Ir a la página principal
Reportajes

Buenos Aires, una de las 3B

Para intentar la comprensión de la arquitectura y el funcionamiento del sector informático en el mundo y en nuestro país ,entrevistamos a una de las figuras de más sólido prestigio en nuestro medio: el doctor Gabriel Baum. En apretada síntesis consignamos que es profesor titular de la Facultad de Informática de la Universidad Nacional de La Plata y, entre otros,, director del Laboratorio de Investigación y Formación en Informática Avanzada (LIFIA).

ImagenGabriel Baum
– ¿Qué está pasando en el mundo?

El sector de las TIs a escala mundial tiene un centro muy claro que esta en los Estados Unidos, con alrededor del 50% del mercado mundial y algo así como el 80% de las revenues en manos de compañías de ese origen. Lo sigue muy de lejos la Unión Europea (solamente una compañía de ese origen ,SAP de Alemania) figura en los primeros puestos del ranking y las famosas “3I” (Israel, Irlanda, India) en el Lejano Oriente, que muestran la posibilidad de los países de desarrollo intermedio de acceder a posiciones importantes dentro de este mercado. En los últimos años comenzaron a “aparecer en el mapa” otros países que hasta hace muy poco -menos de 10 años- no parecían tener futuro en estas tecnologías. Tal esel caso de China, Rusia, algunos otros países ex- socialistas, países de América Latina y aún de África.

– ¿Cómo se inserta en ese mundo el sector informático de la Argentina?. ¿Que rol cumple en la comunidad informática latinoamericana ycual es su relación con Brasil?.

El sector informático argentino es uno de los nuevos actores del mercado mundial recién mencionados. Por cierto, estimaciones recientes de consultoras y organismos internacionales hablan de las “3B” (Budapest, Buenos Aires, Brasilia) como las nuevas plazas emergentes de negocios de software y servicios asociados, también la prospectiva 2007 de IDC (Canadá) ubica la Argentina como un nuevo actor que debe ser especialmente considerado. Claramente, el segmento deSoftware y Servicios Informaticos (SSI) de nuestro país viene creciendo rápidamente hacia el exterior y se distingue, entre los países periféricos, por su calidad y eficiencia.

No parece existir una “comunidad latinoamericana” enel sector informático, a nivel Mercosur o en otros mercados no se han desarrollado estrategias comunes para actuar de manera coordinada para acceder a los mercados de extra-zona.

– En nuestro país, ¿cómo está estructurado el sector?.

De acuerdoa una reciente publicación del Observatorio PyME, la estructura del sector puede definirse del siguiente modo:

. Un número pequeño de grandes empresas, que incluyen a la mayoría de las grandes formas internacionales, dedicadas a la comercialización de productos extranjeros y a la prestación de servicios informáticos.

. Un reducido grupo de empresas de capital nacional, proveedoras de servicios, integradoras y /o desarrolladoras de soluciones específicas, con un volumen de operaciones por encima de los 20.000.000 de pesos. Estas empresas emplean corrientemente entre 100 y 500 personas.

. Un numeroso y heterogéneo conjunto de pequeñas y medianas empresas, de capital nacional o mixto, distribuidas aproximadamente en tercios entre empresas de más de15años en el mercado, de entre 15 y 5 años, o menor de esta antigüedad, dedicadas al desarrollo local de productos de software, ya sea para el mercado doméstico o externo, y a la provisión de servicios informáticos variados. Estas empresas emplean aproximadamente entre 5 y 100 personas. Este último grupo aparece como un actor de gran dinamismo, abierto a la adopción de nuevas tecnologías y en muchos casos generadoras de innovación tanto a nivel tecnológico como de negocios. Las ventas de estasPyMES promedian 1.800.000 pesos al año.

El sector crece a tasas cercanas al 20% anual durante los últimos tres años, duplicando el crecimiento de la economía nacional. Las exportaciones de 2006 excedieron los 300 millones dedólares, las ventas totales han sido de unos 4.400 millones de pesos y el empleo directo de 41.000 puestos de trabajo, superando claramente al sector automotriz, con una expectativa de crecimiento del 15% para 2007.

La inversión empresaria (orientada a nueva infraestructura, apertura de nuevos mercados, renovación o ampliación de los productos existentes y, entre otros rubros, la creación de nuevos centros de desarrollo) posiblemente supere los 500.000.000 de pesos, provocando que la reinversión total en el sectorse ubique por encima del 15% de los ingresos.

– ¿Tenemos políticas que nos permitan desarrollos sustentables y competitivos?.

A partir de 2004 el gobierno nacional y algunas provincias –notablemente Córdoba– han desarrollado políticas activas paraelsector. También el sector privado, muy especialmente la Cámara de Empresas de Software y Servicios Informáticos (CESSI), se ha mostrado sumamente activo y lideró importantes iniciativas en conjunto con el sector público yla academia.

