Ir a la página principal
Secciones
Miércoles 22 de Noviembre, 2017
Política industrial

Fumata blanca en la UIA

Culminó con éxito la delicada negociación emprendida hace meses entre los grupos internos que integran la Unión Industrial Argentina (UIA). “Industriales” y “Celeste y Blanca” acordaron proponer a Miguel Acevedo, director de Aceitera General Deheza (AGD) como nuevo presidente de la central fabril en la asamblea que se realizará el próximo 30 de mayo. Sucederá a Adrián Kaufmann Brea que asumió el 22 de setiembre de 2015 (luego de una postergación del acto eleccionario a la espera de la realización de las PASO de agosto de ese año que develaron los nombres de los candidatos a habitar la Casa Rosada y la quinta de Olivos). Si bien el primer candidato presentado por Celeste y Blanca fue Daniel Funes de Rioja, titular de la Coordinadora de las Industrias de Productos Alimenticios (COPAL), el retiro de esa candidatura habilitó la postulación de Acevedo que fue aceptada por unanimidad. Se abre ahora una nueva ronda de negociaciones para consensuar los candidatos a integrar el Comité de Presidencia, la Junta Directiva y el Comité de Encuadramiento de la entidad.

ImagenMiguel Acevedo liderará la UIA desde el 30 de mayo.
Despejada la incógnita sobre el futuro presidente de la entidad de cúpula,así como los interrogantes que se plantearon respecto de la continuidad del acuerdo de alternancia que el gobierno de la UIA sigue desde 2005– vale preguntarse ¿quién es Miguel Acevedo? Director de Aceitera General Deheza, un complejo agroindustrial con 7 establecimientos distribuidos en Córdoba, Santa Fe y San Luis que exporta a más de 15 países de la región, Europa y el sudeste asiático, Acevedo (que completó en 2011 un corto período en una de las presidencias de Héctor Méndez) se ha desempeñado, hasta estos momentos, como Vicepresidente PyMI de la UIA y conoce, desde muchos años atrás, los complejos engranajes de la más potente institución que agrupa a los industriales.

A la pregunta ¿qué piensa Miguel Acevedo? podríamos responder con algunas frases extractadas de su discurso como Presidente de la 23 Conferencia Industrial, realizada en noviembre último, oportunidad en la que finalizó su disertación afirmando que “tenemos que encontrar nuestra Argentina para los próximos años (...) una Argentina fuertemente industrializada, que promueva el progreso y la inclusión social de todos sus habitantes.” Antes había asegurado que el país “necesita avanzar en la profundización del entramado empresarial y que las pymes son una fuente extraordinaria de creación de empleo calificado, con un gran potencial en términos de flexibilidad y adaptabilidad para responder a las tendencias de la demanda, cumplir un rol protagónico a la hora de mejorar la competitividad de los países y portadoras de elevadísimas capacidades en términos de diseño e innovación”.

Asimismo había señalado la necesidad de sortear “los dilemas de la coyuntura para consolidar la inversión productiva y la generación de empleo” subrayando que los temas más importantes que deberán abordarse giran alrededor de cómo lograr una inserción internacional inteligente;encontrar las claves para fomentar el desarrollo regional; analizar la situación del sector industrial en el contexto nacional y regional; plantear la generación de empleo y el desarrollo pyme; así como reconocer a la tecnología y la educación como vehículos del progreso social; determinar el rol del Banco Central y el impacto del crédito como motor de la inversión privada y, entre otras, subrayar la necesidad de un sistema tributario enfocado en el federalismo fiscal.

A la hora de realizar sus preocupaciones, Miguel Acevedo explicó que “el potencial de crecimiento (de la industria) está atravesado por circunstancias –tanto externas como internas– que dificultan visualizar el largo plazo”. E indicó que las pymes industriales muestran caídas en su nivel de actividad debidas principalmente a las menores exportaciones, la reducción y el poco dinamismo del mercado interno en un contexto de amenaza importadora, el incremento de los costos productivos –tanto de energía, logística, como ART- y los altos costos financieros.

Por otra parte, el futuro Presidente de la UIA aclaró que veía con preocupación el desbalance existente en el desarrollo regional y subrayó que la relación entre los ingresos per cápita de las provincias más ricas y las más rezagadas es de casi 8 veces a 1 y que, en paralelo, los préstamos per cápita otorgados en la Ciudad de Buenos Aires superaban 30 veces a aquellas provincias con menor acceso al financiamiento bancario, amplificando las brechas productivas que ya existen en nuestro país.

“Estas diferencias regionales también las encontramos sí observamos la cantidad de PyMEs, inversiones, empleo y, por lo tanto, equidad social y pobreza” que hay en un país, el nuestro, que tiene la necesidad de recrear un fuerte espíritu federal.

De pensamiento claro y bien articulado,de Miguel Acevedo se espera, ahora, el debido correlato en la acción.


Ir al principio de la nota