Ir a la página principal
Economía internacional

En la vecina orilla ponen el foco en la competitividad

La Confederación de Cámaras Empresariales del Uruguay, integrada por 20 entidades representativas de la banca, la industria, el sector agropecuario, el comercio, el transporte, y de otras ramas de la actividad económica, presentó un informe -“Desafíos en materia de competitividad: Una mirada desde la óptica empresarial”- con el objetivo de contribuir al debate respecto a los desafíos que tiene por delante el vecino país en los próximos años, y esperando que “su contenido resulte una contribución para enriquecer la discusión sobre las acciones que es necesario emprender a efectos de mejorar el entorno de negocios de nuestro país, y así el bienestar de nuestra gente”.

ImagenUruguay busca mayor competitividad en su producción.
El documento que suscribieron, entre otras, la Cámara de Industrias del Uruguay, la Asociación Rural, la Asociación Nacional de Micro y Pequeñas Empresas, la Cámara de la Construcción y la Cámara de la Industria Frigorífica, señala que la elevada volatilidad y el magro crecimiento son dos rasgos distintivos del desempeño de Uruguay durante el último siglo. “En este marco, a efectos de mejorar el desempeño de la economía uruguaya en las próximas décadas la política económica debería seguir dos principios orientadores: suavizar las fluctuaciones cíclicas y generar condiciones adecuadas para mejorar los determinantes últimos del crecimiento en el largo plazo que contribuyen a incentivar la inversión, a mejorar la calidad del capital humano y a impulsar una mejora sostenida de la productividad”.

Al abordar diversos capítulos que están vinculados al rol de las políticas públicas como amortiguadoras de los ciclos económicos y como un factor relevante en los determinantes últimos del crecimiento económico, el documento define por un lado recomendaciones generales sobre la orientación estratégica de las políticas a largo plazo, y por otro se plantean acciones concretas sobre aspectos alcanzables a corto plazo. Por ejemplo, en referencia al grado de apertura comercial y el acceso eficiente a los mercados-“ es quizás uno de los puntos que más destaca el nivel de competitividad de un país”-recomienda que ,en la medida de lo posible, “Uruguay debería seguir en el plano de las negociaciones conjuntas del Mercosur que le otorgan mayor poder de negociación y menores costos, a la vez de avanzar en negociaciones bilaterales que deberían ser vistas como complementarias”.

Por otra parte, y considerando que la gestión de las empresas públicas ocupa un rol central en la eficacia y la eficiencia en la provisión de los servicios públicos de alta calidad y a precios competitivos, el documento enfatiza que en el caso de Uruguay, el sistema de empresas públicas ha operado en detrimento de una gestión “óptima”. Y para mejorarlo señala que “es necesario un nuevo arreglo institucional que racionalice, simplifique, sistematice e integre la normativa en un marco jurídico homogéneo. Asimismo, se alienta a que se establezcan marcos legales flexibles que faciliten relaciones comerciales más competitivas, así como la separación y consolidación de los roles entre los diversos actores que participan en la órbita de las empresas públicas”.

El tema de la educación protagoniza uno de los capítulos del documento. “Si bien Uruguay ha destinado un esfuerzo creciente de gasto en educación, no ha tenido el retorno esperado en materia de calidad de bienes públicos. De hecho, en el último medio siglo, muestra un retroceso en la acumulación de capital humano y la brecha educativa. Es necesario generar una transformación estructural en el modelo educacional, propiciando la capacidad de innovar, promoviendo una ‘cultura de trabajo’ y a los emprendedores. Las transformaciones en la demanda de capital humano, la incorporación de nuevas tecnologías en los procesos y formas de organización del trabajo, hacen necesario disponer de mecanismos que hagan posible desarrollar las competencias de los trabajadores, partiendo de la visualización clara de sus capacidades y necesidades. Es por ello fundamental un sistema de mejora continua y certificación por competencias laborales, con el objetivo de acreditar los conocimientos que reúne cada uno de los trabajadores”.

En otro orden, la Confederación de Cámaras Empresarias del vecino país considera indispensable mantener los beneficios del régimen establecido en la Ley de Promoción de Inversiones, así como ampliar temporalmente los plazos previstos, para que las empresas puedan aprovechar las exoneraciones originalmente otorgadas. A su vez, sostiene, que “ sería deseable lograr una mayor transparencia de la información en cuanto los montos efectivamente exonerados, que son sustancialmente menores a los montos promovidos” Las relaciones laborales son abordadas también en el documento, que propone modificar la regulación laboral y las prácticas del Ministerio de Trabajo en el marco del cumplimiento de las recomendaciones de la OIT, así como derogar la norma que regula las ocupaciones de los lugares de trabajo son identificados como aspectos esenciales para el buen desempeño de las relaciones laborales. También pide considerar explícitamente la realidad de las Micro, Pequeñas y Medianas Empresas (MIPyMES) en las negociaciones tripartitas, salvaguardar en la práctica el derecho a la libertad de trabajo de los no huelguistas y del empresario, y utilizar la negociación tripartita únicamente para definir mínimos por categoría. ”No obstante esto, es importante avanzar en la revisión de los grupos y subgrupos donde existe importante heterogeneidad, y establecer que los aumentos o ajustes de salarios y otras condiciones de trabajo sean negociados de forma bipartita”.

Por último, y luego de analizar la problemática de las PyMES en materia de acceso a créditos y al adecuado uso de las compras estatales, incluyendo un marco normativo que incluya a la producción nacional en los procesos licitatorios, el documento se detiene en las regulaciones que afectan el desarrollo de la actividad empresarial .“Los trámites y permisos tienen un impacto significativo en términos de costos, tiempos y eficiencia de los procesos que requieren la constitución de inversiones productivas, siendo entonces un determinante de la competitividad. En este sentido, es bienvenida la iniciativa de Trámites en Línea impulsada desde la Presidencia de la República, y se propone extender la iniciativa para todo el sector público uruguayo (más allá de la Administración Central), incluyendo también los gobiernos departamentales”. Y sugiere generar una mesa de trabajo con agentes del sector privado a efectos de explicitar las dificultades que enfrentan los usuarios, enumerar las dificultades prácticas y proponer soluciones eficientes.”Iniciativas simples como la ventanilla única dentro de cada organismo, fijación de un límite temporal para cada trámite, y la definición de un proceso óptimo podrían derivar en ganancias relevantes de eficiencia y reducción de costos”.

Otros capítulos del trabajo se concentran en el diagnóstico y propuestas para potenciar la competitividad en infraestructura, ciencia, tecnología e innovación, seguridad pública, y acceso al financiamiento.


Ir al principio de la nota