Ir a la página principal
Economía internacional

El acuerdo de Bali

¡Lo hicimos, hemos logrado lo que muchos dijeron que no se podía hacer! exclamó eufórico el ministro de Comercio de Indonesia, Gita Wirjawan, al anunciar que, cuando todo parecía condenado al fracaso, la Conferencia Ministerial de la Organización Mundial del Comercio (OMC) reunida en Bali en los primeros días de diciembre pasado, había logrado el primer acuerdo global desde la creación del organismo internacional en 1995, abriéndose así una nueva etapa en materia de negociaciones comerciales multilaterales. El documento final contempla un conjunto de medidas sobre facilitación del comercio, seguridad alimentaria y apoyo al acceso a los mercados de los países menos adelantados.

ImagenGita Wirjawan y Roberto Azevedo, satisfechos por el acuerdo.
El acuerdo -o “paquete Bali”- fue muy difícil de cerrar, como lo refleja el hecho de que la reunión prevista para tres días duró cuatro. No faltaron los cruces entre los Ministros de Relaciones Exteriores y de Comercio de los 160 países miembros de la OMC (en la conferencia se aprobó el ingreso de Yemen). Por ejemplo, la representación de los Estados Unidos (EE.UU.), que mantienen importantes subsidios para su producción agrícola, cuestionó con dureza la política de India de acumular stocks con el pretexto de asegurar el abastecimiento de alimentos básicos, en contravención con las reglas de la OMC. A su vez, India comparó el nivel de protección de su agricultura con el de Europa y los EE.UU. Mientras el país asiático la subsidia con 15.500 millones de dólares, el viejo continente lo hace con 60.000 millones y el “Norte” con 75.000 millones de dólares.

En el debate, la representación india sostuvo que no habría avances en el acuerdo sobre el levantamiento de las barreras administrativas y técnicas al comercio si no se aceptaba su exigencia, compartida por un grupo de 35 países, de que no fueran cuestionadas las ayudas otorgadas a la producción agrícola en el marco de los programas de existencias públicas con fines de seguridad alimentaria. Superado el conflicto con la incorporación de una cláusula que favoreció el reclamo de India, con la salvedad de que los stocks no podían desviarse a la exportación, el acuerdo estuvo nuevamente a punto de naufragar cuando Cuba, Bolivia, Venezuela y Nicaragua protestaron por la eliminación de una referencia al embargo estadounidense contra la isla, que contenía la versión preliminar de la declaración final. El incidente provocó el alargamiento de la reunión y el acuerdo llegó con una solución de “avenencia”, consistente en la introducción de un párrafo que ratifica el principio de no discriminación de las mercancías en tránsito.

Emocionado, y luego del sonoro aplauso que saludó la lectura del documento final, el gran artífice del éxito de la reunión, el director general de la OMC, el brasileño Roberto Azevedo, sostuvo que el acuerdo representa un paso muy importante hacia la realización del ambicioso proyecto para liberalizar el comercio mundial iniciado en Doha en 2001. Si bien se reconoce que el “paquete Bali” (ver recuadro) solo representa el 10% del programa de reformas aprobado hace más de una década, Azevedo destacó que “es un escalón más para completar la Ronda Doha y servirá de hoja de ruta para lograr su culminación”.

Otras decisiones aprobadas

En la Conferencia Ministerial los representantes de los países miembros adoptaron, además, cinco decisiones relativas a la labor ordinaria de la OMC:
  • En materia de propiedad intelectual, convinieron en no presentar reclamaciones “no basadas en una infracción” en el marco del proceso de solución de diferencias de la OMC (“no basadas en una infracción” es una forma abreviada de referirse a la cuestión técnica de si puede haber fundamento jurídico para presentar una reclamación al amparo del acuerdo vigente sobre la propiedad intelectual aunque este no haya sido violado).
  • Acordaron una prórroga similar en lo que respecta al comercio electrónico: ya que se decidió no imponer derechos de aduana a las transmisiones electrónicas. En el Programa de Trabajo también se alienta a continuar los debates sobre el comercio electrónico en relación con las cuestiones referentes al comercio, con el desarrollo y con las nuevas tecnologías.
  • También acordaron prestar especial atención a las cuestiones relacionadas con las pequeñas economías y encomendaron al Comité de Comercio y Desarrollo que considere las propuestas relativas a las pequeñas economías y formule recomendaciones al Consejo General.
  • Reafirmaron su compromiso con la Ayuda para el Comercio, una iniciativa encaminada a prestar asistencia a los países en desarrollo, y en particular a los países menos adelantados, en relación con el comercio, al tiempo que expresaron su satisfacción por los progresos realizados desde el inicio del programa en 2005 y encomendaron que se lo siga apoyando.

