Ir a la página principal
Economía internacional

En la Argentina “se percibe un cambio de estilo… pero”

Durante la celebración del 118º aniversario de la creación de la Cámara de Industrias del Uruguay (CIU), el presidente de la entidad, Washington Corallo, analizó la actualidad económica e industrial del vecino país y se detuvo en particular en la relación comercial con la Argentina y el Mercosur y en el eventual acuerdo del Uruguay con China.

Al referirse a los problemas que preocupan al sector industrial local, Corallo se apoyó en el último documento de la Confederación de Cámaras Empresariales del Uruguay -ver en sección Economía Internacional- y sobre el final abordó el relacionamiento externo del país con la región y el mundo.

Respecto de la Argentina sostuvo que con la asunción de las nuevas autoridades “y conocidos los primeros pasos en materia de política comercial, se advertía en el ámbito empresarial local un moderado optimismo respecto a dicho mercado. La eliminación de las Declaraciones Juradas Anticipadas de Importación -y, con ello, la presunción de eliminación de un estilo de gestión muy particular y nocivo - permitían augurar un cambio sustantivo en las relaciones de comercio con la Argentina y en ello se sustentaba el moderado optimismo inicial. Pero transcurrido ya casi un año de nueva gestión, se percibe sí un claro cambio de estilo, pero con un efecto práctico no tan ágil. La puerta cambió de nombre y el portero también cambió, pero traspasar la puerta no está siendo lo suficientemente ágil y previsible que se espera al estar hablando de un socio comercial, con el cual compartimos un compromiso de integración para la conformación de un Mercado Común”.

Más adelante, el dirigente señaló que “quizás de tanto repetirlo pueda haberse banalizado, pero un sinceramiento del Mercosur se impone, en el sentido más amplio de tal afirmación. Si los intereses y sensibilidades de sus Estados Parte no permiten avanzar en la integración, pues bien, digámoslo, transparentémoslo y consolidemos lo que se haya podido lograr. ¿Somos una zona de libre comercio? De acuerdo, consolidémosla, mejorémosla y que hasta ahí llegue el compromiso, pero deslindemos a nuestro país de estructuras y obligaciones poco acordes a su realidad, dimensión y necesidades. No sigamos condicionando y sometiendo el uso de instrumentos tan importantes como la admisión temporaria, o aranceles nacionales en régimen de excepción al Arancel Externo Común, o la propia negociación comercial con terceros a la voluntad de nuestros socios, quienes, a su vez, son parte responsables de la parálisis del bloque. El punto es claro: no paguemos dos veces por lo mismo. Nuestro sector ya pagó los costos de sumarse a un proceso de integración regional, por lo que no debería pagar también los de su ineficiencia”.

Concentrándose en el relacionamiento comercial con el resto del mundo, el titular de la CIU destacó que a las dificultades regionales “se suma la pérdida de ventajas de acceso en terceros países. Hemos sido excluidos del Sistema Generalizado de Preferencias (SGP) en más de un mercado. Y en otros casos el avance de los tratados de libre comercio por parte de países competidores nos hace más difícil nuestro acceso. Entonces cabe preguntarnos ¿Cuál es la mejor estrategia de negociación comercial internacional para Uruguay? Compartimos la visión y voluntad política de buscar, permanentemente, el mejor acceso a los mercados del mundo para nuestros productos. Pero para ello es necesario un plan estratégico claro, conocido y compartido entre el sector público y el privado. Todo proceso de negociación internacional conlleva, ineludiblemente, ganadores y perdedores. Pues bien, el diseño, implementación y desarrollo de la estrategia de inserción internacional en cuestión, tiene que contemplarlos a todos”.

No faltó el comentario sobre las gestiones realizadas recientemente por el presidente del Uruguay con las autoridades del gigante asiático. Corallo recordó que “recientemente el gobierno consiguió captar la atención de China para un eventual acuerdo de libre comercio, donde hemos acompañado al Sr. Presidente Vázquez. No era un acuerdo que estuviese previsto y por ello nos preguntamos. ¿Es este el mejor momento para que Uruguay se embarque en un proceso de negociación como el propuesto con China? ¿Son las condiciones actuales de competitividad del país las más apropiadas? ¿Qué impactos tendrá sobre la industria local, un desmantelamiento arancelario con China? ¿Cómo se ha medido, bajo qué supuestos y con qué criterios? ¿Es China el mejor país con el cual negociar en las actuales circunstancias? ¿Es este el mejor modelo de negociación? Como observarán, son muchas más las interrogantes que las certezas que se tienen al respecto, por ello hemos comenzado a trabajar en la evaluación del impacto, para construir una posición que contemple los intereses de la industria y de la gente vinculada a ella”.

Por último, Corallo agradeció a los integrantes de la conducción de la CIU que dejarán sus cargos en los próximos días -se acaban de renovar parcialmente las autoridades de la entidad- cerrando” una etapa de trabajo de un grupo de empresarios que desinteresadamente, colaboran y aportan para el bien de la Industria y de nuestra organización”, y saludó la incorporación de otro grupo de personas al trabajo “con el mismo objetivo, con renovadas expectativas, con nuevos puntos de vista, que no harán otra cosa que enriquecer nuestras posiciones, y seguir entre todos trabajando por una Industria Activa y un país próspero”.


Ir al principio de la nota