Ir a la página principal
Energía

Alza de tarifas vs PyMES

El fuerte ajuste de las tarifas energéticas tiene un impacto relevante en la estructura de costos de todas las sociedades, pero, en especial, en las más de 600.000 micro, pequeñas y medianas empresas que logran sobrevivir en un clima de negocios adverso a su proliferación y/o desarrollo. Aunque el “deber ser” del Excel del ministro Aranguren no admite distinciones ¿qué sectores sufren más el alza en las tarifas de luz y cuáles las del gas?

ImagenLas subas golpean la estructura de costos de las PyMES
Un grupo de investigadores constituido por Matías Kulfas, Balbina Griffa y Adrián Gutiérrez Cabello realizó “Un estudio sobre el impacto de los ajustes tarifarios energéticos de 2016 y 2017 en el sector de las Pymes argentinas” y presentó sus resultados en un seminario impulsado por la Fundación Frederich Ebert y el Centro de Estudios Municipales y Provinciales.

El trabajo señala que entre 1998 y 2002 se perdieron unas 50.000 PyMES y que mientras en el período 2003-2011 se crearon 200.000 empresas de menor porte relativo, a partir de ese año el número total ( que sumando las empresas unipersonales llegaba al millón) se mantiene con bajas más o menos pronunciadas.

El universo PyME es reconocido por los especialistas como muy relevante en la creación de empleo y en el agregado de valor a la producción y señalado como el colectivo que más esfuerzos realiza en innovación y aumento de la competitividad. Las PyMES representan, según se sostiene en el trabajo, el 72% del empleo privado, el 52% de la ocupación total, el 48% de las ventas totales de la economía (muy ligadas al mercado interno) y el 8% de las exportaciones.

Por otra parte, y al pasar revista a la composición de la matriz energética local, los investigadores comprueban que se vuelve a dibujar la histórica torta en la que la producción de petróleo y gas (con sus más y sus menos) se enseñorea sobre el 85% del total repartiéndose un 32% para el petróleo y un 53% para el gas.

Aun reconociendo que durante varios años las tarifas se mantuvieron por debajo de los índices inflacionarios, el trabajo especifica que contrastando el segundo trimestre del 2008 contra igual período del 2017 el incremento de las tarifas de luz fue del 670%.

¿Qué sectores PyMES sufrieron más este empinada alza?, es obvio que las electrointensivas, entre ellas la química básica, la industria papelera, la cementera y la del plástico y el caucho.

Cuando los estudiosos analizan al impacto de la suba de las tarifas del gas sobre las empresas, el índice de sufrimiento se corre a las empresas de cemento, cal y yeso, a las del vidrio, arcilla y cerámica, a las que producen celulosa y papel, las empresas azucareras y las de química básica. Aunque, en general, estos son grupos en los que revistan empresas más grandes, el impacto de las subas derrama sobre múltiples sectores ligados, por ejemplo, a la alimentación o a la construcción ya sea en forma directa o a través de sus insumos.

Al estudiar la incidencia del efecto combinado de la suba de las tarifas de la electricidad más la suba del gas los autores del estudio encuentran que el impacto es mayor en la industria cementera, en la química básica y en la de celulosa y papel.

En el trabajo se supone que la suba de tarifas se traslada a precios mientras, en un primer momento, se mantienen fijos los salarios y el excedente empresario.

“ En los últimos dos años, el escenario para las PyMES se ha tornado más complicado. La recesión de 2016 y la fuerte suba de tarifas afectaron negativamente su nivel de actividad y rentabilidad. En 2017 se registró una recuperación de la actividad económica pero muy selectiva y centrada en algunas actividades en particular (construcción e industrias proveedoras, obra pública, agro y automotriz)” concluye el trabajo que recomienda discutir una propuesta energética para las PyMES que ponga el eje en la competitividad, la generación de empleo y la sustentabilidad.

Los expertos finalmente explican cada una de las iniciativas que proponen a modo de ensayo: subsidios cruzados; nuevos mecanismos impositivos; iniciativas de los parques industriales; subsidios al precio mayorista; política tarifaria específica por sector de consumo; Fondo Específico de Emergencia para PyMES y favorecer el uso más eficiente así como el reemplazo de las fuentes de energía.


Ir al principio de la nota