Por otra parte, los países miembros dispusieron que sus delegaciones en Ginebra sigan examinando -en cumplimiento del mandato impartido en la Declaración de Doha en 2001- la relación entre el comercio y la transferencia de tecnología y formulen recomendaciones sobre las medidas que cabría adoptar para incrementar las corrientes de tecnología hacia los países en desarrollo.

Repercusiones en la región

En un comunicado de prensa, el Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto de nuestro país ponderó los importantes avances en seguridad alimentaria, agricultura y simplificación de procedimientos aduaneros para facilitar el comercio, entre otros asuntos y destacó que “la Argentina, con fuerte apoyo del Grupo de los 20, logró incluir, entre las decisiones de Bali el compromiso político de todos los miembros de la OMC de ejercitar la mayor autorestricción con respecto al recurso a subsidios de exportación”.

Por su parte, el canciller Héctor Timerman anticipó que “los compromisos asumidos en Bali en materia de facilitación del comercio, serán implementados en nuestro país una vez que los elementos incluidos en la declaración sobre subsidios a la exportación se transforman en un instrumento legal de carácter obligatorio para los países desarrollados que distorsionan el comercio y afectan nuestras ventas en el exterior”.

En Brasil, Itamaraty destacó que en Bali se reabrió “el camino para la actualización y el fortalecimiento del sistema multilateral de comercio”, mientras que la Confederación Nacional de la Industria (CNI) sostuvo que el sector fabril brasileño gana con el acuerdo de facilitación del comercio ya que reducirá la burocracia, se agilizarán los empaques y disminuirán los costos aduaneros”. Un vocero de la entidad señaló que “los industriales vamos a tener más acceso a la información sobre procedimientos de tránsito y clasificación de mercancías, aranceles y restricciones antes de llegar con el producto a territorio extranjero”.

RECUADRO

Los principales puntos del acuerdo logrado en Bali que, a juicio del director general de la OMC, “no es el final sino un comienzo, son los siguientes:

Facilitación del comercio
  • Se propone introducir medidas destinadas a volver el comercio internacional más eficiente y barato, incrementar la velocidad de los trámites aduaneros, mejorar la transparencia, reducir la burocracia y la corrupción, y aprovechar los avances tecnológicos.
  • Los países en desarrollo recibirán ayuda para mejorar la infraestructura y entrenar a funcionarios y operadores.

Agricultura
  • Varios programas relacionados a la reforma agraria y a la seguridad de los medios de subsistencia se incluirán dentro de los programas de servicios generales de la llamada Caja Verde, no quedando sujetos a compromiso de reducción. Se trata de: a) rehabilitación de tierras, b) conservación de suelos y gestión de recursos, c) gestión de las situaciones de sequía y de las inundaciones, d) programas de empleo rural, e) expedición de títulos de propiedad y f) programas de asentamientos de agricultores.
  • Se estableció la llamada ‘cláusula de paz’, mediante la cual los países miembros se abstendrán de cuestionar mediante el Mecanismo de Solución de Diferencias de la OMC las ayudas otorgadas a los cultivos alimentarios esenciales tradicionales en el marco de programas de constitución de existencias públicas con fines de seguridad alimentaria.
  • Se introducirán mejoras en la administración de cuotas a fin de garantizar su total cumplimiento.
  • Los países miembros se comprometieron a asegurar que se mantenga el progreso en la eliminación paralela de todas las formas de subvenciones a la exportación.

Ayudas al desarrollo
  • A los países menos adelantados se les otorgará acceso a los mercados de los países desarrollados, libre de aranceles y cuotas.
  • Se simplificarán las normas de origen preferenciales para aquellos países con menor grado de desarrollo.
  • Se introducirá una exención relativa al trato preferencial en el sector de los servicios para facilitar el acceso de los países menos adelantados a los mercados de los países desarrollados.
  • Se implementará un mecanismo de vigilancia del Trato Especial y Diferenciado para monitorear el tratamiento especial otorgado a los países menos avanzados.

Fuente: “En contacto”, edición del 9 de diciembre, Cámara de Exportadores de la República Argentina.


Ir al principio de la nota