Ir a la página principal
Secciones
Miércoles 22 de Noviembre, 2017
Sectores económicos

Crecen la producción, el consumo regional de acero y también las importaciones.

El mercado regional del acero durante el primer semestre de 2017 tuvo un resultado positivo. La producción de acero crudo creció 11% y la de laminados 4%, respecto del mismo período del año pasado, en tanto el consumo registró una expansión de 4%.Así lo informó la Asociación Latinoamericana del Acero (ALACERO), al tiempo que alertó que “este escenario se ve afectado por las importaciones que abastecieron en un 33% el consumo regional, aumentando tres puntos porcentuales respecto de los primeros seis meses de 2016 (30%).

ImagenMejoras en la producción y el consumo latinoamericano de productos siderúrgicos
La producción de acero crudo en la región superó las 31,6 millones de toneladas en los primeros seis meses de 2017, un 11% por encima del registro de igual período del año anterior. Brasil continúa liderando el ranking con una producción de 16,7 millones de toneladas, lo que representa el 53% del total regional. Similar situación se verificó en la producción de acero laminado , ya que el socio mayor del Mercosur ,con 31,6 millones de toneladas, justificó en el primer semestre del año en curso también el 53% del total elaborado en América Latina.

Por otra parte, el informe de ALACERO destaca que el aumento del consumo de acero laminado regional en el período analizado, que llegó a 33,1 millones de toneladas-4% superior al primer semestre de 2016- tuvo como principales responsables, tanto en términos absolutos como porcentuales, a México, Colombia y Chile. Del total del consumo latinoamericano, 19,1 millones de tonelada(58%) corresponden a productos planos;13,7 millones (41%) a productos largos y 585 mil toneladas a tubos sin costura.

La balanza comercial regional de la industria del acero profundiza su saldo negativo. En el primer semestre de 2017 el saldo negativo en volumen fue de 6,2 millones de acero laminado, un 17% mayor al registrado en el periodo enero-junio del año anterior, como resultado de exportaciones que ascendieron a 4,7 millones (9% por encima del registro del mismo período del año anterior) e importaciones que sumaron 10.9 millones de toneladas (13% más que en el primer semestre de 2016). Al respecto, ALACERO sostiene que “actualmente, las importaciones de laminados representan 33% del consumo de la región, lo que trae aparejados desincentivos para la industria local, fricciones comerciales y pone en riesgo fuentes de trabajo”. Sin nombrar en esta oportunidad a China, que sigue siendo la principal responsable de la preocupación de los industriales siderúrgicos latinoamericanos.


Ir al principio de la nota