Ir a la página principal
Sectores económicos

En estado de alerta

La industria del software, que venía de presentar un estudio con un cuadro de situación por demás preocupante de la actividad, recibió “con enorme desconcierto la inédita aplicación de retenciones a las exportaciones del sector a partir del 1º de enero de 2019”, al tiempo que lamentó la eliminación del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva y su incorporación, con rango de Secretaría, en el nuevo Ministerio de Educación, Cultura y Ciencia y Tecnología.

ImagenA la caída del mercado interno y del empleo, la industria del software sumó la próxima aplicación de retenciones a las exportaciones del sector.
Para la Cámara de la Industria Argentina de Software (CESSI) ambas medidas provocan desaliento en el sector :en el primer caso , al considerar que la aplicación de ese tipo de instrumento fiscal implica un retroceso y es negativa para una industria que demostró su capacidad para conquistar y mantener mercados externos- en 2017 los ingresos provenientes del exterior alcanzaron un máximo histórico de casi 1.700 millones de dólares, con un aumento del 26,5% respecto del año anterior-; y en el segundo por cuanto resta jerarquía y recursos a una actividad esencial para el desarrollo del país e, incluso, impacta en la calidad de vida de la población.

El informe que presentó el Observatorio Permanente de la Industria del Software y Servicios Informáticos (OPSSI) en una reunión de empresarios del sector ,reflejó que las expectativas de crecimiento actual de las exportaciones cayeron un 45% y las del empleo se redujeron en un 36% respecto de las estimaciones realizadas a comienzos de 2018,mientras que el volumen total de ventas esperado en el presente año en comparación con el registrado en 2017 pasó del 5% de crecimiento anual neto de inflación a una caída mayor al 10%.

Los participantes del encuentro empresario, que se declararon ”en estado de alerta” y acordaron con la comisión directiva de la CESSI varias iniciativas asociadas para ayudar a empresas que ingresen en “situación de crisis aguda” por la retracción del mercado interno, también coincidieron en la necesidad de modificar con urgencia las actuales condiciones financieras, que “hacen inviable la actividad productiva, debido al alargamiento en la cadena de pagos y, en muchos casos, el corte de la misma”. Además pidieron tener acceso a créditos a tasas productivas para capital de trabajo, y contar con instrumentos crediticios para que las PyMES del sector participen en misiones comerciales en el exterior y puedan aprovechar la competitividad del tipo de cambio.

En otro orden, los empresarios acordaron solicitar el rápido tratamiento y aprobación de las iniciativas existentes en el Parlamento Nacional para prorrogar la vigente ley de Promoción del Software, y la reactivación de los proyectos del Fondo Tecnológico Argentino (FONTAR) y del Fondo Fiduciario de Promoción de la Industria del Software (FONSOFT) que se encuentran congelados.


Ir al principio de la nota