Ir a la página principal
Economía internacional

El comercio intrarregional en lenta declinación

A partir del segundo semestre de 2013, el comercio entre los países miembros de la Asociación Latinoamericana de Integración (ALADI) experimentó “una leve tendencia negativa” que se mantuvo en el primer trimestre de 2014: el comercio intrarregional, medido según las exportaciones registró un retroceso de -3,5%, como resultado de una combinación simultánea de trece caídas y siete crecimientos, tomando en consideración el intercambio de los diez países con que se contaba información oficial al cierre del relevamiento (Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Ecuador, México, Paraguay, Perú y Uruguay), manteniéndose en torno del 16,5% del total comerciado. Con el “Resto del Mundo”, el déficit se elevó considerablemente.

En un informe sobre el comercio exterior regional en el primer trimestre de 2014, la ALADI señala que entre las exportaciones intrarregionales se destacaron por su dinamismo las originarias de Paraguay (53,8%), seguidas por las correspondientes a Ecuador (14,5%) y en menor medida, las ventas de Colombia (4,9%), Uruguay (3,4%) y Chile (1,3%). Todas las restantes se contrajeron, en general de forma moderada, destacándose las mayores caídas relativas de la Argentina (-14,1%), Brasil (-7,3%) y México (-7,3%). Por su parte, en las compras intrarregionales los únicos incrementos correspondieron a las realizadas por Uruguay (17,1%) y Bolivia (2,4%). El resto cayeron, sobresaliendo en términos relativos el retroceso de las importaciones de Perú (-14,5%), la Argentina (-13,3%), Chile (-13,1%), Colombia (-9,3%), Brasil (-8,4%) y Ecuador (8,1%), siendo en las compras argentinas, brasileñas, chilenas y peruanas las variaciones que tuvieron mayor incidencia en el comportamiento de las importaciones intrarregionales. Los siete países que registraron superávit en el período de su comercio intrarregional fueron la Argentina, Bolivia, Brasil, Colombia, México, Ecuador y Paraguay. De ellos, solamente los dos últimos revirtieron un déficit que registraron en el primer trimestre del año anterior. En tanto, los principales cambios en términos absolutos fueron la reducción del déficit comercial chileno y la reversión del saldo negativo del intercambio paraguayo: En el primero, como resultado de una reducción de las compras a la región; en el segundo, en cambio, por un aumento de las ventas intrarregionales.

El informe subraya que “la heterogeneidad de comportamientos que se registraron en el comercio intrarregional también se observa analizando las diferentes relaciones bilaterales entre los 10 países miembros: de los 150 flujos bilaterales solo 66 registraron un crecimiento (49 de ellos fueron a tasas superiores al 10%).

Los flujos bilaterales que más crecieron en términos absolutos en los primeros tres meses de 2014 fueron los correspondientes a las exportaciones de Colombia y Ecuador a Panamá, y de Venezuela a Uruguay. En un segundo nivel se destacan las exportaciones de Brasil a Chile, y de Paraguay a la Argentina y Uruguay.

En sentido contrario, concluye el capítulo del trabajo dedicado al comercio intrarregional, es importante la incidencia de la caída de las ventas de nuestro país a Brasil, Chile y Colombia, así como de Brasil y Bolivia a la Argentina. En este último caso, las mismas se encuentran afectadas por una subvaloración de las compras argentinas de gas natural debido a un problema de falta información.

... y con el Resto del Mundo

Por su parte, el déficit comercial de la región con el Resto del Mundo aumentó en forma significativa, pasando de 6,8 a 12,4 mil millones de dólares en el período considerado.

Las ventas extrarregionales de la ALADI cayeron levemente -0,5%- como resultado de la combinación de evoluciones diversas a nivel de los diferentes países. De igual forma, el aumento de las importaciones desde el Resto del Mundo -2,6%- no se extendió a todos los países miembros.

En este contexto, se destacaron las exportaciones extrarregionales de Bolivia (11,2%), por su mayor incremento relativo, y de México (3,4%) y Ecuador (2,7%). En cambio, se redujeron las ventas al Resto del Mundo de los restantes países, siendo más notorias las caídas correspondientes a Paraguay (-23,5%) y Perú (-14,4%) por su magnitud.

“Las variaciones con mayor incidencia en el comportamiento global, aunque operando en sentido contrario, fueron las correspondientes a la expansión de las exportaciones mexicanas y a la reducción de las ventas de Perú”.

En las importaciones extrarregionales se destacaron por su mayor dinamismo las realizadas por Bolivia (22,8%) y, en menor medida, por Colombia (8%) y Uruguay (9,3%), mientras que las únicas que se contrajeron fueron las correspondientes a Paraguay (-7%) y Chile (-3,7%), aunque ambas de forma moderada. México fue el país que más incidió en el incremento de las compras al Resto del Mundo, dando cuenta en conjunto de 59,3% del aumento global.

El análisis por destino muestra que las ventas dirigidas a China (18,7%) y a los Estados Unidos (2,2%) fueron las únicas que crecieron en el período y que cayeron las exportaciones a Otras Áreas (-11,6%), Canadá (-9,9%), Unión Europea (-7,6%), las Economías de Reciente Industrialización (-7,2%) y Japón (-5,2%). En el caso de las importaciones extrarregionales se verificó un aumento desde todos los orígenes con excepción de Japón (-7,2%) y la Unión Europea (-1%). Los mayores incrementos relativos correspondieron a las adquisiciones en Otras Áreas (5,7%), China (5,1%) y, en menor medida, en los Estados Unidos (3,8%) y Centroamérica y Caribe (3,5%).

De acuerdo a su incidencia, se destacaron los aumentos de las importaciones desde los Estados Unidos y China, los que en conjunto dieron cuenta de un 91% del aumento global.

Por último, el informe señala que el déficit comercial extrarregional de la ALADI se explica principalmente porque los saldos negativos con China (15,7 mil millones de dólares), las Economías de Reciente Industrialización (9,3 mil millones de dólares) y la Unión Europea (8,3 mil millones de dólares), fueron compensados solo parcialmente por los superávits obtenidos, principalmente, con los Estados Unidos (19,5 mil millones de dólares) y, en menor medida, con Otras Áreas (2 mil millones de dólares).


Ir al principio de la nota