Ir a la página principal
Temas en debate

Chile quiere recuperar su industria

Un fuerte respaldo logró una iniciativa de la Asociación de Industrias Metalúrgicas y Metalmecánicas de Chile (ASIMET) con la creación del Consejo para el Desarrollo de la Manufactura, concebido como una mesa de trabajo público-privado cuya meta principal es lograr en un plazo de 15 años que la industria alcance una participación del 15% del PBI del país trasandino, a partir de un nivel actual del 11%.

ImagenEl presidente de ASIMET presentó el Consejo para el Desarrollo de la Manufactura.
El Consejo para el Desarrollo de la Manufactura está integrado por 3 ex presidentes de Chile -Eduardo Frei, Ricardo Lagos y Sebastián Piñera-; los ministros de Economía y de Trabajo del gobierno de Bachelet; altos funcionarios de la Corporación de Fomento de la Producción (CORFO), del Consejo Nacional de Innovación para la Competitividad y del Banco del Estado; directivos de entidades empresarias y sindicales (Sociedad de Fomento Fabril, Unión Social de Empresarios Cristianos, Central Unitaria de Trabajadores y Sindicato Industrial Chile); industriales, economistas, académicos y representantes de sectores productivos, entre otros.

Uno de los objetivos del Consejo es incentivar la inversión local y extranjera en proyectos que permitan recuperar el papel que desempeñó el sector industrial en la segunda mitad de la década del ’90, cuando llegó a tener una participación del 17% del PBI y del 16% en el empleo total de Chile.

Al presentar al nuevo organismo, el presidente de ASIMET, Juan Carlos Martinez, enfatizó la preocupación de la industria manufacturera de Chile frente a lo que denominó como “ola importadora de productos más baratos”, que está erosionando la competitividad y el empleo de la industria chilena.

Hay empresarios, siguió el dirigente, que “están prefiriendo importar a precios atractivos con el objeto de poder subsistir en el mercado, con el negativo resultado de tener que desvincular personas de alta capacidad técnica, con buenas destrezas y que tenían empleo de calidad”.

Para ASIMET “es necesario solucionar, y el Estado debe comprometerse en ello, los problemas que están llevando a los productores nacionales a fabricar más caro que sus competidores internacionales, principalmente el capital humano, el costo de la energía, la infraestructura, la productividad y la innovación. Debemos apoyar a aquellas empresas chilenas que, aunque muestran eficiencias y han tenido éxito en reducir costos y mejorar su productividad, se ven enfrentadas a un campo de juego marcado por la competencia desleal”.

En el tramo final de su intervención, Martinez afirmó: “No estamos por el modelo de política industrial del siglo pasado, queremos una política de desarrollo productivo, que pavimente el camino para conseguir mayor productividad. Lejos de aplicar subsidios o impuestos, que se supone corregirían las insuficiencias que crea el mercado, apostamos a la colaboración estratégica entre el sector privado y el público”.


Ir al principio de la nota