Ir a la página principal
Temas en debate

América Latina: El cambio tecnológico es insuficiente

Un estudio de la Secretaría Permanente del Sistema Económico Latinoamericano (SELA) que resalta tanto las fortalezas de la región como sus debilidades que reducen las posibilidades de desarrollo industrial sostiene que “mientras que en los años ochenta, el término ‘política industrial’ significaba la intervención directa del Estado en la economía y el control del gobierno de partes considerables del aparato productivo, así como un conjunto de acciones públicas que buscaban limitar el alcance del mercado, en la actualidad este concepto indica una variedad de políticas que son desarrolladas por diversos sujetos institucionales para estimular la creación de la empresa, favorecer su aglomeración y promover la innovación y el desarrollo competitivo en el contexto de una economía abierta”.

ImagenBanderas de paises latinoamericanos
El trabajo “Desarrollo Productivo e Industrial en América Latina y el Caribe”, que fue presentado en la I Reunión de Ministros de Economía e Industria de la CELAC que se realizó recientemente en Costa Rica, destaca que “en la región se puede hablar de la aplicación de una nueva política industrial, incipiente en algunos países y más profunda en otros. Se están aplicando nuevas políticas de desarrollo productivo como los programas de apoyo a las PyMES, con especial énfasis en las asociaciones y su vigorización, el fortalecimiento de la banca de desarrollo y la adopción de políticas de creación de proveedores y de redes de productores, nacionales y extranjeros”.

Con relación al perfil exportador de los países de América Latina y el Caribe, la Nota de Prensa del SELA sostiene que “se aprecia una acentuada especialización en las exportaciones de materias primas y en menor medida en productos de mediana tecnología. Si se suman los productos primarios y las manufacturas intensivas en materias primas de origen natural, estas alcanzan casi dos terceras partes del total de exportaciones de bienes de la región, mientras que las exportaciones de alta tecnología explican sólo la décima parte del total”.

En esencia, afirman los redactores del trabajo, “una de las diferencias más importantes entre las experiencias exitosas de los países asiáticos en general y las de América Latina y el Caribe, es que los primeros hicieron un tránsito claro hacia la capacidad de generar conocimiento, mientras que este proceso sigue muy atrasado en nuestra región. En promedio, los países de latinoamericanos y caribeños gastaron apenas 0,83% del PBI en Investigación y Desarrollo (I+D) en 2010, siendo los más importantes Brasil (1,16%), Argentina (0,62%), Costa Rica, México y Uruguay (entre el 0,4% y el 0,5%). En contraste, Corea del Sur gastó 3,74%, China 1,76% y Malasia 1,07%”.

“El talón de Aquiles de las economías de América Latina y el Caribe, subraya el informe, es el bajo nivel relativo de la productividad y el hecho de que el ritmo del cambio tecnológico no es suficiente ni está adecuadamente distribuido a lo largo de la estructura productiva (regiones, tipos de empresas, sectores de la industria, etcétera) como para permitir que la productividad media de las economías se vaya acercando a la del mundo desarrollado y a la de varios países emergentes”.

Por último, el estudio señala que “la liberalización comercial en América Latina y el Caribe, a través de acuerdos de integración subregional, de Tratados de Libre Comercio (TLC) y de aperturas unilaterales, resultó en una expansión en las exportaciones, incluyendo aquellas destinadas a la propia región. Aun así, el comercio intrarregional se sitúa en apenas un 20% del total. Además, el mayor intercambio comercial no ha resultado en cerrar la brecha económica y social entre los países de la región y dentro de ellos. El mayor intercambio comercial ha sido asimétrico entre algunos países más avanzados y los más rezagados de la región, generando significativos déficit comerciales de estos últimos con los primeros, lo que ha acentuado las asimetrías estructurales en lugar de reducirlas”.

.


Ir al principio de la nota