Ir a la página principal
Procesos de integración

De Socios & Asociados

En 2008 el comercio de bienes de América Latina pasó por dos etapas claramente diferenciadas. Durante el primer semestre, las exportaciones se incrementaron a ritmo creciente como consecuencia de la coyuntura alcista que atravesaron varios mercados de productos básicos que conforman la oferta externa de la región (petróleo, minerales, alimentos y materias primas agropecuarias). Las importaciones, por su parte, impulsadas por los aumentos de precios, al dinamismo de la actividad interna y las apreciaciones monetarias en varios países, mantuvieron y/o superaron los niveles del año anterior.

ImagenesCuadro de comercio exterior de Brasil, por área geográficaCuadro de comercio exterior de Paraguay, por área geográficaCuadro de comercio exterior de Uruguay, por área geográficaCuadro de comercio exterior de Chile, por área geográfica
Sin embargo en el segundo semestre, y en especial a partir de septiembre, los registros positivos cambiaron de signo, fundamentalmente por “la agudización del clima de incertidumbre financiera mundial”.

Pese a ello, en términos de promedio anual, al cierre de 2008 el balance mostró una aceleración del ritmo de crecimiento del valor de las exportaciones e importaciones de bienes, con un aumentó en torno de 18,3% y 23% respectivamente, mientras que el total del comercio exterior de bienes habría alcanzado la cifra récord de 1,8 billones de dólares y el saldo positivo superado los 48 mil millones de dólares.

¿Cómo se comportó el comercio exterior de los países socios y asociados de la Argentina en el Mercosur? Con el aporte de informes de la Asociación Latinoamericana de Integración (ALADI) presentamos un apretado resumen de su evolución en 2008.

BRASIL

El comercio exterior de Brasil registró una importante expansión durante 2008, tanto de las exportaciones, que crecieron a una tasa significativa (23,2%), como de las importaciones, que lo hicieron a un ritmo aún mayor (43,6%). Como resultado de estas variaciones, el superávit comercial experimentó una importante reducción, pasando de 40.032 a 24.746 millones de dólares, principalmente por la caída en el superávit extrarregional.

En materia de ventas externas, la colocación de productos básicos mostró el mayor dinamismo (39,9%), mientras que la de semimanufacturados mostró un importante incremento (22,7%), quedando relegada la exportación de productos manufacturados (9,1%). El incremento del valor de las ventas se debió a la suba de precios de los productos (26,3%) que más que compensó la leve caída de las cantidades (-2,5%), comportamiento que se repitió en forma similar en las tres grandes categorías mencionadas.

En cuanto a las importaciones, la el crecimiento a tasas significativas alcanzó a todas las categorías de productos: combustibles y lubricantes (54,8%); bienes de capital (41,3%); bienes de consumo (38,9%) y materias primas y productos intermedios (38,6%).

PARAGUAY

Por su parte, el comercio exterior global de Paraguay se caracterizó en 2008 por una muy fuerte expansión, tanto de las exportaciones (59,2%) como de las importaciones (51,9%). Como resultado de la mayor variación absoluta de las compras externas, el déficit comercial se incrementó significativamente pasando de 2.792 a 4.037 millones de dólares.

El buen comportamiento que mostraron las ventas obedeció al fuerte incremento de las colocaciones de los principales productos exportados: semilla de soja (68,8%), carne (68,9%), harina de soja (161,3%) y aceites de soja (216,5%). La única excepción correspondió al rubro cereales, cuyas exportaciones se mantuvieron estables (0,6%). Cabe señalar también que se contrajeron las colocaciones en el exterior de algunos productos aunque con menor incidencia, destacándose entre los mismos: cueros ( 50,6%) y fibras de algodón (-59,2%).

El fuerte dinamismo de las importaciones en el período se produjo en un contexto de significativa expansión de la actividad económica (el PIB creció un 6,5% en los primeros nueve meses) y de una significativa apreciación real de la moneda nacional (la reducción del índice del tipo de cambio efectivo real fue de 13% en el año). El incremento de las importaciones se extendió a todas las categorías de bienes: de consumo (43,8%), intermedios (58,2%) y de capital (47,7%). Entre los diferentes rubros destacaron por su contribución: combustibles y lubricantes (69,4%); máquinas y aparatos eléctricos (59%); y vehículos, tractores y sus partes (93,4%).

