Ir a la página principal
Procesos de integración

El comercio intrarregional sigue en terapia

En 2016 el valor de las exportaciones de bienes de América Latina caerá casi un 5%. Según estimaciones de la CEPAL, a esta negativa evolución contribuyeron principalmente las ventas externas a los Estados Unidos y hacia la propia región (que explicarían 1,8 y 1,6 puntos porcentuales respectivamente de la caída total). Como resultado, el comercio intrarregional justificaría en 2016 menos del 15% del total exportado por América Latina y el Caribe, el valor más bajo desde 2002. En tanto, un relevamiento de la Asociación Latinoamericana de Integración (ALADI) sobre el comercio exterior en los primeros nueve meses de 2016 de diez países integrantes de la organización -la Argentina, Bolivia, Brasil, Colombia, Chile, Ecuador, México, Paraguay, Perú y Uruguay- , destaca que el intercambio comercial regional sufrió una importante contracción respecto a igual período del año anterior, tanto medido por las exportaciones (-10,7%) como según las exportaciones (-11,1%).

ImagenPersistente caída del comercio intrarregional
El trabajo de la ALADI señala que la caída del comercio exterior entre los países miembros fue bastante generalizada. Analizando los 20 flujos de exportaciones e importaciones intrarregionales de los 10 países considerados en el informe, se observa que 18 de los mismos evidenciaron una contracción. A su vez, más de la mitad de los mismos (10) registraron caídas significativas, con tasas negativas de 2 dígitos. Por su magnitud relativa sobresalen las caídas de las ventas intrarregionales bolivianas (-35,6%) y colombianas (-26%), seguidas por las mexicanas (-21,1%) y argentinas (-15,2%). En sentido contrario, se destaca el fuerte aumento de las exportaciones paraguayas a la región (21,5%) y, en menor medida, el incremento de las colocaciones chilenas (6,6%) en el mercado subregional.

Por su parte, dentro de las importaciones intrarregionales las mayores contracciones correspondieron a las compras de Ecuador (-28,6%), Brasil (-19,8%), Uruguay (-18,7%), Bolivia (-12,9%), Paraguay (-12,5%) y Chile (-10,6%). Las únicas importaciones que cayeron solo levemente fueron las peruanas (-0,4%), mexicanas (-1,1%) y argentinas (-2,3%).

Brasil, México y Paraguay fueron los únicos países superavitarios en su comercio con la región durante los primeros nueve meses de 2016. Esta situación es bastante diferente a la que se registraba en similar período del año anterior, en el cual la Argentina, Bolivia y Colombia, además de Brasil y México, presentaban saldo positivo.

En términos absolutos, los dos principales cambios que se registraron durante el período analizado en este informe fueron la ampliación del superávit brasileño y la reducción del superávit mexicano con la región, ambas variaciones de similar magnitud (2.500 millones de dólares). En segundo lugar, se destaca la reversión del superávit argentino en déficit; y en tercer lugar, la reducción del déficit chileno.

En el caso brasileño el cambio se explica, principalmente, por la reducción de las compras a la región. En los casos de México y Argentina se debe, fundamentalmente, a la fuerte caída de las exportaciones intrarregionales, y en el caso chileno a la combinación de un incremento de las ventas y a una contracción de las compras.

A nivel de las diferentes relaciones bilaterales, también predominaron los comportamientos contractivos del comercio. En este sentido, el informe sostiene que “104 de los 150 flujos bilaterales entre los países miembros de la ALADI registraron una caída del comercio en el período. A su vez, de los 46 que aumentaron, 28 lo hicieron de forma importante, a tasas de dos dígitos (de al menos 10%)”.

Los dos flujos bilaterales con mayor incidencia en la caída del comercio intrarregional fueron los correspondientes a las ventas de la Argentina a Brasil, y de Brasil a Venezuela, los que por sí solo explican el 13% y el 12% de la contracción global, respectivamente.


Ir al principio de la nota