Ir a la página principal
Economía internacional

CEPAL: Argentina crecerá 0,2% en 2014

El organismo de Naciones Unidas baja al 2,2% su pronóstico de crecimiento regional con una notable disparidad entre los países por la diferente evolución de sus principales socios comerciales y factores propios de cada una de las economías. El crecimiento de los Estados Unidos beneficiará a México y los países de América Central; la recuperación del Reino Unido y varias economías de la zona euro tendrá un impacto positivo para el turismo en el Caribe, mientras que el menor crecimiento de China pone en riesgo a los exportadores de materias primas.

ImagenAL y el Caribe crecerán menos, pero con grandes disparidades entre países.
Las economías de América Latina y el Caribe crecerán en 2014 un promedio del 2,2% y no del 2,7 % como había sido pronosticado en el mes de abril. La nueva cifra supone, por otra parte, que la región en su conjunto medirá menos que en 2013, año en el que había alcanzado un crecimiento del 2,5%. En medio de este cuadro poco venturoso se enciende la esperanza de que la tonificación de algunas de las principales economías del mundo modifique la tendencia actual y, finalizando 2014, los números empiecen a mejorar.

La debilidad de la demanda externa, un bajo dinamismo de la demanda interna, insuficiente inversión y el poco espacio existente para la implementación de políticas que impulsen la reactivación son las causas que señaladas en el nuevo informe.

De todos modos, no todos los países serán afectados de igual modo ya que mientras Venezuela sufrirá una contracción del 0,5%, Panamá crecerá el 6,7%.

“Las políticas macroeconómicas tienen que tomar en cuenta las vulnerabilidades específicas de los países. Sin duda, en todos los casos es importante aumentar la inversión y la productividad, para garantizar en el mediano plazo un cambio estructural con igualdad. Ambas determinantes son retos claves para la sostenibilidad económica del desarrollo, especialmente en el contexto actual”, señaló Alicia Bárcena, Secretaria Ejecutiva de la CEPAL, durante la presentación del documento.

Se espera que los países del istmo centroamericano más Haití y República Dominicana crezca 4,4%, mientras que América del Sur se expandirá 1,8% y el Caribe crecerá 2,0%, lo que implica un repunte desde el 1,2% anotado en 2013.

Panamá estará al tope de la tabla del crecimiento seguida por Bolivia (5,5%), Colombia, República Dominicana, Ecuador y Nicaragua, todos países que expandirán su PBI el 5,0%. Perú con un 4,8% y Paraguay con un 4,5% también forman parte de los países con mayor crecimiento.

En México se espera una recuperación del crecimiento (a 2,5% comparado con 1,1% en 2013), aunque menor al ritmo pronosticado anteriormente (3%), mientras que Brasil mostrará una expansión menor, del 1,4% comparada con 2,5% el año pasado El hecho de que en el mediano plazo es posible que la región enfrente una demanda menos dinámica de sus principales bienes de exportación y un encarecimiento del financiamiento externo, no es una buena noticia.

El “Estudio Económico 2014” sostiene, así mismo, que “la política macroeconómica debe reorientarse, buscando crear las condiciones para el crecimiento sostenido y aumentos de la productividad. Para ello es necesario propiciar un aumento de la inversión (pública y privada) en infraestructura e innovación y fomentar la diversificación productiva”.

En el caso de Argentina –cuyo PIB casi no crecerá este año- los datos disponibles para los primeros meses del año reflejan el impacto de algunos desequilibrios que se venían manifestando en los últimos años.

Entre esos desequilibrios CEPAL señala problemas derivados del sector externo y de la balanza de pagos sumados a un índice inflacionario decididamente por encima de la media regional.

El superávit comercial registró una caída de 12.200 millones de dólares en 2012 a 8.000 millones de dólares en 2013, fundamentalmente debido al deterioro de los términos de intercambio (-5,8%).

El crecimiento de las exportaciones es resultado del aumento de las ventas de productos de origen agropecuario (carnes, lácteos, pieles y cueros) y material de transporte. En las importaciones, fueron determinantes las compras de combustibles (que aumentaron un 23,2%) y vehículos automotores de pasajeros (que crecieron un 31,8%). El déficit del rubro de los combustibles y la energía resultó decisivo, pues se amplió de 2.384 millones de dólares en 2012 a 6.163 millones de dólares en 2013.

En 2013 la cuenta corriente de la balanza de pagos exhibió un resultado negativo de 4.330 millones de dólares (-0,7% del PIB), frente a un superávit de 48 millones de dólares en 2012. El deterioro se explica tanto por la reducción del saldo comercial, ya mencionado, como por el aumento del déficit del rubro servicios, que pasó de 3.400 millones de dólares en 2012 a 5.103 millones de dólares en 2013. De dicho déficit, 1.323 millones de dólares corresponden al rubro turismo y 2.308 millones de dólares a regalías.

En cuanto a la cuenta de capital y financiera, el flujo de inversión extranjera directa fue de 9.082 millones de dólares en 2013, un 25% menos que el año anterior, debido a la reducción tanto de los aportes de capital como de la reinversión de utilidades.

En los primeros cinco meses de 2014, las exportaciones disminuyeron un 12% interanual, como consecuencia de la caída de las ventas de productos primarios, sobre todo de cereales, que fue de un 55% y las importaciones, por su parte, disminuyeron un 8%, con una caída que se considera generalizada, excepto en las compras al exterior de bienes de capital que se mantuvieron inalteradas (0,3%), La balanza comercial de combustibles y energía acumula a mayo de 2014 un déficit de 2.295 millones de dólares, un 16% mayor que el registrado en el mismo período del año anterior.

En 2014 el INDEC reemplazó el índice de precios al consumidor, que cubría el Área Metropolitana de Buenos Aires (IPC GBA), por un índice de precios al consumidor nacional urbano. Este nuevo indicador, de mayor alcance territorial, arrojó una inflación del 13,5% en los primeros cinco meses de 2014, registrando una inflación mensual muy superior a la que venía mostrando el IPC GBA.


Ir al principio de la nota