Ir a la página principal
Economía internacional

El G20 enfrenta demasiados interrogantes

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico -OCDE - reconoce que los motores del crecimiento se están frenando y que los bajos precios del petróleo, la recesión en varios países emergentes, las dificultades crecientes en los intercambios comerciales, las fluctuaciones de la moneda china, el Brexit, la campaña de Donald Trump a la presidencia de los Estados Unidos, el retroceso que sufre el tratado de libre comercio entre los Estados Unidos, Francia y Alemania más la crisis migratoria encienden las alarmas en un proceso de globalización que se soñaba imparable.

ImagenDos días de reuniones en China
Hangzhou, una ciudad en rápido crecimiento que aloja a cerca de 9 millones de personas y se encuentra al sudoeste de Shanghái en China, es la sede del encuentro de los líderes de 19 países más la Unión Europea que, en conjunto, representan el 84% de la economía mundial.

El G20 está constituido por siete de los países más industrializados (Alemania, Canadá, Estados Unidos, Francia, Italia, Japón y Reino Unido) grupo al que se suma Rusia, Arabia Saudita, Argentina, Australia, Brasil, China, Corea del Sur, India, Indonesia, México, Sudáfrica y Turquía, además de la Unión Europea como bloque económico.

Según el Secretario General de la OCDE, José Ángel Gurría, es valioso que China haya puesto el tema del crecimiento en el centro de la agenda de la Cumbre porque la economía mundial arrastra 8 años de crisis. Que en ésta ocasión el tema central sea "Hacia una Economía Mundial Innovadora, Vigorizada, Interconectada e Inclusiva" es pensar en los problemas verdaderos, dijo el mexicano Gurría a la agencia de noticias Xinhua, mientras señalaba los altos niveles de desempleo y la desigualdad económica creciente en todo el mundo.

Aunque los encuentros informales superen en cantidad y, es posible, en éxito a las reuniones planificadas, dos días parecen escasos para acordar los medios que reencaucen un crecimiento mundial que el FMI contrae del 3,4 al 3,1% como consecuencia del voto británico para salir de la Unión Europea.

La necesidad de disminuir la incertidumbre es considerada esencial para atraer inversiones dijeron por enésima vez los ministros de comercio previamente reunidos en Shanghai repitiendo lo ya dicho por sus colegas de finanzas en Chengdu. “Remarcamos con inquietud que, a pesar de las repetidas promesas efectuadas en el G20, hay cada vez más medidas restrictivas que afectan al comercio y los servicios” han dicho en la declaración final los ministros reunidos pre G20, mientras re-instalaban a la libertad de los mercados como la piedra fundamental para instituir la confianza. Como era de prever, el mismo aire de liberalidad (para los demás) también se enseñoreó de los discursos en Hangzhou, y lo hizo aunque el mundo desarrollado, en los hechos, siga mostrándose esquivo.

De todos modos y como muestra de compromiso con el establecimiento de un crecimiento más equilibrado, se aprobó avanzar en dos cuestiones sensibles: moderar el cambio climático y renovar los contratos fiscales entre los países con la idea de frenar la erosión de las bases fiscales, lograr aumentar la transparencia y luchar contra los paraísos fiscales.


Ir al principio de la nota