Ir a la página principal
Sectores económicos

El desafío de consolidar la cadena de valor siderúrgica

Con la participación de más de 1.200 delegados -de los cuales 780 representaron a empresas y organizaciones del exterior- deliberó en Buenos Aires el 51º Congreso Latinoamericano de Siderurgia. Destacados especialistas y referentes de la industria del acero analizaron la evolución de la economía mundial y de la región en el periodo post-crisis y el desempeño del sector. No faltaron los llamados de atención por el crecimiento de las importaciones directas e indirectas de acero terminados, especialmente las provenientes de China.

ImagenCon más de 1.200 participantes, deliberó en Buenos Aires el ILAFA-51.
Una de las principales conclusiones del Congreso ILAFA-51, destacó que “América Latina ha atravesado la crisis con relativa estabilidad y hoy está entre las regiones con mayor crecimiento post-crisis tanto en términos de PBI, como de consumo de acero. Además, para los próximos años, el consumo de acero en América Latina presenta un potencial de crecimiento superior al promedio global. Mientras el consumo de acero de los países desarrollados está un 20-25% por debajo de los niveles históricos, América Latina proyecta para el 2010 una recuperación del consumo de acero del 24% alcanzando los niveles pre-crisis”.

También se hizo referencia a que la velocidad de la recuperación siderúrgica regional está fuertemente vinculada a la estabilidad macroeconómica; a los altos precios de los productos primarios de exportación; y al flujo de inversiones que viene recibiendo la región, y se ponderó que América Latina tiene además la capacidad productiva suficiente para cubrir adecuadamente en cantidad, calidad, y precio los requerimientos de los mercados locales y sostener también un nivel adecuado de exportaciones.

Por otra parte, se subrayó que la región verifica un crecimiento de las importaciones directas e indirectas de acero terminado más acelerada que sus exportaciones, aún cuando su nivel de competitividad es de los mayores del mundo. En este sentido, las exportaciones de acero de China hacia América Latina vienen creciendo fuertemente (en 2006 del total de las exportaciones de acero de China al mundo, un 3% tuvo como destino nuestra región; en el 2010 ese porcentaje ya alcanzó un pico del 15%).

En la apertura del Congreso, el presidente de la Organización Techint, Paolo Rocca, había señalado que “en un contexto de cambio estructural las enormes oportunidades que tiene la siderurgia latinoamericana están ligada a que nuestra región elija un camino de crecimiento que promueva la agregación de valor, el desarrollo industrial, la creación de empleo calificado, la incorporación de tecnología, la mejora en las infraestructura”.

Sobre el final de su disertación, Rocca convocó a las empresas del sector a “trabajar con nuestros clientes en la construcción de una agenda común, que busque los puntos de convergencia y formule propuestas de política económica, fiscal, e industrial. La expansión de nuestro mercado y de la demanda interna de acero tiene que ser un objetivo compartido, sea hacia otros materiales competitivos, sea promoviendo el crecimiento y las inversiones en nuestra cadena de valor. Asimismo tenemos que defender activamente nuestra industria de cualquier forma de competencia desleal, basada en el subsidio directo o indirecto”.

Ir al principio de la nota