URUGUAY

En 2008 el comercio exterior de Uruguay Tuvo como rasgo distintivo un crecimiento muy significativo de sus importaciones (58,7%) y uno también importante, aunque algo menor, de sus exportaciones (32,3%), respecto al año anterior. Como resultado del mayor incremento de las compras, el déficit comercial aumentó en forma importante, pasando de 1.132 a 2.984 millones de dólares.

El incremento de las ventas se explica en partes iguales por el gran dinamismo de las exportaciones tradicionales (52,3%) y por el alza también importante, aunque menor, de las no tradicionales (24,5%). Las ramas con mayor incidencia en el aumento global fueron las siguientes: frigorífica (47%), agrícola (59,2%), molinería (61,6%), extracción de madera (92,5%) y lácteos (28,3%).

Las importaciones de las diferentes categorías de productos se expandieron a ritmos diversos: bienes de consumo (33,5%), intermedios (60,8%) y de capital (90,1%). Se destacaron por su incidencia el aumento de las compras de los siguientes rubros: petróleo y destilados (106,2%); suministros industriales elaborados (35,1%); maquinaria y equipos privados (65,1%); y equipo de transporte privado (212,2%).

BOLIVIA

El comercio exterior global de Bolivia también se caracterizó en 2008 por un crecimiento muy significativo tanto de las exportaciones (43,1%) como de las importaciones (44,3%), respecto al año anterior. Como resultado del mayor incremento de las ventas en términos absolutos el superávit comercial aumentó, pasando de 1.403 a 1.966 millones de dólares en el período considerado.

El crecimiento de las exportaciones se extendió a todos los grandes sectores: extracción de hidrocarburos (53,3%); agricultura, ganadería, caza, silvicultura y pesca (43,8%); extracción de minerales (43,7%); e industria manufacturera (23,4%). A nivel de productos se destacaron las contribuciones al aumento global de las ventas de gas natural (58,9%) y, en menor medida, de mineral de plata (135,3%). Según destino de las ventas, cabe destacar, por su contribución, las ventas a Brasil (73,9%) y Corea del Sur (309%), las que en conjunto explican 91% del aumento global.

La expansión de las importaciones abarcó a todas las categorías económicas: combustibles y lubricantes (96,4%); suministros industriales (46%); bienes de capital (42,5%); equipos de transporte (37,2%); artículos de consumo (31,6%); y alimentos y bebidas (25,6%).

CHILE

La nota disonante la dio Chile, cuyo comercio exterior tuvo en 2008; un comportamiento heterogéneo de sus flujos comerciales, mientras las importaciones crecieron un 32,5%, las exportaciones lo hicieron en apenas un 5,1%. Como resultado, el superávit comercial se redujo significativamente, pasando de 22.893 a 12.337 millones de dólares.

Las exportaciones registraron una performance disímil por grandes sectores: las ventas del sector minero –el mayor sector exportador (con el 61% del total)- se redujeron (-8,4%); las industriales crecieron (12,7%); y las agropecuarias, silvícolas y pesqueras mostraron una expansión significativa (23%). Dentro del primer grupo, las exportaciones de cobre disminuyeron un 9,2% y las de oxido y ferromolibdeno lo hicieron en un 11,9%. En contraste, los principales rubros no mineros experimentaron crecimientos significativos: productos químicos (26,1%); sector frutícola (23,4%); productos metálicos, maquinaria y equipo (22,4%); alimentos (15,2%); sector frutícola (22%); y celulosa, papel y otros (12,5%).

El buen desempeño de las importaciones abarcó a todas las categorías: bienes de consumo (19,7%), bienes intermedios (34,4%) y bienes de capital (31,2%). Cabe destacar que el incremento de las importaciones de combustibles y lubricantes (44,8%) dio cuenta del 35% del aumento global de las compras externas.√

Ir al principio de la nota