Ir a la página principal
PYMES

El impacto de la alta inflación en la actividad de las PyMIS

En un informe especial de la Fundación Observatorio PyME sobre las perspectivas del desempeño productivo de las pequeñas y medianas empresas industriales en 2011 destaca que “a pesar de los esfuerzos por lograr mayores niveles de eficiencia mediante un uso más intensivo de las instalaciones, el nivel competitivo de las PyMIS en los mercados internacionales se ve afectado por la imposibilidad de trasladar a precios los aumentos percibidos en los costos directos de producción. Esta situación resultó en una importante caída del volumen de las exportaciones de las empresas del segmento y en una creciente orientación de las PyMIS hacia el mercado interno”. Y asegura que “con alta inflación y tipo de cambio prácticamente fijo, en 2011 volverá a reeditarse y aumentar esa orientación”.

El trabajo de la Fundación Observatorio PyME también se refiere a los efectos desorganizativos que provoca el contexto inflacionario en la actividad industrial de las pequeñas y medianas industrias. En ese sentido señala que “la imposibilidad de prever la evolución de precios y costos lleva a la economía a un estado de renegociación permanente de los contratos, que afecta especialmente a las empresas menos integradas verticalmente, es decir las PyMES, que por definición hacen uso intensivo de materias primas, partes y componentes externos a su propio proceso productivo. Esta situación, sumada a la incertidumbre propia de un año de elecciones presidenciales, dificulta la planificación de las inversiones más importantes. En este contexto, aunque la tasa de interés real sea baja y existan créditos subsidiados por el Estado, el nivel de inversión de las PyME industriales no podrá aumentar de manera decisiva en 2011”.

Por otra parte, “no hay perspectivas de que durante este año cambie el contexto contractual y de negociación aludido, que no será fácil de superar aún en el caso de que luego de finalizado el período electoral se adopte una clara política económica tendiente a enfrentar la inflación”.

Para los autores del informe “el difundido contexto de continua renegociación de los contratos (costos, precios, condiciones) entre los agentes económicos puede anular la eficacia de una política monetaria o fiscal antiinflacionaria. Tampoco lograría cambiarse este difícil escenario de renegociación permanente a partir de la fijación del tipo de cambio como instrumento antiinflacionario. La política económica necesaria para reducir las expectativas inflacionarias es compleja y necesita de una fuerte articulación institucional entre el sector público y el privado”.

En otro orden, durante la realización de la “Encuesta Estructural de PyMES industriales 2010” el 46% de las consultadas consideró que aumentarán sus ventas en el año en curso y, mientras que un 41% se mostró optimismo en cuanto a las expectativas sobre la concreción de inversiones en el período.

El informe consigna también que, así como la pérdida de competitividad provoca el desplazamiento de las PyMIS en los mercados externos, también “genera problemas para competir con productos importados en el mercado local”. En ese sentido, y si bien en 2010 la presión externa percibida por las empresas fue algo menos a la registrada un año antes -lo cual se debe, sin duda, a “los positivos resultados de las medidas adoptadas en materia de política comercial” -como las licencias no automáticas-, el informe subraya la importancia de las negociaciones y/o acuerdos con China y Brasil para determinar la evolución futura de la actividad industrial y en particular de los sectores más vulnerables ante la competencia de bienes que ingresan al país que son producidos en el exterior con menores costos o a gran escala.

Ir al principio de la nota