Entre las acciones públicas más notables hay que mencionar la Ley 25.922 de promoción de la industria del software, así como su predecesora, la ley que declara industria a la producción de software. La primera ha creado dos instrumentos de suma importancia: el régimen de promoción de la industria del software que otorga interesantes ventajas impositivas a las empresas que adhiera a normas de calidad, exporten y realicen actividades de IyD; y el FONSOFT, un fondo administrado porla Agencia Nacional de Promoción de la Ciencia y la Tecnología, que promueve la investigación, la formación de recursos humanos y la calidad de procesos y productos.

Por otra parte, entre 2004 y 2006 se desarrolló el Foro de Competitividad del Software y Servicios Informáticos que reunió a los más importantes actores públicos, privados y académicos y que generó, luego de 8 meses de debates, el Plan Estratégico 2004-2014 y el Plan de Acción 2004-2007. En función de estos planes se llevaron adelante numerosasiniciativas como por ejemplo el Fondo para la Mejora de la Educación en Informática (FOMENI) que intenta dar respuestas a la principal traba objetiva del sector: la formación de recursos humanos capacitados. También como fruto del Foro, se está llevando adelante una red de laboratorios de calidad, liderada por el Instituto Nacional de Tecnología Industrial y la Fundación Sadosky, una iniciativa que ha sido avalada por el Presidente de la Nación y que apunta al objetivo estratégico de promover la investigación y el desarrollo al máximo nivel internacional.

– ¿Cuáles son, a su entender, las falencias más notorias?.

Las más importantes tienen que ver con la escasez de recursos humanos, tanto en número como en su especialización.Y, aún cuando hay avances en los últimos tiempos, también debe mencionarse las dificultades para el acceso al financiamiento, tanto por la naturaleza del sector, cuyos principales activos son intangibles, como por su estructura empresarial en elque existe una elevada proporción de PyMES que sufren los mismos problemas que las empresas del mismo porte en el resto del sistema productivo. Una dificultad adicional aparece en relación con la escasa o nula demanda del Estado hacia las empresas del sector, especialmente las de menor dimensión, cuando las experiencias internacionales exitosas muestran que la utilización del poder de compra estatal es una palanca fundamental para el crecimiento económico y tecnológico de las empresas . Finalmente, pienso que todavía es necesario avanzar mucho en la definición de una ley de promoción de la creación de propiedad intelectual argentina.

– ¿Qué rol cumple la universidad. ¿hay ejemplos exitosos de interrelación sector público-privado?.

El desarrollo de I+D eninformática es aún embrionario y siguió los lineamientos “clásicos” de la investigación en nuestro país, es decir, está principalmente orientado a la investigación básica con una muy pobre interacción con la industria.Recién en el año 2000el Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET) creó una comisión específica para nuestra disciplina y creo que esta es una deuda histórica del sistema científico que retrasó el desarrollo de la informática unos 40años en relación con Brasil, así como una buena cantidad de años en relación con Chile y aún con Uruguay, por hablar de países vecinos.

De este modo, la Universidad juega el rol de proveedor de recursos humanos, en general aceptablementecalificados, pero sumamenteescasos para las necesidades de la industria. Según datos de la Secretaría de Políticas Universitarias, ingresan al sistema de educación superior unos 25.000 alumnos por año, egresando alrededor de 3.600. En verdad, hay un número bastante mayor -aunque desconocido- de estudiantes que se incorporan al mercado laboral antes de finalizar sus estudios, lo cual es una de las explicaciones de la alta tasa de deserción. En la otra punta del espectro educativo, solo unosdiez añosatrás comenzó laformación de doctores y masters en las diversas áreas de la informática. Actualmente, hay poco más de cien doctores, lo cual es ciertamente preocupante. De todos modos, en los últimos años se han hecho esfuerzos importantes- tanto desde el CONICETcomo desde algunas universidades- para revertir esta situación.

Como ya le he dicho, muy pocos grupos universitarios mantienen una relación sostenida con el sector privado. El caso más relevante es el del LIFIA - laboratorio al que pertenezco- quelleva más de 15 años de actividad ininterrumpida de transferencia de tecnología, consultoría y capacitación hacia el sector privado. Otros grupos, en la Universidad del Centro, la UBA, UNLP, algunas regionales de la Universidad Tecnológica Nacionalse encuentran transitando este camino.

– ¿Cuáles son, a su juicio, las perspectivas de crecimiento?.

Las perspectivas son alentadoras. El crecimiento del sector, aún cuando es probable que a mediano plazo la tasa no siga siendo la actual,tiene condiciones sumamente favorables para que la Argentina pueda consolidarse y transformarse en referente internacional. El actual crecimiento no se debe en lo fundamental al tipo de cambio ventajoso, ya antes de la devaluación buena partede las empresas que lideran el crecimiento del sector estaban instaladas y comenzaban a competir en los mercados externos en base a calidad, originalidad y eficiencia.


Reportaje de Irene Naselli

Ir al principio de la nota