Ir a la página principal
Reportajes

Asesoramiento y Créditos “a medida” para las PyMES

Economista y Contador Público, docente y ex legislador nacional, Aníbal J. Stella ha sido director del Grupo BAPRO, vicepresidente de Provincia Bursátil y presidente de la Corporación Mercado Central de Buenos Aires. También creador y conductor de una PyME cuyo manejo personal ha resignado por atender sus responsabilidades al frente de la SGR número 1 de la Argentina. En diálogo con Informe Industrial, repasa la actualidad de Garantizar Sociedad de Garantia Reciproca, la empresa que dirige, reconociéndose como un militante industrialista que desde su función, potenciando a las pequeñas y medianas empresas en todo el país, acompaña el rumbo del desarrollo nacional.

ImagenAnibal Stella
Ante la consulta sobre el desempeño de Garantizar en la actualidad, Stella respondió:

“Resolver el financiamiento para la pequeña y mediana empresa nunca fue tarea sencilla en nuestro país, y menos en este momento, pero Garantizar goza de la fortaleza suficiente como para brindar su aporte al sector productivo, a fin de transformar a nuestros socios PyMES en sujetos de crédito. En ese sentido, Garantizar mantiene intacta su vocación de servicio; la de ayudar a que cada empresa pueda acceder al financiamiento que necesita, tanto en el sistema financiero bancario como en el mercado de capitales”.

• Pero más allá de esa voluntad, ¿cómo se comportan los bancos, o el mercado de capitales, frente a las necesidades de financiamiento de las empresas? Por ejemplo, con el Banco Nación han operado unos 130 millones de pesos en crédito PyME, pero ¿qué otras entidades asumen un compromiso similar?

- Bueno, es sabido que en el sistema financiero argentino no todos se comportan del mismo modo. Garantizar mantiene una relación especial con el Banco de la Nación Argentina, que es su partner fundador y su principal socio protector, de modo que ya monetizamos más de 130 millones de pesos y debemos tener otros 50 millones en proceso de instrumentación. También con otros bancos mantenemos una relación fluida. Pero sucede que además, y esto no va en detrimento del sistema bancario, podríamos aportar muchísimo más en la medida que la propias PyMES sedieran cuenta que Garantizar les ofrece muchas ventajas comparativas.

• ¿Como cuáles?

- Como saber que cualquier banco de plaza demora más su calificación que nosotros. Es más: desde el momento en que la carpeta de nuestro socio está completa, en 60 días instrumentamos su garantía. Por otra parte, al contar con la seguridad de nuestras garantías “preferidas A”, conseguimos que los bancos públicos –Banco Nación, BICE y demás- nos permitan ofrecer la mejor tasa del mercado y al mayor plazo, de modo que nuestros socios puedan pensar hasta en financiar sus proyectos productivos a mediano y largo plazo.

• Un requerimiento inusual para la Argentina actual.

- Así es, porque no todos losbancos hoy financian buenos planes a mediano y largo plazo. En eso también el Banco Nación ha hecho punta, y lo sostiene a pesar de las dificultades, al tiempo que asegura la tasa más baja con nuestros avales. Y otro tanto ocurre con el mercado de capitales, al que enviamos cheques de pago diferido de nuestros socios –cheques propios o de terceros avalados por Garantizar- a la tasa más baja para una PyME. En 2008 operamos así casi 170 millones en cheques cuyo descuento es incluso inferior al que perciben las empresas de primera línea, por lo que tenemos una ventaja comparativa enorme. Y además, el hecho de que nuestros agentes comerciales asesoren y trabajen la carpeta del socio con reconocida solvencia profesional, implica que Garantizar siga cada carpeta hasta el momento en que se monetiza.

Es como si nuestros socios partícipes tuvieran un empleado propio dedicado al seguimiento de su crédito hasta que el préstamo bancario se efectiviza. No creo que en la Argentina haya otra institución que pueda brindar este tipo de soporte para resolver el financiamiento de la PyME.

• Hablamos de socios partícipes, y convengamos en aclarar que toda SGR reúne dos tipos de socios.

- Por supuesto. Nuestros socios partícipes son las PyMES que necesitan crédito para financiar sus actividades productivas. La otra categoría es la del socio protector, que comprende a quienes invierten en el Fondo de Riesgo merced a una desgravación del impuesto a las ganancias.Nuestra SGR hoy cuenta con más de 200 socios protectores -que integran ese fondo mixto de aportes públicos y privados por 260 millones de pesos- y superamos la marca de los 3 mil socios PyME que ya han efectuado operaciones o las están cursando actualmente.

• ¿Préstamos bancarios?

