Ir a la página principal
Ciencia & tecnología

2017: El presupuesto más bajo desde la creación del MINCYT

El presupuesto del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva (que incluye no solamente al Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas-Conicet- sino también a la Agencia Nacional de Promoción Científica y Tecnológica -ANPCyT- y la Comisión Nacional de Actividades Espaciales -CONAE-) pasa del 0.71% del total del presupuesto nacional en 2016 al 0.59% del total en 2017.

ImagenCiencia y Técnica ¿para qué país?
El 4º de los ocho pilares del Plan Productivo Nacional presentado por los ministros Cabrera y Triaca en la Unión Industrial Argentina dice así: “Plan de innovación y tecnología. Llevar la inversión en I+D a 1,5% del PIB, aumentando la inversión privada en particular y llevando la investigación científica a la producción, para crear más y mejores empleos.” Que se dijera que la inversión para el sector se acodaría especialmente en el sector privado - objetivo que no se cumple en el mundo y que difícilmente se resuelva en un país con la estructura productiva del nuestro- ponía en duda la seriedad del propósito. Pero alcanzar una inversión del 1,5% del PBI en I+D era una meta demasiado ambiciosa para ser creíble. Y bien y aunque en momento alguno se señala el año en que se alcanzaría esa propuesta, allí está el Presupuesto 2017 para trazar la línea divisoria entre realidad y fantasía.

La reacción del senador por Santa Fe Omar Perotti y la diputada Daniela Castro, titulares de las comisiones de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva de ambas cámaras del Congreso, se inscribe en esa zona gris que oscila entre la confusión y el desconcierto. “El proyecto de Presupuesto plantea una disminución del gasto total que nos haría descender al 0,59%, el mínimo histórico desde la creación del Ministerio”, afirmaron los legisladores que subrayaron que “en el presupuesto se plantea como una prioridad de política pública la ciencia y la tecnología. Entendemos que una política de Estado no solo se garantiza con la continuación de nombres y equipos de trabajo sino también con los presupuestos correspondientes”, y sostuvieron que “la caída del presupuesto en esta área debe ser un error, que nos lleva a manifestar esta preocupación y seguramente será interpretado por el resto de los bloques en el mismo sentido de darle a ciencia y tecnología el presupuesto que corresponde a una verdadera política de Estado”. Más adelante indicaron que se debe potenciar la inversión del Estado para permitir desarrollar una economía basada en el conocimiento y tender hacia la federalización de la ciencia, la tecnología y la innovación para generar industrias con valor agregado, trabajo y empleos de calidad.

Por su parte un grupo de destacados científicos nucleados desde enero de 2016 en CyTA, entre los que se cuentan Alberto Kornblihtt; Ana Franchi; Andrea Gamarnik; Andrés Kreiner; Carolina Mera; Daniel Filmus; Diego Hurtado; Eduardo Dvorkin; Adrián Paenza y, entre otros, Roberto Salvarezza y Sandra Carli dieron a conocer la siguiente Declaración: “En las últimas semanas se conocieron los detalles del proyecto de Presupuesto 2017 enviado por el Poder Ejecutivo al Congreso Nacional. Como miembros de la comunidad científica y tecnológica denunciamos que este Presupuesto asesta un duro golpe al corazón de la ciencia argentina. Pone en riesgo los logros de la última década y atenta contra cualquier política de fomento del desarrollo económico soberano.

Las cifras que mencionamos más abajo son elocuentes y evidencian el enorme retroceso impulsado por el gobierno del Presidente Macri. El Presupuesto es la "ley de leyes" y, como tal, define las prioridades. Ante su letra no cabe otra actitud mas que "rendirse ante la evidencia" de que estamos en presencia de un gobierno que impulsa un gran ajuste en el sector.

Los números muestran que el Presidente Macri no sólo se encamina a incumplir la promesa electoral de llevar la inversión en ciencia y tecnología al 1.5% del PBI sino que, peor aún, propone reducir significativamente la participación del sector en el presupuesto nacional. En efecto, el presupuesto del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva (que incluye no solamente al Conicet sino también a la ANPCyT y la Comisión Nacional de Actividades Espaciales) pasa del 0.71% del total del presupuesto nacional en 2016 al 0.59% del total en 2017. De este modo, un organismo emblemático como el Conicet, verá seriamente afectada su capacidad de incorporar nuevos investigadores y becarios así como también la de financiar sus tareas.

La reducción no afecta sólo a los organismos dependientes del Ministerio que encabeza el Dr Lino Barañao. La función Ciencia y Técnica del Presupuesto, que determina el financiamiento de todos los órganos descentralizados del sector, reduce su participación en el presupuesto en un 13% (pasando del 1.5% al 1.3% del total). En valores reales, descontando la inflación, el ajuste es muy importante. Por ejemplo, el INTA, organismo clave en la búsqueda de soberanía en tecnologías vinculadas al agro, reduce su presupuesto en un 25% mientras que el INTI, su análogo para la industria, sufre un ajuste del 27%. En el ámbito de la defensa, organismos como Citedef y Fabricaciones Militares se reducen entre el 7% y el 15% mientras que otras instituciones como el Instituto Nacional del Agua y la Comisión de Energía Atómica ven disminuido su presupuesto real en un 17% y un 12% respectivamente.

Esta decisión política no es casual. Es causal. Es la manifestación palpable de la decisión del Presidente Macri de iniciar un nuevo ciclo de reprimarización de nuestra economía e hipotecar proyectos que, como el encabezado por la empresa satelital ARSAT, buscaban encauzar a la Argentina hacia el desarrollo soberano.

Compartimos la preocupación manifestada por el Senador Omar Perotti y la Diputada Daniela Castro, que presiden las Comisiones de Ciencia y Tecnología del Congreso de la Nación. A la vez que expresaron que "la continuidad de una política de Estado no sólo se garantiza con la continuación de nombres y equipos de trabajo sino también con los presupuestos correspondientes", estos legisladores informaron que la caída del presupuesto del sector lo llevaría al nivel más bajo desde la creación del Ministerio en 2007.

Ante esta situación, convocamos a la comunidad científica a manifestarse y exigir al Congreso Nacional el aumento sustancial en las partidas destinadas al sector de Ciencia y Tecnología impidiendo la reducción de la participación del mismo en el presupuesto nacional.”

Ir al principio de la nota