Ir a la página principal
Reportajes

Es cuestión de pensar

“ Desde la Argentina nunca dimos el salto a lo tecnológico y de una buena vez tenemos que articular la relación entre industria y academia. Hay que cambiar el paradigma y eso es lo que nos proponemos desde el Centro Sadosky, estoy convencido que a Manuel le hubiera encantado vivir este momento”. Fue una larga charla con un intelectual brillante: el doctor Hugo Scolnik, matemático, criptógrafo, profesor de la Universidad de Buenos Aires, fundador del Departamento de Computación de la Facultadde Ciencias Exactas de la UBA.

ImagenHugo Scolnik
– ¿Cómo es, a nivel mundial, el mapa actual del sector informático?.

El hecho más destacado es el desfase que existe entre el acelerado progreso tecnológico del sector y la incapacidad de formar recursos humanos suficientes. La brecha es gigantescay no existe la menor perspectiva en acortarla. No hace mucho fui a hacer una exposición para el vicepresidente de Research and Development de Microsoft y le estaba contando lo que hacíamos en la Argentina. En algún momento me dijo: “Mirá , el déficit de expertos de este año en los Estados Unidos es de 400.000 especialistas y resulta que India tiene 100.000, así que si nos compramos a todos los hindúes expertos, lo único que habríamos hecho es dejar a la India vacía y llenar sólo el 25% de nuestras necesidades del año”.

– Aquí, ¿la situación tiene algún parecido?.

Esto mismo, a otra escala, se reproduce con fuerza en la Argentina. El primer hecho remarcable es que sufrimos una continua fuga de cerebros. Y aunque la pérdida se agudizadurante las crisis económicas, lo cierto es que las multinacionales se llevan gente continuamente. Además y frente a ese panorama tanto mundial como local de fuerte déficit de personal calificado, el otro suceso que enfrentamos es que bajó mucho lamatrícula en computación. Los chicos creen que éste es un tema difícil y entonces escapan.

– Para modificar este panorama ( y otros) hacen falta señales claras de cambio de rumbo.

El ministro Filmus (Daniel), a instancias de un grupo de personas,propició varios planes entre los que la reconstrucción de las escuelas técnicas no es el menor. Por su parte, la llamada “generación TI”es una campaña que se realiza con muy buen apoyo de las compañías del sector que perciben la falta derecursos humano como un factor limitante de toda su actividad. Otro hecho destacable es que en nuestro país se han instalado varias multinacionales para producir software, estamos hablando de INTEL, EDF, Motorola, NEC, IBM ... y, entonces, la necesidad de recursos humanos se agudiza.

– ¿Por qué si hay tanta demanda interna la gente se va?

Podríamos decir que en este tema de la fuga de cerebros hubo dos etapas, uno que se dio en paralelo a la crisis y el otro, más complejo, que es el que observamos hoy. El profesional o el técnico del sector es alguien que sabe que necesita “estar en las cocinas”, porque los cambios en la industria son muy rápidos y nadie puede desactualizarse. El otro tema es, como es obvio, el de los sueldos. Creo que el grancambio que se está operando en la Argentina es que hoy hay trabajo y muy bien pago, en centros de excelencia.

– ¿Bien pago a nivel internacional?

No diría que a nivel internacional, pero sí muy bien pago para el mercado interno.

China está recuperando a todos sus científicos pagándoles 1.000 dólares por mes pero, quizás, este es un sueldo relativamente mejor que ganar 10.000 en Nueva York.

El sector crece a una velocidad gigantesca, está creciendo a más del 20%por año.

– ¿Desde cuando?

Desde el 2001. Sobrevivió a la crisis y después, con la devaluación, tuvo un acelerado período de expansión. En este momento hay mas de 100 oficinas de compañías argentinas de software en el exterior, en China, Alemania, los Estados Unidos. Se estánincorporando al sector un mínimo de 15.000 personas especializadas por año.

Lo que es incomprensible es que este hecho no sea percibido por el común de la gente y que las familias sigan alentando a “sus nenes” a convertirse en contadores públicoso abogados.

– Bueno, el cambio de arquetipo suele ser lento.

