Ir a la página principal
Sectores económicos

Botadura, contra viento...

En el puerto de Mar del Plata, el Astillero Naval Federico Contessi y Cia. S.A. y la empresa pesquera 25 de Mayo SRL. celebraron la botadura de la embarcación “Don Bocha”, un buque pesquero especialmente diseñado para operar en las costas argentina y apto para realizar pesca de arrastre, de arrastre con tangones y de medio agua, que tendrá como asiento a la localidad de Rawson, en la provincia de Chubut.

ImagenLa nueva embarcación rumbo al puerto de Rawson.
El astillero marplatense, que mantiene un serio conflicto con el Consorcio Portuario, que hace más de un año lo intimó a desalojar el predio que ocupa sin causas justificadas, debió postergar por un día la botadura por el temporal de lluvia y viento que castigo a la ciudad el pasado sábado (23).

Durante el desarrollo del acto, un representante del directorio del Astillero señaló que si bien las gradas se mantuvieron activas “eso no es indicador de estar atravesando un buen momento, solo demuestra nuestra la voluntad de seguir adelante pese a las adversidades. Este barco se inició sin una orden de compra y recién cuando estaba promediando la obra llegó la familia Ferrari; confiamos en ellos, como seguramente ningún banco había confiado antes para otorgarles semejante crédito. Pero nosotros no somos un banco, somos una pequeña empresa que está haciendo muchos sacrificios para seguir por esta senda de la producción, una tarea nada sencilla debido a la crisis pesquera que afecta a nuestros clientes, por el contexto general de inestabilidad económica que vive el país y por amenazas particulares como el mismísimo desalojo que nos notificó el Consorcio Portuario hace más de un año y que al día de la fecha no ha dado respuesta alguna a nuestros recursos y propuestas. ¡Que paradoja que cuando el país más necesita de inversiones y empleo, haya quienes pretendan desalojarnos y castigarnos por haber invertido!”.

En el tramo final, y antes de la tradicional ceremonia de estrellar la botella de champagne contra el casco de la embarcación y deslizarla por primera vez en el mar, el vocero de la empresa constructora afirmó “pero aquí estamos nuevamente, botando un barco al mar, demostrando que la pasión es más fuerte que las mezquindades. Que los hacedores somos tercos. Que los desafíos nos hacen perder el miedo y nos siguen empujando hacia adelante. Ya hemos repetido en 120 oportunidades esta misma proclama y lo seguiremos haciendo porque sabemos que después de los vendavales adversos como el de ayer viene el buen tiempo y la pesca abundante”.

Ir al principio de la nota