Ir a la página principal
Sectores económicos

Crece el financiamiento a la industria

En los dos últimos años fue significativo el aumento de la participación de la actividad industrial en el saldo de crédito total de las empresas. Esta positiva evolución se observó en especial en la zona del centro del país y en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, regiones en la que la proporción de los préstamos a la industria aumentó 9,2% y 7% respectivamente desde fines de 2010, hasta representar 39% y 34% del total al cierre de 2012. Así lo destaca un reciente informe del Banco Central de la República Argentina (BCRA) al analizar la evolución de los préstamos al sector privado.

ImagenLa actividad industrial aumentó su participación en los préstamos otorgados al sector privado.
Según el informe, el crecimiento de las financiaciones a la industria “se produce en el marco de las medidas impulsadas por el BCRA tendientes a estimular la inversión: la Línea de Créditos para la Inversión Productiva (LCIP) y el Programa de Financiamiento Productivo del Bicentenario”. Respecto a este último, al cierre de abril los 14 bancos intervinientes “habían asistido a 289 empresas, acreditándoles 4.560 millones de pesos (más del 70% de los 6.921 millones adjudicados “a esas entidades financieras). Por otra parte, y desde el momento de su implementación hasta el cierre de 2012, en el marco de la LCIP se habían desembolsado 16.764 millones de pesos”, más de la mitad colocados en MiPyMES. Las financiaciones al sector industrial y a la producción primaria representaron casi el 60% del monto total de préstamos desembolsados.

El trabajo del BCRA también destaca “el dinamismo que vienen mostrando las financiaciones otorgadas bajo la forma de contratos de leasing” que aceleraron su ritmo de expansión mensual al registrar en marzo un aumento de 2,3% (165 millones de pesos), mientras que la tasa de variación interanual continuó incrementándose y en ese mes alcanzó a 21,7%. Este crecimiento es justificado en gran medida, “por el impulso proveniente de la LCIP ya que algunos de estos préstamos se canalizan a través de operaciones de leasing”.

En otro orden, a partir del 2 de mayo entró en vigencia la Resolución 50/2013 de la Secretaría de la Pequeña y Mediana Empresa y Desarrollo Regional que modificó la normativa que define la condición de MiPyME. De acuerdo con el texto de la resolución, ahora están comprendidas aquellas empresas que registren los siguientes montos máximos de ventas anuales (pudiendo deducirse hasta el 50% del valor de sus exportaciones) según el sector de actividad: 54 millones de pesos para el sector agropecuario; 183 millones para la industria y la minería; 250 millones para el comercio; 63 millones para los servicios y 84 millones de pesos para la construcción.

Teniendo en cuenta que la nueva norma “más que duplicó el monto máximo de ventas requerido” anteriormente, el BCRA modificó parcialmente la disposición sobre la proporción que los bancos involucrados deben otorgar a las MiPyMES durante el primer semestre de 2013 en el marco de la LCIP, quedando establecido que “al menos la mitad del cupo previsto (50% del total) deberá ser acordado con empresas que eran consideradas MiPyMES de acuerdo al criterio vigente hasta el 30 de abril” (24,1 millones de pesos sector agropecuario; 82,2 millones industria y minería; 28,3 millones servicios y 37,7 millones de pesos para el sector de la construcción).


Ir al principio de la nota