Ir a la página principal
Ciencia & tecnología

CEATSA = INVAP+ARSAT

Cuando la Presidenta Cristina Kirchner inauguró en Bariloche el Centro de Ensayos de Alta Tecnología –CEATSA- nuestro país daba un paso de enorme valor en el desarrollo satelital. La sociedad conjunta de las estatales INVAP y ARSAT dio como resultado la gestación de ésta nueva empresa en la que, entre otros estudios, se realizarán las complicadas pruebas a las que será sometido el satélite argentino de telecomunicaciones Arsat-1 que sería puesto en órbita a mediados de 2014.

ImagenArsat-1: comenzaron las pruebas.
Centros de ensayos de éste tipo sólo existen en dos puntos del continente americano, en los Estados Unidos y en Argentina y aquí la historia se inició poco más de siete años atrás cuando se funda Arsat para reemplazar al consorcio privado encabezado por DaimlerChrysler Aerospace y Finmeccanica encargado de construir los satélites Nahuel-1 (puesto en órbita en enero de 1997) y Nahuel-2 que debía ocupar una posición orbital estratégica reservada por la Unión Internacional de Telecomunicaciones en octubre de 2003. Este satélite nunca fue construido y, para no perder esa posición orbital, el entonces presidente Kirchner decidió alquilar un equipo mientras se decidía la construcción de un satélite argentino. Para llevar adelante ésta formidable empresa Arsat se apoyó en Invap, que, desde mucho tiempo atrás, es la nave insignia del desarrollo científico-tecnológico local.

Invap, cuyas instalaciones centrales se hallan en Dina Huapi, Bariloche, es la responsable del desarrollo de varios proyectos ligados al programa espacial y de telecomunicaciones entre los que pueden citarse los satélites Arsat-1 y Arsat-2 (que brindarán servicios de telefonía, internet y televisión) el Saocom 1ª que es un satélite de observación que se construye por encargo de la Comisión Nacional de Actividades Espaciales –Conae-.

El desarrollo completo y la fabricación de Arsat-1 demandó una inversión no inferior a los 200 millones de dólares a los que deben sumarse los 40 millones de dólares que se necesitaron para poner en funciones el Ceatsa en el que se realizarán las complejas pruebas que, hasta la inauguración de éste centro, eran efectuadas en San Pablo, Brasil, en el Instituto Nacional de Investigaciones Espaciales -INPE- Ceatsa es, entonces, la empresa que necesitaba el país para realizar ensayos de alta tecnología para la actividad aeroespacial, pero también para las industrias aeronáutica, nuclear, automotriz, de comunicaciones y electrónica, así como para la agroindustria, la defensa y los sectores energético y de bienes de capital. Su cuerpo directivo está integrado, entre otros, por Rodolfo Koennecke, Presidente de la institución y Tulio Calderón, que es su Director.

Cuando se produjo la inauguración del centro de ensayos, la presidenta CFK expresó que además de alta tecnología, el emprendimiento es una muestra de cómo se debe ejercer la soberanía y la consecuencia de la renovación que se operó en el campo de la ciencia y la tecnología locales. "La base de un país es la educación", dijo enfática y destacó que la Argentina "destina 6,5 por ciento de su PBI a la educación, y por eso hay Conicet, universidades y escuelas".

Después de subrayar la importancia decisiva de la innovación y la tecnología para aumentar la competitividad de la producción local, la presidenta de la Nación exhibió una hoja bañada en oro que le regaló la intendenta local y explicó que se trataba de “una artesanía que un científico hizo en los ‘90, cuando muchos se tuvieron que dedicar a estas cosas para poder sobrevivir y bancar su vocación. Lo voy a guardar como un símbolo de resistencia, de los que hicieron el aguante cuando los mandaban a lavar los platos, cuando en éste país el desarrollo científico no le importaba a nadie”.


Ir al principio de la nota