Ir a la página principal
Secciones
Miércoles 22 de Noviembre, 2017
Procesos de integración

Acuerdo UE-Mercosur: Persisten las diferencias

Pasó una nueva cumbre del Mercosur y los avances para cerrar el esperado (y demorado) acuerdo del bloque subregional con la Unión Europea (UE) fueron apenas perceptibles. Salvo las reiteradas declaraciones de que se confía en firmarlo a fines de 2017, quedaron sí registradas y subrayadas las contradictorias opiniones al respecto del canciller argentino y su antecesora en el cargo, Jorge Faurie y Susana Malcorra respectivamente. Mientras tanto, los industriales brasileños elevaron a la consideración del gobierno de Temer propuestas para incluir en la agenda de la próxima ronda de negociaciones entre ambos bloques, y en Europa hay coincidencias en esperar los resultados de las próximas elecciones presidenciales en Alemania en septiembre próximo, antes de debatir la oferta final de bienes agrícolas a presentar al Mercosur. En ese marco, llegó una alerta muy fundamentada acerca de los riesgos de aceptar la pretensión de la UE de introducir en el acuerdo “un denso capítulo” sobre propiedad intelectual.

ImagenNegociadores de la UE y del Mercosur reunidos en Bruselas.
En el informe que presentó en su carácter Pro Tempore del CMC del Mercosur, Faurie afirmó que en la cumbre celebrada recientemente en Mendoza “se han registrado avances significativos tanto en los ejes político, de cooperación y económico y hemos avanzado con decisión con miras a cerrar el acuerdo con la UE en las negociaciones en diciembre próximo”, mientras que Malcorra consideró que “las cuestiones más sensibles a resolver como carnes y biodiesel, constituyen en la actualidad las diferencias más sensibles a resolver”; a las que voceros de la delegación de negociadores europeos agregan, por su parte, otras de no menor conflictividad, como propiedad intelectual, las normas sanitarias y fitosanitarias y compras públicas.

La ex canciller argentina señaló además que “si bien somos conscientes de que terminar todos los detalles antes de fin de año es poco probable, queremos al menos avanzar en un acuerdo del marco político. Quizás lo que se firme sea una carta de intención y se rubrique el compromiso de seguir trabajando en esa dirección”.

Para la Confederación Nacional de Industria de Brasil (CNI), el acuerdo con la UE puede generar oportunidades para el sector manufacturero, siempre y cuando se mantengan reglas importantes y transparentes para aumentar el acceso al mercado para las exportaciones brasileñas en Europa. "Además, si el cierre del acuerdo sigue siendo posible este año, las negociaciones sobre la reducción de aranceles y cuotas para los productos deben iniciarse tan pronto como sea posible", sostuvo el director de Desarrollo Industrial de la CNI, Carlos Abijaodi.

La entidad presentó al gobierno de Temer más de 75 propuestas en temas tales como: comercio de mercancías; reglas de origen; problemática aduanera y facilitación del comercio; medidas sanitarias y fitosanitarias; cooperación; desarrollo sustentable; defensa comercial; comercio de servicios y contratación pública, y entre ellas se destaca el pedido de extender el período de 10 años para un máximo de 15 años para la reducción de aranceles. De acuerdo con la CNI, la UE tiene , en general, tarifas bajas y casi una cuarta parte de las mercancías con arancel cero, pero en más de un millar de productos en los que Brasil cuenta con oportunidades de exportación , la tasa que les aplica el bloque comunitario es del 67% .

La central fabril también aboga por el aumento de la reducción del contingente arancelario de la agroindustria brasileña, especialmente para el pollo y carne de res, el tabaco y el azúcar, y eliminar las reservas de carga en el transporte marítimo entre los países del Mercosur y la Unión Europea y terceros países.

Por su parte, el llamado de atención sobre la posición de la UE en materia de propiedad intelectual fue formulado por el doctor Carlos M. Correa, referente internacional en materia de derecho de propiedad industrial, en una nota que, resumida, fue publicada por el Diario “El Cronista”. La UE intenta incluir entre otras obligaciones: aumentar la duración de las patentes (que se extienden ya por 20 años), nuevas formas de protección (exclusividad de uso de los datos de prueba) para los sectores de productos farmacéuticos y agroquímica que, a juicio de Correa, “de ser aceptadas estas y otras propuestas reducirán la competencia, frustrarán inversiones y encarecerán los productos en perjuicio de proveedores de salud, pacientes agricultores y de la economía en general”.

Para el director del Centro de Estudios Interdisciplinarios de Derecho Industrial y Económico de la Facultad de Derecho de la UBA “una política correcta en materia de derechos de propiedad intelectual es indispensable para preservar y crear nuevos empleos y alentar inversiones productivas. La actual asimetría en la capacidad científico-tecnológica implica que, mediante esos derechos, las empresas de los países más avanzados pueden controlar los mercados de los menos desarrollados mediante importaciones, sin invertir, producir ni generar empleos en estos últimos. En muchos casos (como los medicamentos) la propiedad intelectual cargan precios altos o exorbitantes –totalmente desvinculados del costo de producción- a bienes de consumo e insumos para la producción industrial o agropecuaria”.

Por último, cabe recordar que en la Ronda de Negociaciones Birregionales Mercosur-Unión Europea, celebrada en Bruselas en los primeros días de julio, y con el acostumbrado “rigor diplomático” se informó que “las negociaciones cubrieron una amplia variedad de textos incluyendo comercio de bienes, reglas de origen, aduanas, facilitación de comercio, obstáculos técnicos al comercio, medidas sanitarias y fitosanitarias, instrumentos de defensa comercial, comercio de servicios, compras gubernamentales, propiedad intelectual incluyendo indicaciones geográficas, comercio y desarrollo sustentable, pequeñas y medianas empresas, solución de controversias y aspectos institucionales. Los jefes Negociadores destacaron con satisfacción que se han realizado progresos hacia un acuerdo en varios temas relevantes, a lo largo de los diversos capítulos en negociación…Ambos bloques se comprometieron a avanzar rápidamente con el fin de concluir la negociación. Para ello, se acordó que la próxima ronda se llevará a cabo en Brasilia entre el 2 y 6 de octubre de 2017, antecedida por una reunión intersesional, a realizarse en Bruselas entre el 4 al 6 de septiembre".


Ir al principio de la nota