Ir a la página principal
Procesos de integración

Acuerdo Mercosur-UE (I): ¿El último acto?

En mayo de 1995, el Mercosur y la Unión Europea emprendieron el largo camino hacia la concreción de un Acuerdo de Libre Comercio (ALC), con la creación del Comité de Negociaciones Birregionales que, en estos días, celebra en Bruselas su 31º reunión. En los más de veinte años trascurridos desde entonces, fueron varios los altibajos que desalentaron a los negociadores. Sin embargo, a partir de 2014 y con los cambios de signo político de los gobiernos de la Argentina y Brasil se abrió una nueva etapa, que los países europeos identifican como “una ventana de oportunidades” (para sus sectores y empresas), y es probable que en la próxima Conferencia Ministerial de la Organización Mundial del Comercio(OMC)que tendrá lugar en Buenos Aires del 10 al 13 de diciembre se anuncie el final exitoso de las negociaciones.

ImagenEn Bruselas, se sigue negociando el ALC del Mercosur con la Unión Europea.
Si lo que se anuncie será “el acuerdo más aspirado”, ”el acuerdo posible” o “el acuerdo político que pudo cerrarse” está por verse, así como si continuarán discutiéndose en el próximo año el contenido de las capítulos y temas más problemáticos, en caso de que la última opción sea la que logró las coincidencias necesarias. Sin embargo, no son pocos los industriales locales que consideran que el final de las tratativas debe posponerse para más adelante permitiendo así una mayor consideración y análisis de las propuestas a partir del conocimiento integral de lo acordado por los negociadores.” De la letra chica, las comas y los adverbios utilizados, que pueden llegar a destruir en el esfuerzo de generaciones y las inversiones realizadas en el sector “, como bien se señaló en una reunión realizada en la Unión Industrial Argentina.

La expectativas de que puedan ser necesarias nuevas rondas negociadoras se acrecentaron con la información proveniente de Bruselas que señalan que en una reunión realizada el pasado viernes 24 en Bruselas, la Comisión Europea recibió pedidos de Francia, Irlanda y Polonia para que ponga límites en las negociaciones a las concesiones sobre carne vacuna y otros productos agrícolas sensibles, y por parte de Alemania que requiere mejores términos para el acceso al mercado del Mercosur de su industria automotriz y de otros bienes manufacturados.

Mientras tanto la industria brasileña se mantiene en silencio , al menos públicamente, y en Europa ponderan lo positivo que fue el abandono (en 2012)por parte de la Federación Industrial del Estado de San Pablo(FIESP) de su postura crítica pasando a apoyar el acuerdo, ”reconociendo la importancia de integrarse en las cadenas globales de producción”. Por su parte, la Cámara de Industrias del Uruguay (CIU) a través de su presidente, Walter Corrallo, sostuvo que el Acuerdo con la UE “marcará un antes y un después en la historia del comercio exterior nacional, tanto por las oportunidades como por las sensibilidades que el mismo presenta para el país”. En la reciente celebración del Día de la Industria en el vecino país, y luego de repasar los principales capítulos que se están negociando , Corallo afirmó que lo que se logre en materia de bienes “ marcará la evaluación definitiva de este esfuerzo”, al tiempo que renovó el compromiso de la CIU en apoyo de la apertura de nuevos mercados para la producción uruguaya,” demandando siempre un justo equilibrio entre las condiciones ofrecidas y recibidas; la defensa de instrumentos de vital importancia como lo es la admisión temporaria, y el mantenimiento de un régimen de certificación de origen, a través de entidades delegadas por la autoridad oficial competente, como elemento de facilitación del comercio”.


Ir al principio de la nota