Es cierto, pero ... te doy un ejemplo: hace poco un empresario que fue a China me llama por teléfono y me dice. “ necesito 300 programadores Java”.Yo estoy en condiciones de conseguirle– y conequilibrios forzados- unos 4, quizás 5 ... lo que quiero transmitirte es que la demanda es gigantesca.

También es importante conocer que no sólo hay una gran demanda de personal sino que existe un PlanEstratégico que se estableció en la época en que Lavagna ( Roberto) era ministro de Economía. A pesar de las dificultades históricas en que dos argentinos se avengan, en esta ocasión se pusieron de acuerdo hasta algunos empresarios enemistados entre si. De manera que se llegó a establecer unplan hasta el 2014 que, hoy por hoy, es la Biblia. El Libro Azul y Blanco se cumple a rajatabla porque se comparten los objetivos y porque a todo el mundo le va muy bien.

– Si existe un plany se cumple, éste es un “leading case” ¿cómo lo logran?.

Creo que por varios factores, entre los que me parece determinante el compromiso de algunas personas que se dedican con mucha fuerza, mucho tiempo y muchas ganas.

Entre las cámaras empresariases notable el trabajo de Carlos Pallotti. Tener en la industria a alguien como el es impagable y, también es cierto, difícil de replicar.

– ¿Por qué al software se lo califica de industria?

Porque se cumplen los pasos tradicionales de generar un producto, fabricarlo y venderlo. En general tienen un mayor componente de ideas, pero también hay productos masivos. Que te vendan un CD con algo es lo mismo que si te venden una bicicleta, vos pagás equis cantidad de pesos por una copia. También es cierto que hay muy buenos negocios que se han hecho muyrápido a través de buenas ideas, con lo que quiero decirte que no es un producto que necesite de un proceso de acumulación típico.

Cuando estuve en Microsoft me contaban como fuela negociación por Hotmail, inventado por dos jóvenes hindúes que eran estudiantes. Pensaban que podían pagarles 2 millones de dólares, Microsoft abrió el juego ofreciendo 12 millones de dólares y cerraron trato por 400 millones de dólares.

– La actividad difiere y los empresarios ¿cómo son?

Hubo un gran cambio. Hasta la crisis el modelo de muchos empresarios locales era: invierto poco, pago poco, ofrezco un producto de 5a. La crisis produce una gran depuración y losempresarios que quedan se enfrentan al cierre o a tratar de lograr otro estándarde calidad para competir a nivel internacional.

Hoy existe todo un grupo que se dedicó a investigar e invertir y, además, a ese conjunto se sumaron multinacionales que funcionan en forma diferente a lo que ocurría antes.

– ¿Cómo era antes?

Todo salía de los Estados Unidos y vos tenías el producto final dos o tres años después. Hoy y desde hace un rato, los anuncios son simultáneos, se producen el mismo díay a la misma hora en Nueva York y en Buenos Aires.

Para “linckear” academia con industria yo antes trabajé para Microsoft y ahora lo hago para Hewlett Packard. No hace muchos días estuve en los Estados Unidos, dije que quería llevar allá a un grupode estudiantes y, sin muchos problemas, pusieron el dinero necesario para hacerlo.

–Mas allá delpedido de una persona de tu trayectoria ¿por qué lo hicieron?

Porque nos están tirando un montón de problemas de I y D y esto, que antesno existía, es lo que está cambiando el escenario. Por ejemplo, estoy haciendo un tipo de producto,le hice elplanteo a Intel, a ellos les interesó y mi contraparte, con quienes discuto, son los rusos de Novosibirsk, en Siberia. ¿Qué es lo que está pasando?, gran parte de la investigación y desarrollo la hace la Academia rusa de Ciencias... salió de los EstadosUnidos y ahora se está haciendo en Rusia, en India...

– ¿A partir de ... ?

Es reciente, desde hace 4 ó 5 años. No hacemucho los rusos me decían que después de la crisis que provocó la diáspora de miles de científicos, su principal fuente de ingresos es Intel.

– ¿Y entre nosotros?.

Una de las formas de parar el drenaje de cerebros fue generar proyectos muy interesantes. El tema es que para desarrollarlos se necesita más de una pata, se requiere una industria nacional quedemande tecnología y empresas grandes y multinacionales que confíen en que desde aquí puede hacerse. Aquí hay gente valiosa y ellas no tienen recursos humanos suficientes. Por ejemplo, Google hace un concurso del mejor programador del mundo y en 2004 lo ganó mi ex ayudante, estudiante de la Universidad de Buenos Aires, Sergio Sancho. Google se llevó a mucha gente nuestra y ahora el gran desafío es traerla de vuelta.

