Ir a la página principal
Secciones
Domingo 23 de Septiembre, 2018
Temas en debate

En defensa de la educación pública

En este largo período de vida editorial, pocos sectores han logrado sensibilizarnos con más fuerza que el de la educación en general y, en particular, el de ciencia y tecnología cuya importancia consideramos imprescindible para el desarrollo de un país como estado-nación. Si “sin industria no hay Nación “, sin educación no hay futuro.

ImagenArgentina debe buscar su futuro en la educación pública
Prestigiaron las páginas de "informe Industrial" un centenar de pensadores y/o hacedores como Alicia Moreau de Justo, Jorge A. Sábato, Manuel Sadosky, Amilcar Herrera, Victor Bravo, Celso Furtado, Juan José Giambagi,Conrado Varotto, Aldo Ferrer, Adriana Puiggros, Hugo Scolnik, Héctor Otheguy, Fernando Porta, Eduardo Dvorkin, Mario Mariscotti y muchísimas personalidades más que, con distintiva insistencia, estructuraron su pensamiento – cuando no su misma vida- alrededor del valor de la educación como un derecho humano y una obligación social.

Cuando una recorre países hermanos y encuentra diferencias algo más que sutiles, es difícil escapar de la pregunta ¿qué hizo de nuestra Argentina un país distinto?. Y aunque pueden enhebrarse varias respuestas desde múltiples ángulos hay una que, quizás, las abarca a todas: la ley 1420 que, desde 1884, promueve la educación común, laica, gratuita y obligatoria.

Es imposible desconocer que, a lo largo de estos años, su aplicación sufrió recortes graves que, por otra parte y en forma invariable, impactaron en la estructura social y productiva de nuestro país,. También puede señalarse que las mayores fracturas se produjeron durante gobiernos con muy baja solidez en la defensa de lo nacional y con miopía manifiesta para percibir el mundo actual y mucho más el del futuro.

Con alta indiferencia por parte de los medios que le dicen a la gente en qué deben pensar ( aunque creer es un término más justo) todos los niveles de la educación en nuestro país están hoy en peligro porque mientras se invisibiliza su problemática se desfinancia a las organismos educativos y se bastardea el salario docente.

Hay clases en forma intermitente en las escuelas primarias, lo mismo ocurre en las secundarias y 57 universidades de todo el país no iniciaron el segundo semestre del año escolar. ¿Huelga de maestros y profesores insaciables o asfixia a nivel del personal docente y de las instituciones a las que pertenecen a nivel nacional?.

Desde una universidad de la provincia de Buenos Aires –en la que buena parte de sus profesores se reconocen “primeros universitarios en nuestro grupo familiar” – dicen : ”la realidad es que se está desfinanciando a las Universidades Nacionales y al Sistema Científico Tecnológico Nacional (INTI,INTA,CONEA,INVAP etc) se achica el presupuesto (cuando todos dicen que la educación es lo más importante) y además se demora el giro de las partidas presupuestarias por lo que la universidad para pagar la luz, el gas o los insumos básicos de funcionamiento tiene que reasignar partidas presupuestarias, donde todos los docentes nos vemos perjudicados … la educación es un derecho, no es una mercancía”.

Por su parte y desde el Instituto Balseiro – el centro de estudios con mayor prestigio internacional de la Argentina- con la firma de su presidente, el doctor Carlos A. Balseiro, una Resolución de su Consejo Académico declara que “acompaña el reclamo de la docencia universitaria en defensa de las Universidades Nacionales y la Educación Pública y Gratuita” y que lo hace basándose en la Resolución del Consejo Superior de la Universidad Nacional de Cuyo sobre el no inicio de clases del segundo cuatrimestre y el cese de actividades en las Universidades Nacionales. Su fundamentación estriba en que “ representa la situación conflictiva que atraviesan nuestras casas de estudio a nivel nacional, siendo responsabilidad de las autoridades nacionales asegurar el sostenimiento de las Universidades Nacionales garantizando su normal funcionamiento y financiamiento”.

¿Por qué nos preocupa el tema educativo? Porque, como dijimos más arriba, forma parte de nuestra historia, pero en especial por nuestro convencimiento y nuestra preocupación en que la carencia de un sistema de educación inclusivo y de excelencia creciente provoque que Argentina rife la única posibilidad de futuro que éste gobierno no ha hipotecado a 100 años. Todavía.


Ir al principio de la nota