Ir a la página principal
Sectores económicos

Del debe y del haber

“Resulta decisivo racionalizar el sistema tributario, haciendo más eficiente el gasto público de manera que se liberen las fuerzas productivas y se evite que el costo del ineficiente o del que evade impuestos lo absorba quien cumple con sus obligaciones” sostuvo el presidente de la Asociación de Bancos de la Argentina (ABA), Claudio Cesario, en un agasajo al periodismo con motivo de la culminación del año. Y agregó: “Con la actual cantidad de impuestos distorsivos (por ejemplo el impuesto al cheque), las cargas a nivel provincial y municipal que se agregan y se inventan para financiar déficits y una presión impositiva general, como dijo el presidente Macri, superior a la de la región, difícilmente lograremos la competitividad estructural” que, momentos antes, había definido como el gran desafío del país.

ImagenClaudio Cesario, presidente de ABA.
Al pasar revista a la gestión de las actuales autoridades nacionales en su primer año de gobierno, el titular de ABA afirmó que “los cambios han sido relevantes y hoy estamos transitando el camino a la normalización necesaria de la economía que no es fácil ni rápido. Es más, requiere de la responsabilidad y el compromiso de todos los actores económicos del sector privado”.

En otro tramo de su discurso, Cesario señaló que en un rápido balance de la nueva política monetaria y financiera llevada adelante por el Banco Central pueden reconocerse “algunos logros importantes: la reducción de la expansión de la base monetaria del 40% al 28%, un paso importante para disminuir la inflación y consecuentemente bajar la tasa de interés; los avances en materia de inclusión y educación financiera, como la flexibilización para la apertura de sucursales, la convergencia de las operaciones bancarias hacia la telefonía celular, la normativa para fomentar las transferencias electrónicas y la posibilidad de que los jóvenes menores de 18 años pueden abrir, bajo la titularidad de un mayor, una cuenta bancaria”.

Para el presidente de ABA el sistema financiero sigue siendo sólido y sano, pero está pendiente la asignatura de agrandar su tamaño “a partir de recuperar el ahorro y mejorar la confianza de los agentes económicos, tanto de quienes colocan sus ahorros como los tomadores de créditos. Argentina tiene que romper la relación habitual de 16% del PBI en materia de depósitos y 12% de préstamos, y avanzar decididamente al nivel de desarrollo que ostenta los países de la región”.


Ir al principio de la nota