- No sólo crédito bancario sino cualquiera de las variables que estamos en condiciones de ofrecerle a una PyME. Además de disponer el uso de todas las líneas de crédito que dan los bancos, tenemos distintas líneas propias para capital de trabajo, llámese descuento de cheques o fideicomisos productivos o lo que fuera. De forma tal que a todo aquel que tiene problemas de financiamiento le podemos hacer “un traje a medida”, de acuerdoala calificación que obtenga, y así resolverle el problema de forma tal que no tenga dificultades para devolver el dinero que se le facilita con nuestra intervención. De alguna manera es una “artesanía financiera” destinada a tratar que la personaque necesita dinero para concretar un proyecto viable, a su vez obtenga de nosotros el asesoramiento que precisa y el crédito; las dos cosas.

•Tal como usted plantea es una herramienta magnífica, ¿por qué entonces no está más extendido su uso?

- En verdad son varios los factores que intervienen para que el uso de garantías recíprocas no sea una práctica tan común en la Argentina como utilizar una tarjeta de crédito. En primer término porque las nuestras son sociedades relativamente jóvenes, con poco más de diez años de funcionamiento.

Lo segundo es que hubo como una resistencia del sistema financiero a otorgarle a las SGR una vinculación más madura para mejorar su capacidad de crédito. Pero claro, el hechode que entidades como la nuestra estén calificadas por el Banco Central y que tengan acceso directo al financiamiento bancario o al mercado de capitales, ya implica una mayoría de edad que les permite a sus socios PyMES contar con los medios financieros que de otra manera no tendrían. Por otra parte, sin propaganda gráfica o televisiva, nuestra difusión se basa en la recomendación por experiencia propia. Para nosotros es importante la difusión del empresario que bien tratado y bien asesorado le transmite a un par “Andá, que te van a aconsejar bárbaro y seguramente te van a resolver el problema”. No obstante, es lógico suponer que el sistema necesita mejorar día a día.

• ¿De qué manera?

- En muchos sentidos. Por ejemplo, el sistema necesita resolver qué hacer cuando tiene que ejecutar una garantía real. En este caso, dado que el banco siempre cobra porque las SGR honran de inmediato las obligaciones contraídas por sus socios PyMES (lo que para el banco constituye “riesgo 0”), estamos buscando una mejora que implique no aprisionar al socio, para no llevarlo a una situación de inmovilización de sus activos, pero que al mismo tiempo nos permita recuperar nuestras acreencias. De modo que este curso de acción significa toda una evolución cultural que deben experimentar todas las SGR para transformarse en representantes genuinos de las PyMES ante el sector financiero.

• Un sector financiero que a partir de la crisis del 2001 tuvo un descrédito enorme y del que las empresas solo podrían esperar respuesta de la banca pública y cooperativa...

- Nada más. Desde hace mucho tiempo el sector privado apuntó exclusivamente al mercado de financiamiento del consumo -porqueestá mucho más atomizado, porque se cobran tasas más caras, porque son más fáciles de otorgar con una nómina salarial o con el plástico de una tarjeta- y abandonó el financiamiento de la oferta, que es el que favorece la inversión productiva que ha quedado casi exclusivamente en manos del Estado. Sólo los bancos públicos o cooperativos están cumpliendo el rol del financiamiento productivo. Por supuesto que con esta crisis global, hoy estamos cada vez más cerca de darle mayor importancia alaeconomía real. Y dentro de ella, el factor fundamental para la gestión de la producción –hacia una mejor oferta, producción de trabajo, distribución del ingreso y demás- son las PyMES. Así que en Garantizar estamos sumamente entusiasmados, dedicando todos nuestros esfuerzos para superar la crisis con acciones que contribuyan a enfrentar con éxito las dificultades, y preparándonos para el rol que habrá de comprometer nuestro desempeño inmediatamente después de superada esta tormenta. Es más, creemos que a partir de ese momento, el sector que nosotros representamos tendrá una importancia decisiva y va a contar con el reconocimiento de todo el sector financiero, porque lo que en verdad genera riqueza es lo que realmente hacemos día a día. Es el fruto de nuestro trabajo cotidiano. La economía real.

• Bueno, ya el mundo está replanteando el rol del sistema financiero.

- Es que no puede ser de otra manera, porque en realidad si el Estado existe nada másque para pagar deudas yno para permitirse regular lo que después tendría que pagar si nos va mal, produce un desequilibrio de tal magnitud que cuando llega el momento, por la decisión de muy pocas personas miles de millones de personas pagan las consecuencias. Y cuando la política y las instituciones deben preservar el orden económico y social que nos permiten vivir en democracia, lo que hace falta es que el Estado tenga realmente el lugar que le corresponde. Tanto para regular y controlar como para marcar rumbosen pos de satisfacer las necesidades sociales.

