Ir a la página principal
Reportajes

Arturo Illia: un ejemplo de honestidad

El 28 de junio de 1966 se produjo el golpe militar que entronizó a Juan Carlos Onganía y abrió las puertas a una época oscura que, con breves cambios, se prolongó en el tiempo. A 50 años de esos acontecimientos el Comité Nacional de la Unión Cívica Radical integró una Comisión de Homenaje al ex Presidente Constitucional derrocado –doctor Arturo Illia- cuya figura es sinónimo de abnegado patriotismo y las más altas cualidades morales.

ImagenArturo Illia, cuando la probidad fue gobierno
El Comité de Homenaje, que encabeza Elva Roulet e integran personalidades del mundo académico, de la cultura y la política, realizará una serie de encuentros con la intención de abordar diversas facetas del ilustre hombre público.

El martes 14 de junio será el turno de “El Presidente Illia, su personalidad y su acción de gobierno”, el martes siguiente se hablará sobre “El Presidente Illia y su época” y el martes 28, además del recordatorio que efectuará, entre otros, el Presidente del Comité Nacional de la UCR José Manuel Corral, por Radio Nacional se emitirá una versión de la obra teatral “Don Arturo Illia”.

Entre las muchas acciones de gobierno del doctor Illia merecen especial señalamiento un aumento del 24% de la inversión en educación y salud en el Presupuesto Nacional; la promulgación de la Ley del Salario Mínimo, Vital y Móvil; la anulación de las proscripciones políticas; el impulso a la Ley de Medicamentos que regulaba su fabricación y comercialización y, entre otras, la aprobación de la Resolución 2065 de la Asamblea General de la ONU que reconoció la existencia de una disputa de soberanía en torno a las Islas Malvinas.

“La riqueza económica de un pueblo no consiste sólo en la abundancia total de bienes, sino más bien, en una eficaz distribución según justicia" y fiel a su pensamiento entre los años 1964 y 1965 aumentó la producción 10,3% y 9,2% y creció la participación del trabajo en el ingreso.

Tras su destitución Illia se retiró completamente de la función pública y volvió a Cruz del Eje, Córdoba, donde ejerció la medicina. Asimismo su biografía consigna que en los últimos años de vida –falleció en enero de 1983- atendió una panadería.

Habría que remover la historia argentina quizás hasta un Manuel Belgrano para encontrar un ejemplo parecido de entrega por el bien público, honradez y dignidad.


Ir al principio de la nota