Ir a la página principal
Comercio exterior

El impacto de la devaluación venezolana en el comercio bilateral

El gobierno venezolano estableció desde el 8 de enero dos tipos de cambio en reemplazo de la anterior paridad de 2,1446 bolívares por dólar. Para las importaciones de “productos básicos” – sectores de la alimentación, salud, educación, maquinarias y equipos y ciencia y tecnología – el tipo de cambio es de 2,60 bolívares por dólar. Para el resto de bienes y productos es de 4,30 bolívares por dólar. Un trabajo de la consultora abeceb.com destaca que la devaluación podría afectar el 50% de las exportaciones argentinas con destino a Venezuela.

ImagenLos bienes de capital no se ven afectados por la devaluación
El informe de la consultora que dirige el economista Dante Sica señala que al mes de octubre pasado, las compras de Venezuela a la Argentina estaban compuestas mayoritariamente por alimentos, maquinaria agrícola e insumos para la industria. Del total importado en el 2009, el 11% corresponde a alimentos de origen animal, el 6,8% a aceite de soja, el 2,5% autopartes y repuestos de automóviles, el 6% a tubos sin costura, y el 2% a tractores, mientras que las exportaciones de Venezuela –que a octubre de 2009 llegaron a 9,5 millones de dólares, 0,03% del total de las compras externas de la Argentina- se concentraron en radiadores de automóviles (20%), manufacturas de aluminio (16%), combustibles y derivados (25%), y elementos para perforación (7%).

Según abeceb.com, los rubros afectados por la medida representarían para la Argentina la pérdida en ventas por alrededor de 500 millones de dólares, ya que el resto está constituido por alimentos y bienes de capital que no se verían perjudicados.

Parte de las compras que Venezuela realiza a nuestro país se concentran en sectores tales como industria automotriz, manufacturas de hierro, medicamentos comerciales, aparatos eléctricos, plásticos, entre otros, que estarían afectados por la medida. “Y el efecto podría ser mayor si tenemos en cuenta que el gobierno venezolano adjudicó a la Argentina un cupo de importación de 10.000 automóviles que antes provenían de Colombia. Con esta nueva medida está por verse si Venezuela tendrá la capacidad de absorción de dicho cupo debido a la posible caída de la demanda”.

El panorama de corto plazo en Venezuela, subraya el trabajo, es bastante complicado para el sector importador y comercial, ante las restricciones al aumento de precios que está fijando el gobierno. “De sostenerse este impedimento para incrementar los precios, es probable que en el corto plazo se produzca un ‘estrangulamiento’ de las ganancias en ambos sectores, ya que las pérdidas deberán ser absorbidas casi en su totalidad por las empresas. En el corto plazo, esto puede llevar la quiebra de algunas firmas, mientras que en el mediano plazo es probable que se genere una corriente de desinversión en estos rubros”. El efecto buscado sin duda es restringir las importaciones, y por lo tanto, parte de las ventas argentinas, así como las del Mercosur, se verán afectadas. Sin embargo, voceros del gobierno de Chávez declararon que se mantendría el acuerdo (cupo) para la importación de vehículos automotores y expresaron su confianza en que la producción argentina podrá incrementar su participación en el mercado venezolano.

Ir al principio de la nota