Ir a la página principal
Secciones
Miércoles 22 de Noviembre, 2017
Sectores económicos

Aniversario con botadura y definiciones

En la conmemoración del Día de la Industria Naval, Enrique Godoy sostuvo que el sector abriga en la actualidad “una expectativa, y es que en breve se sancione una ley, que entendemos sentará las bases para el desarrollo de nuestra actividad”. Al hablar en representación de la Federación de la Industria Naval Argentina (FINA) en un acto celebrado en Mar del Plata con motivo de la botadura Nº126 del Astillero Naval Federico Contessi y Cía. S.A.-el pesquero frescero multipropósito” Punta Pardelas”, diseñado especialmente para operar en las costas atlánticas y apto para pesca de arrastre, cerco y mediana agua- y de la referida recordación, el orador se preguntó más adelante ¿la mejor norma para las pretensiones del sector? No seguro que no. Pero es la mejor regulación posible hoy”.

ImagenBautismo del pesquero“Punta Pardelas”construido en el astillero Contessi, en el puerto marplatense.
La elaboración del nuevo plexo normativo, que puede ser el nuevo punto de despegue de la industria naval, viene demandando- afirmó Godoy- “un importante e interesante trabajo que involucró a legisladores de varios sectores, a la esfera sindical, a las asociaciones profesionales” y el aporte de la FINA y la Asociación Bonaerense. Y, seguidamente, consideró que ”esta labor, más un intercambio constante de ideas con el Poder Ejecutivo (PE), vía la Secretaría de Industria y la Secretaría de Vías Navegables, permitió la redacción de una norma equilibrada, sin afectación al Tesoro Nacional, con el norte puesto en la generación de empleo y el aumento de la producción”. A modo de ejemplo explicó que” en lo que hace a la pesca argentina, la renovación de su flota parecería una misión imposible para una industria naval nacional, que ve hasta el momento a los astilleros acorralados por la importación de buques usados y a los armadores frenados por las trabas burocráticas que dificultan los reemplazos de sus barcos mientras estos envejecen. Pero, contra esto podemos decir que, decretos ya emitidos por el PE, la sanción definitiva de la Ley de Industria Naval y la aportación de alguna regla complementaria, colaborarán en encausar la problemática de la obsolescencia de la flota pesquera. En resumen, es posible reactivar esta industria, compitiendo con el mundo, sin cerrar nuestra economía y beneficiando al sector armador con mayor oferta para sus demandas”.

Más adelante, el miembro del consejo directivo de la FINA señaló que el sector “sigue con atención e interés el devenir parlamentario de la Ley de Marina Mercante ,ya que esta legislación ,entre otras cosas, es la que regulará el mercado que demanda a los astilleros ,por tanto su influencia en la industria naval es determinante”(nota del editor: cabe recordar que el presidente de la Cámara de Diputados de la Nación anuló recientemente, mediante la Resolución 0782/17, los dictámenes aprobados por la Comisión de Intereses Marítimos de la cámara Baja sobre los proyectos de ley de Marina Mercante e Industria Naval).

En otro orden, y luego de señalar el escaso apoyo que reciben, en general, las empresas del sector por parte del sector financiero, recordó que la FINA ha presentado un proyecto de ley modificatorio “del envejecido instituto de la hipoteca naval”, cuya puesta al día con las nuevas necesidades crearía las condiciones para generar un fenómeno similar a lo que hoy se ve en la industria de la construcción inmobiliaria.

Godoy sostuvo además que el sector puede reeditar el ciclo de exportaciones navales que el país tuvo en décadas pasadas, al tiempo que afirmó que para ello “es imprescindible una reforma tributaria acorde con la necesidad de ser competitivo, nadie en el mundo exporta impuestos internos, lo que se exporta son productos de calidad a buenos precios “.

Por su parte, el presidente del astillero, señor Domingo Contessi, ponderó la receptividad de las autoridades del área de Pesca y del Consejo Federal Pesquero a los planteos formulados tanto por la empresa como las cámaras representativas del sector para superar trabas que demoraban y/o dificultaban la incorporación de nuevas unidades y la autorización de permisos de pesca. ”Es muy bueno cuando del diálogo surgen soluciones .Nuestro desafío futuro es que estas soluciones puntuales se conviertan en normativas generales que le faciliten al armador la decisión de renovar su barco en la Argentina, sin que se sienta por ello castigado, sino por el contrario alentado y ayudado”.

El Día de la Industria Naval fue instituido en reconocimiento a que el 12 de septiembre de 1961 el presidente Arturo Frondizi firmó el decreto Nº7992, que contemplaba la implementación de un plan de renovación y expansión de la flota de la Empresa Líneas Marítimas Argentinas (ELMA), con la incorporación de 37 nuevas unidades en el término de diez años.

Ir al principio de la nota