Ir a la página principal
Temas en debate

AEDA y la economía extranjerizada

La conferencia que brindaron Celio Hiratuka, Alvaro Ruiz y Bernardo Kosacoff sobre “Estrategias de desarrollo productivo en contextos de elevada transnacionalización” puso el broche a una jornada de debate sobre “La política industrial en los tiempos de la transnacionalización productiva”. Un objetivo, éste último, improbable de ser comprendido desde un planteo economicista y casi imposible de ser resuelto si el abordaje es econométrico.

ImagenBernardo Kosacoff, Celio Hiratuka y Alvaro Ruiz, cerraron la reunión de AEDA.
La influyente Asociación de Economía para el Desarrollo de la Argentina –AEDA-, con el sólido apoyo de la Fundación Friedrich Ebert, reunió a un grupo de jóvenes y algunos destacados economistas que debatieron sobre un tema tan arduo como necesario:¿ qué espacio queda para practicar políticas domésticas cuando gran parte del espectro productivo responde a intereses extranacionales?.

La pregunta, de alguna manera, le fue transmitida al panel que conformaron el brasileño Celio Hiratuka, del Núcleo de Economía Industrial e Tecnología de la Universidad Estadual de Campinas, Alvaro Ruiz, Subsecretario de Relaciones Laborales del Ministerio de trabajo, Empleo y Seguridad Social y Bernardo Kosacoff, profesor de la UNQ y Director Académico del Centro de Empresa, Competitividad y Desarrollo.

Celio Hiratuka efectuó una pormenorizada reseña del desempeño de la economía del Brasil tomando al gobierno de Lula como eje de un antes y un después y remarcando el auge inversor vivido en los últimos años en infraestructura, especialmente en energía (petróleo y gas) y transporte, y en minería, tecnologías de la información y comunicación.

Desde mediados de los noventa, Brasil ha recibido crecientes flujos de inversión que son considerados un factor clave para el crecimiento económico sostenido en el largo plazo, en particular porque “la economía, dijo Hiratuka, depende en forma decidida de la modernización de la infraestructura de la producción industrial”. Álvaro Ruiz, en la mayor parte de su exposición, se limitó a recordar los múltiples planes que el ministerio de Trabajo ha puesto en práctica desde la salida de la crisis de 2002 y apenas rozó el tema de las relaciones laborales con las transnacionales que operan en el país.

A su turno Bernardo Kosacoff se puso al hombro la cuestión para la que habían sido convocados y, después de realizar una radiografía de la economía local, señaló los períodos de mayor transnacionalización ocurridos en los últimos años (de origen norteamericano y europeo el primero y mayoritariamente brasileño el siguiente) a la par de recordar que nuestro país no debe ser presentado ante ninguna multinacional porque ya es bien conocido por el millar de empresas transnacionales existentes.

Recalcó que si bien la importancia de las empresas extranjeras que operan en el mercado doméstico es significativa – e hizo mención al estudio realizado por Andrés Tavosnanska en el que muestra que las 500 compañías mas grandes radicadas en el país son responsables del 25% del producto- no debe olvidarse, relativizó después, que esos guarismos representan sólo el 1% de las ventas totales de esas sociedades. “Este es un país pequeño” aseguró el experto y encaminó su disertación hacia la conveniencia de las asociaciones con el socio mayoritario del MERCOSUR.

“Las mismas transnacionales que operan en Argentina también lo hacen en Brasil” insistió después e indicó que el camino de una mayor y mejor integración binacional es la vía apta para optimizar nuestra integración al mundo, mientras se incluyen las secuencias de las circunstancias, condiciones o cambios que se van sucediendo.

Hasta hoy, la tarea de identificar los recursos para que esa asociación fructifique está incompleta, dijo el reconocido economista que recomendó desarrollar una enérgica acción compartida entre los sectores público y privado.

Ir al principio de la nota