Ir a la página principal
Sectores económicos

China, la preocupación de la siderurgia mundial

La industria siderúrgica mundial está sufriendo una crisis de exceso de capacidad, en la que tiene un protagonismo casi excluyente la producción china. Así lo señalaron nueve asociaciones de productores de acero -de los Estados Unidos, Canadá, América Latina y Europa- en una declaración conjunta en la que enfatizaron su preocupación por las pretensiones de China de obtener el estatus de economía de mercado en diciembre de 2016.

ImagenCrecen en el mundo las importaciones de acero laminado chino.
Según estimaciones del Comité del Acero de la OCDE, en la actualidad existen casi 700 millones de toneladas de exceso de capacidad de acero a nivel mundial. La industria siderúrgica china -de propiedad del Estado y abrumadoramente apoyada por su gobierno- tiene un exceso de capacidad de entre 336 y 425 millones de toneladas y se espera que crezca en los próximos años.” Esta situación, junto con un consumo de acero en declive, se ha traducido en niveles récord de exportaciones de acero desde el gigante asiático al resto del mundo en 2014 y se esperan niveles aún más altos de exportaciones para 2015”.

En su declaración, y teniendo en cuenta el impacto económico social que provocará el reconocimiento prematuro de China como economía de mercado, las nueve entidades instaron a los gobiernos de todo el mundo “a llevar a cabo una evaluación completa de la función que continúa desempeñando el Estado en la economía china y en su industria”. También, los convocaron a evaluar “el impacto que tendrá en las industrias, el hecho de que China sea tratada como una economía de mercado antes de que realice las reformas necesarias que garanticen que las fuerzas del mercado puedan operar plenamente en la economía china”.

Por su parte, la siderurgia regional también analizó el tema. En ALACERO-56, el congreso anual de la Asociación Latinoamericana del Acero, la creciente participación de China en el comercio exterior de los países miembros y los acuerdos rubricados por algunos gobiernos de la región, privilegiando el aprovisionamiento de origen chino en obras de infraestructura, motivaron paneles y disertaciones.

Fue Martín Berardi, presidente de la entidad y director general de Ternium Siderar, el encargado de señalar que, ante el exceso de oferta equivalente al 40% del consumo anual de acero, el mundo y la región reaccionan “ajustando capacidad, buscando productividad y eficiencia en todos los aspectos de sus procesos productivos. Por el contrario, las economías que no son de mercado, con empresas en manos del Estado, continúan expandiendo capacidad y aumentando exportaciones mediante subsidios, incentivos y apoyos financieros ilimitados, privilegiando intereses políticos sobre la lógica de mercado. No es un juego en un campo equilibrado, no es competencia leal”.

Más adelante, Berardi sostuvo que “la relación comercial con China debe ser estudiada con inteligencia y en profundidad, y abordada en conjunto con los gobiernos a través de una efectiva articulación público-privada. Es muy importante que sea entendida además por toda la cadena de valor y por la comunidad de influencia en la cual operamos. Debemos buscar una cierta coherencia regional y debemos propender y promocionar el comercio intrarregional en Latinoamérica, reduciendo así la volatilidad de nuestros mercados, generando así un desarrollo más equilibrado, con materias primas, con servicios, y con la industria, sin la cual no lograremos un desarrollo sustentable en la región seguirá estando muy expuesta a los vaivenes de las materias primas”.

En el último tramo de su intervención, Berardi destacó que “en los últimos años, América Latina ha ido para atrás en su integración regional. Distintos vientos políticos han afectado los tratados comerciales existentes, disminuyendo notablemente el comercio intrazona en favor del comercio con China. Este no es el camino correcto para Latinoamérica en el largo plazo”.

El último informe de Alacero consignó, que en el período enero-septiembre de 2015 las exportaciones chinas al mundo totalizaron 75,8 millones de toneladas, con un aumento del 29% respecto a igual período del año anterior, de las cuales 6,3 millones tuvieron como destino a la región (con un crecimiento del 5%).


Ir al principio de la nota