Ir a la página principal
Secciones
Miércoles 23 de Octubre, 2019
Economía internacional

BRICS: buscando fortalezas

La VI cumbre de quienes integan los BRICS (Brasil, Rusia, India, China y Suráfrica) se desarrolla en la bella ciudad de Fortaleza, Brasil, convertida en una especie de castillo sitiado por cerca de 7.000 miembros de las fuerzas de seguridad. El bloque, que representa el 21% de la economía mundial, acordó la creación de un Banco de Desarrollo – que financiará obras de infraestructura entre los cinco países miembro- y un fondo de reserva de divisas que sirva de paragolpes a la volatilidad de los mercados financieros globales.

ImagenBanderas de los países que integran los BRICS
La cumbre, que se realiza bajo el lema “Crecimiento inclusivo, soluciones sostenibles” tiene, entre sus objetivos políticos de largo plazo, garantizar la supremacía del derecho internacional y el papel clave de la ONU en el escenario internacional enfatizando que “actualizar la gobernanza de las instituciones multilaterales es una necesidad para mejorar la coordinación política y la promoción de la prosperidad económica global” según señalan en un comunicado conjunto los cinco ministros de comercio del bloque.

La incertidumbre con respecto al crecimiento económico y las respuestas de política económica y financiera que los países avanzados puedan desarrollar en los años por venir provocan honda preocupación entre los miembros BRICS y también a los que aspiran a serlo. Aún sin citas explícitas, hay en el mensaje una clara alusión a la anunciada normalización de las políticas monetarias expansivas de los bancos centrales de Estados Unidos y Europa que llevaron a niveles mínimos las tasas de interés y, como consecuencia, elevaron los flujos de capital financiero a los países en desarrollo. Un cambio en esas políticas expansivas, de la que hay dolorosas experiencias, puede revertir los flujos de capital y desestabilizar los sistemas financieros y las economías de los países emergentes.

En lo inmediato, los países BRICS – que tienen capacidades y problemas de infraestructura similares- ponen sus mayores esfuerzos en la creación de un Banco de Desarrollo que invertirá en compañías dedicadas a la construcción, entre otras, de carreteras y puertos. La idea es que, más allá de la capitalización inicial de 50.000 millones de dólares que aportan los países miembro- será posible atraer de cuatro a cinco dólares de financiación externa por cada dólar de capital social invertido.

El Banco tendrá su sede en Shanghái, la presidencia le corresponderá a India, el primer Director General procederá de Brasil y el Gobernador del estreno lo aportará Rusia. Pero, pesando más la sensatez que el sentimiento, en lo inmediato no será la contraparte del Fondo Monetario Internacional ni del Banco Mundial, la política a seguir será la del paso a paso.

Así mismo, voceros de la entidad informaron que, por iniciativa de Rusia, el grupo está elaborando una Estrategia de Cooperación Económica, que tiene como objetivo acelerar el crecimiento económico de sus integrantes, fortalecer su capacidad competitiva, diversificar los vínculos comerciales y desarrollar tecnologías innovadoras.


Ir al principio de la nota