• Sin embargo, más aún en el ámbito de los negocios, no es ese el pensamiento que prevalece en general.

- Es que a partir de la década del ’60, o quizás un poco antes,se instaló en el mundo la corriente del pensamiento neoliberal que empezó a carcomerle el cerebro a mucha gente hasta que comenzaron a darse cuenta que les estaban planteando una cosa absolutamente antinatural. Detrás de esta vertiente empezaron a proliferar aquellos eufemismos que de alguna manera terminaron en el pensamiento único. Ese pensamiento único hizo mucho mal al mundo. Nos hizo mucho daño en la Argentina. Y los que venimos insistiendo en que en realidad todo ese “boom” tan pregonado sólo era una burbuja que en algún momento iba a estallar como ocurrió, o que el sistema financiero internacional no era fiable y que había avisos de que podía suceder lo que sucedió, nos decían que desvariabamos.

Yo creo que lo que ahora hace falta es racionalidad. Hace falta observar tranquilidad y sobre todo, no cometer los mismos errores. Porque la armonía que debe primar en el capitalismo implica que los diferentes factores tengan compensaciones acordes a su importancia estratégica dentro del sistema. Y si se abandona la retribución al trabajo para otorgarle un enorme valor a la especulación y la concentración económica, porque la globalización permite ganar mercados a cualquier precio y aún a costa de las fuentes de trabajo, resulta lógico que en algún momento el desequilibrio se produzca. Es lo que pasa. Ocurre que esta negativa irracional a pensar y a discutir cuestiones importantes para el mundo, y para nuestras regiones en particular, nos condujo a una situación deimprevisión que entre nosotros explotó en el 2001 anticipando lo que vino ahora. La nuestra fue la primera nación en sufrir la crisis; y porque en algún momento de nuestra historia además existió una verdadera noción de lo que significaba la justicia social,reunimos las dos condiciones que permitieron que nuestro país saliera rápido de la emergencia y tuviera posibilidades de soportar medianamente esta crisis global. Hoy en el mundo, que no estaba preparado para una crisis desemejante magnitud, la idea de justicia social no existe.

Espero que podamos ayudar a que esta crisis sea la base sobre la que hagamos sustentable el crecimiento que nos debemos dar en la Argentina, ya que cada vez que hay una crisis también surgeuna oportunidad de hacer mucho más sustentable nuestro propio sistema económico y social.

• No obstante, se incrementa el nivel de incertidumbre para encarar nuevas inversiones, para generar nuevos proyectos productivos, que son en definitiva la materia prima con la que trabaja Garantizar.

- Es cierto, pero no creo que esta situación se prolongue mucho tiempo y por eso debemos prepararnos para llegar a la otra orilla. Por otra parte, todo indica que en las crisis están las oportunidades. Por ejemplo, en este momento la Argentina tiene muy buenas posibilidades de incorporar innovación tecnológica, porque ya nada tiene precio relativo en el mundo. Lo que antes valía mucho hoy cuesta relativamente poco. Hasta las empresas tan importantes como la General Motors, hoy no valen nada. Entonces a mi me parece es un momento adecuado que deberíamos aprovechar para incorporar la tecnología que precisamos, explorar nuevas oportunidades de negocios, mejorar ostensiblemente nuestro desarrollo territorial y favorecer el crecimiento industrial del interior de nuestro país, y para que el crecimiento sea sustentable a partir de apoyar la inversión y promover el acceso al capital de trabajo que nos permita arribar felizmente a la otra orilla.

• Mientras tanto, será una transición muy dura, en particular para las PyMES.

- La Argentina tiene una composición PyME relativamente chica en función de su tamaño y además, en general, las empresas son pequeñas. Nuestro país también necesita producción a escala. Por eso resulta muy importante desarrollar las cadenas de valor y la integración vertical y horizontal de las PyMES que nos permita ser mucho más competitivos y a la vez mejorar ostensiblemente la competitividad de las regiones. Por lo tanto, para nosotros es prioritario aportar a la adicionalidad de las cadenas de valor, porque entendemos que todo el desarrollo regional tiene que estar sustentado en el fácil acceso de materias primas, la industrialización de las mismas cerca del radio donde se producen, y la posibilidad de contar con el medio de transporte más adecuado, más barato, para que puedan ganar mayor competitividad interna y externa. En ese contexto, Garantizar tiene que estar indisolublemente unido a las estrategias nacionales, provinciales y a los bancos públicos, que son los que están incentivando este desarrollo.√

Ir al principio de la nota