Ir a la página principal
Procesos de integración

América Latina: Si llegan nubes, vendrán del Norte

Según el tradicional informe anual de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), durante 2007 se mantuvieron muchas de las características de la actual fase de crecimiento económico: el superávit de la cuenta corriente–aunque enun nivel menor-; una nueva mejoría de los términos de intercambio –si bien más atenuada-; la continuidad en el resultado primario positivo de las cuentas fiscales; el desempleo decreciente; el incremento de las reservas internacionales y la reducción de la deuda externa como porcentaje del PBI. También se preservó el dinamismo de la inversión y aumentó significativamente el consumo privado.

Al presentar el documento, el secretario general de la CEPAL, Jose Luis Machinea, destacó que “para 2008 se estima un crecimiento en torno al 4,9%”.En caso de confirmarse este pronóstico, la región completará un periodo de seis años de crecimiento consecutivo.

Para la CEPAL la actual etapa de crecimiento económico de la región presenta características particulares. Desde una perspectiva histórica, solo encuentra un punto de comparación en los finales de los años sesenta y comienzos de los setenta, período en que se registraron las mayores tasas de crecimiento regionales. En cambio, en términos del crecimiento del PBI per cápita es en el período 2004-2007 cuando se observan las más altas tasas de crecimiento promedio anual (4%), "Mientras que también, entre los últimos años de la década de 1960 y los primeros de la siguiente es posible encontrar un período similar, en que el crecimiento del PBI per cápita registró tasas de un 3% o más por un período superior a tres años".

Por otra parte, la elevada demanda externa de productos básicos de exportación de los países de la región, unida a los altos precios internacionales de esos productos, originó un considerable aumento de sus ingresos por concepto de exportaciones, que enlamayor parte de los países se tradujo en un alza de los ingresos fiscales. El proceso de crecimiento se ha dado también en un contexto de reactivación de la demanda interna en varios de los países, impulsada por el mayor ingreso nacional disponible,a partir de los bajos niveles anteriores.

En este contexto, el volumen de bienes y servicios exportados por la región siguió en alza (5,3%), aunque su expansión se viene desacelerando en los últimos tres años (7,3% y 8,1% en 2006 y 2005, respectivamente). A su vez, la demanda interna se incrementó a tasas elevadas (7,7%) como consecuencia de un significativo aumento del consumo privado (6,8%), estimulado por la mejora de los indicadores laborales, una leve suba de los sueldos reales, la persistencia en varios países de bajas tasas de interés que han estimulado un aumento de los créditos de consumo, y la apreciación cambiaria, que hizo posible una baja de los precios de los bienes de consumo final importados. "Lo anterior se ha dadoenun marco en que las autoridades monetarias de varios países, preocupadas por el alza de los precios internos derivados del incremento de los precios internacionales de las materias primas, los combustibles y los alimentos, elevaron las tasas de interés, pese a lo cual son aún bajas desde un punto de vista histórico. En cambio, la ampliación del consumo del sector público siguió siendo mucho menor que la del privado, con un aumento del 3,6% en el 2007 (5% en el 2006)".

El acentuado crecimiento de la demanda interna regional se reflejó además en el incremento del volumen importado de bienes y servicios (13,4%). Teniendo en cuenta que desde 2004 este agregado viene aumentando a tasas sistemáticamente superiores a la expansión del volumenexportado de bienes y servicios, las ventas externas netas mantienen una contribución cada vez más negativa al crecimiento del PBI regional.

La evolución de la demanda tuvo su correlato en el desempeño de los sectores de actividad. A nivel regional, los más dinámicos fueron el transporte y las comunicaciones, la construcción, el comercio, y los servicios financieros. El considerable aumento de las cosechas de cereales (Argentina, Paraguay) y el cultivo de productos destinados a exportación(Costa Rica, Honduras, Panamá) se tradujo en una significativa expansión del sector agrícola, mientras en otros las malas condiciones climáticas afectaron su desempeño (Bolivia, Chile). La minería se expandió escasamente en la región en general, aunque en Chile se verificó un repunte derivado del inicio de nuevas explotaciones. El sector industrial, por su parte, mantuvo un dinamismo similar al presentado en 2006, basado en el aumento de la demanda interna y externa.

Las marcadas alzasdelosprecios de los productos básicos y de los ingresos por concepto de exportación de los países de la región permitieron además que, en términos regionales, el efecto de la relación de los términos del intercambio mantuviera en 2007 una tendencia positiva. Pese al aumento de muchos de los productos importados, sobre todo los alimentos y los productos energéticos, los precios de las manufacturas crecieron muy levemente, por lo que el poder de compra de las exportaciones regionales siguió aumentando. En este contexto, la ganancia derivada de la mejora de los términos del intercambio ascendió a un 3,7% del PBI (3,1% en 2006), lo que favoreció sobre todo a los países de América del Sur y México.

En tanto la tasa de expansión de la formaciónbruta de capital fijo (12,2%) fue similar a la registrada en 2006 (12,9%), con lo cual este componente de la demanda es el que más ha crecido en los últimos cuatro años; de hecho, entre 2003 y 2007 la formación bruta de capital fijo regional acumula unaumento del 59%. "El alza de la inversión fija regional obedece en su mayor parte al elevado ritmo de incremento de la inversión en maquinaria y equipo, principalmente importados, hecho al que ha contribuido la apreciación cambiaria conrelaciónaldólar de los Estados Unidos registrada por la mayoría de los países de la región, como también el alza de la demanda, tanto interna como externa".

Otra de las características sobresalientes del actual período de crecimiento económico de América Latina y el Caribe es la mejora en la situación del empleo. En el informe del organismo regional se destaca que este proceso continuó durante 2007, con un aumento de la tasa de ocupación regional de 54,1% a 54,6% de la población en edad de trabajar. Esto se reflejó en una nueva caída de la tasa de desempleo, de 8,6% a 8,0%. Con ello, durante los últimos cinco años, la tasa de desempleo regional acumuló una caída de 3 puntos porcentuales, acercándose a los niveles de los primeros años dela década pasada. En tanto, para 2008 se proyecta un nuevo descenso del desempleo, que llegaría al 7,6%. Otra tendencia que se mantuvo vigente en 2007 fue el fuerte incremento del empleo formal. Con la expansión estimada para este año, durante elúltimoquinquenio el empleo formal creció aproximadamente 17,5% en México, 25,3% en Brasil, 26,9% en Perú, 29,3% en Costa Rica, 31,2% en Chile, 47,6% en Nicaragua y 49,5% en la Argentina.

Cauto optimismo

El “Balance preliminar de las economías de América Latina y el Caribe 2007”, subraya que "si bien es posible prever una moderada desaceleración de la economía mundial, causada fundamentalmente por el menor ritmo de crecimiento de los países desarrollados, la que afectaría enforma limitada y de distinta manera a las economías emergentes, la relativa fortaleza que muestran las economías de la región permite mantener un cauto optimismo". Sin embargo, concluye el informe, la situación actual no está exenta de riesgos. A la probable desaceleración de la economía norteamericana, se suman algunas señales de alerta provenientes de la propia región, entre ellas la persistente baja del tipo de cambio real, el aumento de la tasa de inflación en varios países y un incremento generalizado del gasto público. Por otra parte, los técnicos de la CEPAL advierten que "la región no está haciendo lo suficiente para mejorar la competitividad sistémica, en particular teniendo en cuenta las necesidades de aumentar la inversión,en especial en infraestructura (energía y transporte), incentivar la innovación e incrementar las capacidades de los recursos humanos, sobre todo mejorando la calidad de la educación"




Ir al principio de la nota