Ir a la página principal
Economía internacional

Del “peso” de la demanda interna y las exportaciones en la región

A pesar de la alta incertidumbre y volatilidad en el contexto internacional, un reciente informe de la CEPAL mantuvo la previsión de crecimiento para la región del 3,7% para el año completo, luego de alcanzar una tasa del 4,3% en 2011. El trabajo prevé que “el impacto de la actual crisis financiera europea, así como la desaceleración de China y la positiva pero baja expansión de Estados Unidos, será diferenciado en los países, según la importancia relativa de los mercados de destino de sus exportaciones y su estructura exportadora”.

ImagenTasas de variación del PBI de América Latina y el Caribe. Años 2008-2012.
El “Informe macroeconómico de América Latina y el Caribe” proyecta que las economías con mayor crecimiento serán Panamá (8,0%) y Haití (6,0%), seguidas de Perú (5,7%), Bolivia (5,2%) y Costa Rica (5,0%). Venezuela crecerá 5,0%, mientras que Chile anotará una expansión de 4,9%, México 4,0%, Argentina 3,5% y Brasil 2,7%.

Según el trabajo de la CEPAL “en los primeros meses de 2012 el crecimiento estuvo asociado al aumento de la demanda interna. El sector servicios, en particular el comercio, se mantuvo como uno de los más dinámicos. El consumo privado explica la mayor parte del alza del Producto Interno Bruto (PBI) de la región, con base en una favorable evolución del empleo y los salarios, junto con la continuada expansión del crédito y, en el caso de algunos países, el aumento de las remesas provenientes principalmente de los Estados Unidos”. En el citado período la inflación mantuvo su tendencia a la baja y acumula a abril de 2012 una variación anual de 5,5%, en comparación con tasas de 6,7% y 7%, a marzo y diciembre de 2011, respectivamente.

Por su parte, la caída en los precios de los principales productos básicos de exportación provocó una desaceleración del valor de las ventas externas de la región durante el primer trimestre de 2012. “La tasa de variación interanual de las exportaciones pasó de un máximo de 29,3% en el segundo trimestre de 2011 a 10,4% en el primer trimestre del corriente año. A ello contribuyó que las ventas a los países europeos han sufrido un importante deterioro desde principios de 2011 ante la crisis de deuda que aqueja a esta región y la consecuente disminución de su actividad económica”.

La CEPAL prevé que la relativa desaceleración del crecimiento económico mundial esperada para 2012 llevará a que el comercio internacional de la región aumente a tasas menores que en 2011. Las exportaciones crecerán 6,3% este año, mientras que el dinamismo de la demanda interna incidiría en un crecimiento mayor, de 10,2%, de las importaciones. Con esto, el superávit comercial pasaría de 1,3% del PBI en 2011 a 0,7% en 2012.

En el informe se advierte que la posibilidad de un escenario externo más adverso para 2012-2013 no debe ser descartada. De suceder, “esto podría significar una interrupción de los flujos financieros hacia la región y la suspensión de líneas de crédito bancarias en el exterior, con consecuencias de caídas en los mercados de valores y depreciación de las monedas, además de una reducción de las exportaciones y de la inversión”.

Ante el contexto internacional incierto, la CEPAL considera que se justifica una política macroeconómica prudente y cautelosa, así como fortalecer políticas contracíclicas (diferentes de país a país) para evitar entrar en una etapa de desaceleración. Y en sus “reflexiones finales”, el documento destaca que América Latina cuenta con la capacidad para responder ante un escenario que se deteriore: “la inflación es baja; las reservas internacionales son altas; la deuda pública, interna y externa, es baja (con la excepción del Caribe); se ha recuperado el espacio fiscal (aunque no al nivel que existía antes de la crisis 2008/9), y existe una creciente experiencia con políticas macroprudenciales efectivas”. En síntesis, y si estas condiciones se mantienen, la región seguirá creciendo.


Ir al principio de la nota