Ir a la página principal
Temas en debate

El sector textil-confección en la mira del Plan Productivo Nacional

Mientras a “cuentagotas” van trascendiendo los objetivos del Plan Productivo Nacional que impulsa el gobierno, se acrecienta la preocupación de los empresarios de los sectores industriales que necesitan iniciar “una estrategia coordinada de transformación productiva”. Por lo que se sabe, el listado incluye entre los sectores denominados sensibles: textil-confección; electrónica de consumo; calzados y muebles. A continuación un resumen de las propuestas oficiales para el primero de los citados.

ImagenCrecen las preocupaciones
Para el sector textil-confección, la meta es generar una transformación del modelo productivo de la cadena de valor, haciéndolo más competitivo, con producción de mayor calidad, en un contexto de mayor formalidad laboral. Y teniendo como punto de partida que el sector de la confección exhibe niveles de informalidad elevados y una marcada vulnerabilidad de los trabajadores, así como que la producción, en un 90%, es de baja calidad y mayormente orientada al mercado interno, y que los insumos nacionales son también de baja calidad y poco competitivos, los objetivos son: reducir la informalidad en un 50% en 2019 y 35% en 2023 (del actual 70%); incrementar las exportaciones de textiles y confecciones como porcentaje de la producción al 25% en 2019 y 50% en 2023 (del 10% actual) y elaborar hilados y tejidos de calidad en un 30% y 50% del total respectivamente en 2019 y 2023 (con un punto de partida del 0%).

Las herramientas propuestas para lograrlo son: 1) Política Comercial gradual y diferenciada que contempla apertura gradual para los sectores de fibras e hilados sintéticos, hilados de algodón, tejidos y confección indumentaria hasta lograr el máximo a partir del 2017,2019, 2021y 2023 respectivamente. 2) Programa de Informalidad Cero que comprende: un régimen de formalización para el sector de confección; un plan de reconversión laboral para el sector textil-confecciones; un plan nacional de Polos de Confección; trazabilidad de confecciones e indumentaria; protocolo de compras responsables del Estado y un programa de financiamiento para la transformación del sector textil. 3) Plan Nacional de Calidad, Diseño, Marca y Moda que incluye: una línea de crédito para la mejora de la competitividad, la promoción de la moda y el diseño y un plan específico en materia de calidad. 4) Programa Nacional de Internacionalización de la Moda Argentina que busca: generar una Marca País; promover a las franquicias de indumentaria nacionales y a las exportaciones de fibras y tejidos naturales e hilados y tejidos diferenciados.

Recientemente, la Federación de Industrias Textiles Argentinas (FITA), invitó al ministro de Producción a una reunión en un hotel céntrico para exponerle las preocupaciones del sector, tanto por el creciente aumento de las importaciones por las versiones sobre la inclusión del sector textil-confección entre las ramas industriales que deberían encaminarse a una reconversión profunda de sus actividades, que se augura dolorosa. Más de 150 empresarios, de todos los segmentos -grandes, PyMES y emprendedores- esperaron que Francisco Cabrera anunciara algunas medidas que, se decía, venían preparando en el área a su cargo en “socorro” de las empresas en dificultades. Sin embargo, el funcionario salvo referencias a generalidades y el compromiso de responder en breve plazo a varias consultas, dejó aún más preocupado al auditorio.


Ir al principio de la nota