil (CNI) afirmó que China debe adecuarse a las reglas del multilateralismo y recordó que cada uno de los 33 estados chinos utilizan más de 100 mecanismos de subsidios -una prueba de la intervención del Estado en sus economías- que distorsionan los precios de los productos industriales que, en definitiva, resultan artificialmente bajos. Luego de recordar que Brasil tiene en vigencia 156 medidas antidumping, de las cuales 52 (un tercio del total) son aplicadas a importaciones provenientes del país asiático, la CNI reiteró que la industria brasileña no considera a China como economía de mercado -ya a fines de diciembre de 2015 la entidad había elevado a las autoridades un pedido de no reconocimiento automático de ese estatus, con el aval de 41 entidades sectoriales y regionales del sector- y sostuvo “que cualquier decisión en sentido contrario tendrá un fuerte impacto negativo para la economía y la actividad productiva brasileña bastante superior a los pretendidos beneficios que se recibirían”.

En nuestro país, la Unión Industrial Argentina fue categórica en una nota dirigida a la ministra de Relaciones Exteriores en agosto pasado. -(UIA pide no reconocer a China como economía de mercado)-, y otras entidades empresarias expresaron sus inquietudes a la Cancillería ante un eventual reconocimiento de China como economía de mercado y sus consecuencias sobre sectores productivos de nuestro país. A una de ellas, la Asociación de Industriales Metalúrgicos de la República Argentina (ADIMRA), la ministra Susana Malcorra le respondió que “la expiración de las disposiciones acordadas en la sección 15 (a) del protocolo de adhesión de la República Popular China a la OMC no supone que, con posterioridad, el sistema multilateral de comercio impida a las autoridades de aplicación en las investigaciones antidumping recurrir a instrumentos de defensa comercial previstos en los acuerdos internacionales vigentes"… Sería conveniente, para la salud de sus industrias, que al considerar si China puede ser reconocida como economía de mercado, los gobiernos tuvieran en cuenta si cumple con los criterios aplicados por México en estas situaciones, recordados en estos días en un comunicado de la Asociación Latinoamericana del Acero (ALACERO): que la moneda del país sea convertible de manera generalizada en los mercados internacionales; que los salarios se establezcan mediante libre negociación entre trabajadores y patrones; que las decisiones sobre precios, insumos, producción etcétera, se adopten por las señales de mercado y sin interferencias significativas del Estado; que la industria bajo investigación posea exclusivamente un juego de libros contable y que sean auditados conforme a criterios de contabilidad generalmente aceptados, y que los costos de producción y situación financiera no sufren distorsiones por la depreciación de activos, deudas incobrables u otros factores que se consideren pertinentes (en Brasil y por circular de la Secretaría de Comercio Exterior Nº59/2001 se establecieron criterios similares para avalar la existencia de condición de economía de mercado).


Ir al principio de la nota