– Otro tema complicado

Pero algunas cosas están cambiando, por ejemplo Microsoft hizo unestudio en el que prueba que a pesar de excelentes sueldos los hindúes no se sienten felices fuera de su país. Ahora seestá creando una especie de Centro de Investigaciones Virtual, a través de Internet, con Microsoft, para toda América Latina. Continuamente nos piden propuestas, hay mucha actividad...está lindo!.

– Siempre hay diferencia, pero¿ qué distingue aésta de cualquier otra actividad industrial?

Creo que en este sector la diferencia mayor es que la demanda es muysuperior ala capacidad productiva.

– El esfuerzo, entonces, hay que ponerlo en encontrar con quienes producir y no a quienes vender.

Absolutamente. Siempre les digo a los industriales que aquí hay que jugar con mentalidad amplia, y que juntando los esfuerzosde todos los países de América Latina, aún así la masa crítica es escasa. Para decirlo directamente, todos juntos no somos nada.

– Y Brasil, ¿como juega?

Tiene un buen desarrollo y puso muchísimo dinero en un programa que tiene continuidad. Viví exiliadoen Brasil en el ’76 - mi hija es brasileña- y en ese entonces fui profesor en la Universidad de Río de Janeiro. Había estado allí antes y ya en el ’65 un profesor llamado Lindolfo Díaz me dio el Plan de Ciencia y Técnica que aún siguen cumpliendo,a pesar de que siempre hay críticas internas. Lo cierto es que, como ejemplo, ellos tienen Embraer y, en la actualidad, buena parte de la flota de British Airways es brasileña, ¿ se entiende?. Cierto es, también, que Brasil tiene un mercado interno significativo.

En nuestro sector, los estudios econométricos señalan que tenemos que generar el 3% del producto para tener una industria sustentable y, hoy por hoy, estamos sólo en el 1,8% del PBI. Así que con Pallotti siempre repetimos que “estamos condenados a exportar”.

– Bueno, esa restricción puede terminar siendo una ventaja.

Sin dudas. El mercado interno de Israel es menor que el de la Argentina – Israel es como Tucumán– pero ellos exportan 3.000 millones de dólares de software.

–¿Ese sería nuestro modelo?

Nosotros estamos tratando de especializarnos porque creemos imprescindible tener prioridades, no sólo en nuestro sector sino en todo el sistema de C y T.

Por ejemplo, ahora se hace mucha informática ensalud, incluso hubo una convocatoria de Inglaterra para que las empresas argentinas hicieran su aporte al nuevo sistema de salud británico. Mirá, nosotros tenemos 12 empresas más o menos importantes que aquí se sacan los ojos, pero cuando fueron a China se juntaron para adquirir una cierta masa crítica. Hay que terminar con la cosa provinciana y chiquita.

- Desde la Fundación Sadosky ¿qué piensan hacer?.

Tenemos dos tipos de proyectos: los pasivos y los activos. Los primeros están constituidos por la demanda de la industria que nos pide ayuda para resolver problemas..

Y entre los proyectos activos tenemos un plan con Invap y con Grobocopatel, el CEO de la sociedad Grobo Agropecuaria. El proyecto consiste en hacer lo que se llama Agronomía Analítica, proceso que ahorra entre el 10 y el 15 % del costo de producción agrícola. Además, se puede hacer consultoría factible de ser vendido a Brasil o a Venezuela .

Otro proyecto que tengo es el de seguridad para el comercio electrónico desde celulares. Con esta tecnología se abre una enorme oportunidad en el mercado mundial. Hay, también, hermosos proyectos en bioinformática que impulsa la gente de Biosidus y que, es probable, puedan llevarse adelante en el centro del CONICET quese está desarrollando en Rosario. Me entusiasma pensar en armar un paquete biotecnológico con informática aplicada para hacer ¡qué se yo!! , genética para los chinos. El gran tema es pensar, porque hay tanto por hacer.


Reportaje de Irene Naselli

Ir al principio de la nota