Ir a la página principal
Reportajes

Aldo Ferrer

Cuando mi hijo Gustavo me llamó y conmovido me dijo: ”Mami murió Aldo” la respuesta fue “¿Qué Aldo?”. Ferrer, respondió y agregó muchos detalles que no recuerdo porque no los escuché. Es que la lucidez y la vitalidad de Aldo Ferrer siempre me habían confundido y creo que a muchos les sucedió lo mismo. Es seguro que no lo creímos eterno pero sí con algún grado de inmortalidad. En lo físico nos equivocamos pero en lo demás, en las cosas que realmente importan, creo que no.

ImagenAldo Ferrer:un intelectual de América Latina
Miro hacia atrás, hacia la pared en la que cuelga una de mis bibliotecas y repasando los títulos de los muchos tomos allí reunidos vuelvo a creer que no.

Hojeo la revista en la que durante tantos años escribimos aquello en lo que creemos y aprendimos con él y siento que no, que sus enseñanzas también están aquí.

Recuerdo mesas redondas, amigos comunes, largas charlas económicas y otras mucho más mundanas y siento que sigue allí.

Así que cuando uno de sus muchos alumnos, con mucho dolor me dijo “Aldo murió y nos dejó solos” si bien creo haber asentido, me equivoqué. Aldo Ferrer sólo nos dejó frente a nuestras conciencias. Por eso cuando en uno de los más grandes y respetados medios de comunicación leí: “Esta tarde, en la Cámara de Diputados, durante la reunión en comisión en la que se discute el pago a los holdouts, se tomó un minuto de silencio como homenaje”, me sonreí con tristeza.

Hoy, sin dudas, es un día de luto para todos los que nos empeñamos en convertir en realidad ese viejo sueño de construir la Patria Grande. Pero también un día en que podemos empezar a decirnos que esa no era ni es tarea de un hombre, no interesa lo importante y luminoso que fuera, sino el resultado del compromiso de un colectivo llamado pueblo.

Esa era la idea fundante del maestro Aldo Ferrer, un intelectual honesto, inteligente, apasionado y comprometido que creía que, mas allá de opacidades y los "corsi e ricorsi" de la historia, siempre vuelve a surgir lo mejor del hombre.

Irene Naselli

Ir al principio de la nota