Ir a la página principal
Secciones
Miércoles 23 de Octubre, 2019
Economía internacional

Cambio climático y el efecto Mateo

A pesar que, según la Agencia Europea del Medio Ambiente, se destinan más de 900 millones de dólares en propaganda para desestimar la importancia del cambio climático, el presidente de los Estados Unidos impulsa medidas para reducir las emisiones de dióxido de carbono de las plantas energéticas en el territorio de la Unión. Por otra parte y de acuerdo a estudios recientes, Honduras, Bangladesh y Perú serían los países más vulnerables al alza de la temperatura que, se haga lo que se haga, permanecerá en niveles elevados durante siglos.

ImagenEl cambio climático llegó para quedarse.
De acuerdo a las nuevas normas de regulación que conforman la reforma más ambiciosa incitada por el gobierno encabezado por el presidente Obama en la lucha contra la contaminación y el cambio climático, la Agencia de Protección Ambiental de los Estados Unidos (EPA) adoptará medidas para reducir las emisiones de carbono de las centrales energéticas del país. La futura normativa será aplicada sobre las 1.600 plantas que ya funcionan en el país y reducirán las emisiones en un 30% en 2030 respecto a los niveles alcanzados en 2005. El presidente norteamericano afirmó que casi el 40% de la contaminación por carbono proviene de las plantas energéticas y que el nuevo plan también contempla recortar la contaminación por óxido de nitrógeno y azufre en más del 25%, por lo que, las medidas tendrán beneficios directos en la salud de los ciudadanos.

Los Estados Unidos renovarán en noviembre un tercio de sus senadores y la totalidad de la Cámara de Representantes, donde la mayoría republicana impidió la aprobación de la última propuesta de Obama en materia medioambiental. Pero, a pesar de haber sido éste un tema menor durante las últimas elecciones, el impacto de la contaminación y los gases de efecto invernadero en la economía estadounidense caminan a convertirse en uno de los ejes más importantes de las próximas votaciones legislativas Debería ser éste, también, el turno de China, pero sus autoridades no parecen muy decididas. Beijing podría fijar, en valor absoluto, un límite máximo a sus emisiones de CO2 en su plan quinquenal XIII que es la hoja de ruta de la economía China entre 2016 y 2020. Pero Jiankun, Presidente del Comité Asesor chino sobre el cambio climático y profesor en la prestigiosa Universidad Tsinghua, en Beijing, declaró que esos anuncios carecen de valor oficial y que las emisiones de gases de efecto invernadero seguirán creciendo al menos hasta 2030. De hecho, el duodécimo plan quinquenal en curso sólo prevé una reducción de las emisiones de carbono que no afecte a más de un punto del producto bruto interno.

Para el viejo continente y de acuerdo a los informe producidos por la Agencia Europea, la gran preocupación se centra en los cambios que deberán operarse en el sistema de transporte ya que, cumpliendo los objetivos del Protocolo de Kioto, los gases de efecto invernadero se redujeron en la mayoría de los sectores entre 1990 y 2012, “con la notable excepción del transporte por carretera que supone la segunda mayor fuente de emisiones en la UE, el 18% del total en 2012”.

Los sectores de las manufacturas y la construcción fueron los que más redujeron las emisiones en términos absolutos, entre otras razones por la mayor eficiencia de las plantas de hierro y acero. En el plan de mejoras le sigue la producción de electricidad y, en tercer lugar, los sectores residencial y comercial.

La transición al uso de combustibles con menor contenido en carbono (principalmente gas natural y energías renovables) ha reducido el porcentaje de CO2 en un 16% en los últimos 22 años.

La UE junto a la ONU combatirán el cambio climático en Latinoamérica. El director ejecutivo del Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), Achim Steiner y el comisario europeo de Desarrollo, Andris Piebalgs, firmaron en Bruselas un acuerdo que tratará de fomentar el diálogo político con los gobiernos latinoamericanos y que profundizará la concientización de la ciudadanía sobre la importancia del cambio climático. El acuerdo, incluido en el proyecto Euroclima —un programa medioambiental conjunto activo desde 2010— alienta la cooperación entre ambos organismos de cara a dos citas clave: la conferencia de Lima de diciembre y la de Paris a fines del año próximo en la que se intentará alcanzar un acuerdo vinculante que reemplace al Protocolo de Kioto.

Si se pone como ejemplo a Centroamérica, responsable de menos del 0,5% de las emisiones de gases de efecto invernadero, queda en claro que no son las regiones más contaminantes del planeta las que sufrirán los mayores efectos del calentamiento global, sino todo lo contrario. Según una investigación realizada por las cuatro universidades públicas de Costa Rica, las proyecciones indican que habrá cambios significativos en la temperatura promedio y los patrones de precipitación y “se prevén efectos sobre la seguridad alimentaria, la productividad agrícola, el manejo del agua, las costas, la biodiversidad y, entre otros, los ecosistemas” Buena parte del mundo científico no asegura que las medidas que hoy se pretenden implementar lleguen en tiempo y forma a paliar los efectos devastadores del cambio climático que ya se está sintiendo en muchas regiones del mundo. Lo notable es que la norma parece ser la del llamado “efecto Mateo” aquel que dice que a los que menos tengan menos se les dará o, por extensión, los que menos han contaminado son los que más sufrirán.


Ir al principio de la nota