Ir a la página principal
Economía internacional

BID: En 2012 América Latina crecerá 3,6%

El Banco Interamericano de Desarrollo (BID) presentó en la 53 Asamblea de Gobernadores que se realiza en Uruguay con representantes de 50 países, su informe económico para el año en curso en el que se prevé el crecimiento de América Latina y el Caribe condicionado al mantenimiento de una mejora de las economías de los Estados Unidos y Japón, una desaceleración lenta de la economía de China y una recesión leve en Europa.

ImagenEl presidente del BID, Luis Alberto Moreno y el jefe de Estado de Uruguay, José Mujica.
El informe, titulado "El mundo de los senderos que se bifurcan", traza posibles escenarios para la región en medio de un cuadro de incertidumbre internacional. Desde el organismo crediticio apuntan que, en caso que el contexto sea más adverso que el previsto, Latinoamérica puede entrar en moderada recesión, con un decrecimiento del PBI de 0,5%.

El economista mexicano Santiago Levy Algazy, vicepresidente de la entidad, explicó en conferencia de prensa que una desaceleración mayor a la esperada en China afectará más los precios de los commodities metálicos (como el cobre) que los productos alimenticios y que, en consecuencia, países como Chile y Perú serían más afectados que Brasil, Argentina y Uruguay.

Consultado por las políticas de resguardo del mercado interno que aplican algunos países de la región, el directivo comentó que no se detectó "un regreso al proteccionismo" aunque reconoció que puede haber casos aislados.

Por su parte el presidente del BID, Luis Alberto Moreno Mejía, participó de la inauguración de un complejo de salud, cultura y deporte renovado con aportes del organismo y dijo que las sociedades "que invierten en cultura y el deporte están inmunizadas contra el crimen organizado".

Además de las reuniones centrales de la Asamblea de Gobernadores del BID, están programados otros encuentros, como la reunión de los ministros de Economía de la Unión de Naciones Suramericanas (UNASUR) en el que se tratará el tema del comercio intrarregional en monedas locales.

En la sesión inaugural de la Asamblea del BID, el ministro uruguayo Fernando Lorenzo fue elegido presidente de la Junta de Gobernadores, cargo que hasta ahora desempeñaba la ministra canadiense de Estado para el Continente Americano, Diane Ablonczy.

Lorenzo recalcó que América Latina "ha enfrentado en estos últimos años importantes retos y dificultades", como la crisis de 2008, que puso "al descubierto que la región era capaz de afrontar y mitigar estas dificultades de manera diferente que en el pasado". No obstante y dada la incertidumbre que persiste a nivel internacional, pidió al resto de los países latinoamericanos no caer en la "autocomplacencia creyendo que la región está a resguardo de cualquier tipo de tormenta” Respecto del BID, Lorenzo subrayó "las mejoras institucionales fruto del proceso de capitalización" concretado en 2010 por un monto de 70.000 millones de dólares y declaró que hoy "el banco tiene una mejor estructura organizativa, regido por reglas mucho más claras y transparentes", que le permitirá "seguir apoyando el crecimiento y el desarrollo de nuestros países en los próximos años, en lo que algunos analistas y autoridades se han aventurado a definir como "la década de América Latina".

"La inequidad es una vulnerabilidad para el desarrollo y para el progreso de la democracia", expresó el nuevo presidente de la Junta de Gobernadores, y el banco tiene que ofrecer asistencia crediticia y técnica para eliminarla.

Está previsto que el presidente del BID, el colombiano Luis Alberto Moreno, anuncie a los gobernadores la creación de un fondo regional de contingencia contra la crisis y los desastres naturales que permitirá disponer de recursos del organismo multilateral de manera flexible y rápida.

La bella Ciudad Vieja de Montevideo, que concentra las actividades oficiales, está cerrada al tránsito y toda persona que quiera ingresar a la zona debe ser identificada. La tarea no es menor dada la llegada de más de 3.000 participantes entre los que se registran ministros de Economía y Finanzas, empresarios, representantes de bancos, de fondos de inversión, de calificadoras de riesgo y miembros de otros organismos internacionales.

Mención especial merece la presentación de Alicia Bárcena, Secretaria Ejecutiva de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) que advirtió que el ritmo de crecimiento de América Latina se está desacelerando “aunque los motores no se han apagado” y propuso trabajar para reducir la desigualdad en la región.

“Hoy el paradigma debe ser igualar para crecer”, sintetizó la funcionaria y recordó que en la ‘década perdida’ (en los 80) existió un notable aumento de la pobreza, “terminamos esa década con más del 50 por ciento de latinoamericanos pobres”. Esa tasa, consignó la funcionaria de Naciones Unidas, se redujo el año pasado a 30,1% “porque hubo éxito en la aplicación de políticas al combate de la pobreza extrema”.

Y aunque existe aún un largo camino a recorrer, la titular de la CEPAL también reconoció que “hay mayor claridad en que la macroeconomía debe acompañar más de cerca al desarrollo en una evolución virtuosa que atienda la heterogeneidad estructural de nuestra región”.


Ir al principio de la nota