Ir a la página principal
Economía internacional

El yuan ¿amenaza al dólar?

El yuan o renminbi, que es el nombre real de la moneda china, superó el valor del dólar canadiense y el australiano y, sin demasiada alharaca, se convirtió en la quinta moneda más fuerte del mundo. Según la Society for Worldwide Interbank Financial Telecommunication (SWIFT), a través de la que ejecutan sus transacciones los bancos del mundo, por delante del yuan solo están el yen japonés, la libra esterlina, el euro y el dólar estadounidense (aunque no en ese orden)

ImagenEl yuan se convirtió en una de las monedas más importantes
Fraccionado en diez mao y éste, a su vez en diez fen, el valor del yen o “moneda del pueblo" se fija a varias monedas internacionales distanciándose de los vaivenes del mercado financiero internacional que, desde la crisis 2008-2009, mostró su alta peligrosidad. Pero si Pekín quiere que su moneda siga creciendo tan rápidamente (hay dudas de que lo quiera con ésta intensidad) debe crear un entorno económico y financiero en el que el yuan se pueda liberar gradualmente, dice un artículo publicado por la Deutsche Welle y difundido por varias agencias internacionales.

Según el poder adquisitivo, analiza la DW, China ya superó económicamente a Estados Unidos, pero es la comparación de la renta per cápita la que muestra el largo camino que la formidable potencia emergente debe aún recorrer: el PBI per cápita en China es de 6.800 dólares mientras que en los Estados Unidos alcanza los 53.000 dólares.

De todos modos y sin prisas, el yuan se posiciona cada vez más alto entre las monedas occidentales a pesar que solo el 2% de los pagos globales se hacen en yuanes mientras el 44 por ciento se ejecutan en dólares estadounidenses. Aun reconociendo que la diferencia es amplia, los hechos pintan un cuadro de situación diferente cuando se conoce que los pagos en yuanes crecieron más del 100 por ciento en 2014, mientras los pagos en todas las demás monedas juntas subieron solo un 4 por ciento. Según DW, Pekín impulsa el crecimiento del yuan desde 2009 permitiendo liquidar transacciones comerciales internacionales en esa moneda y complementando esa medida con el Banco Central Chino consintiendo a los bancos extranjeros transacciones en yuanes, aunque bajo estricta vigilancia.

Desde julio de 2013 las sucursales chinas de empresas internacionales pueden transferir al extranjero sus ingresos en yuanes en calidad de préstamos y además, desde noviembre de 2014, las empresas extranjeras pueden transferir dinero entre ellas y sus filiales en China sin que las transacciones internacionales de capital estén sujetas a los controles habituales..

En la actualidad hay 9 bolsas, entre ellas las de Londres y la de Frankfurt, que obtuvieron una licencia china para levantar centros comerciales en yuanes mientras, como contrapartida, los inversionistas asiáticos tienen acceso directo a los mercados de capitales europeos. En un futuro próximo las empresas podrán facturar sus productos en yuanes en otras 11 ciudades del mundo, además del establecimiento de una zona de yuanes en Shanghái.

Sin embargo y según analistas, nada hay que favorezca tanto al yuan como la incertidumbre en que está sumida la zona euro y el alto grado de endeudamiento de la primera economía del mundo de la que China es el primer prestamista. En economía (y en casi todos los órdenes) los espacios vacíos o a medio llenar… otros lo llenan.


Ir al principio de la nota