Ir a la página principal
Energía

Hablando de petróleo

La caída de los precios del petróleo, que afecta con dureza a varias economías latinoamericanas, promueve asociaciones que aspiran, en el corto plazo, a intensificar la búsqueda de yacimientos rentables en zonas aptas y, más adelante, posicionar mejor a nuestros países ante un eventual fin del período contractivo.

ImagenFirma del contrato entre Vicepresidente de YPF y Presidente de YPFB
La empresa Yacimientos Petrolíferos Bolivianos -YPFB- anunció la firma de un contrato con la empresa YPF de Argentina para la exploración y eventual explotación de los yacimientos de Charagua, en el departamento de Santa Cruz, en la República de Bolivia La zona abarca una superficie de 99.250 hectáreas y, si los descubrimientos comerciales son favorables, demandará una inversión de 1.177 millones de dólares previéndose la conformación de una Sociedad de Economía Mixta (SAM) entre las dos empresas petroleras.

El documento fue firmado por Marcos Browne, que encabeza la Vicepresidencia de Gas y Energía de YPF y el titular de YPFB, Guillermo Achá.

Desde Bolivia se aclara que, ante la caída de los precios del petróleo, estos acuerdos para áreas reservadas a favor de la petrolera estatal se inscriben dentro del paquete estratégico de contratos que se ejecutan para promover la exploración en territorio boliviano.

El acuerdo fue firmado poco antes que el vicepresidente de aquel país, Alvaro García Linera abriera el VI Congreso Internacional de YPFB Gas & Petróleo donde destacó el crecimiento de la inversión petrolera en la última década de 200 millones a 2.400 millones de dólares en 2016; el aumento de las reservas de gas hasta 11 trillones de metros cúbicos y la inversión planificada de 2015 a 2020 para el sector estimada en 14.000 millones de dólares.

En ese Congreso quedó de manifiesto el interés y la confianza en que Bolivia - que éste año tendría un crecimiento económico del 5%- se convierta en el centro energético de la región en 2020, a través del fortalecimiento de 5 pilares: la inversión en hidrocarburos, la consolidación de un mercado interno y externo para gas natural, la industrialización del gas y la exportación de energía eléctrica.

Entre tanto, y desde Viena, la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) vaticina en su Informe mensual sobre el mercado mundial del petróleo, que en 2017 un aumento del 1,22 % del consumo mundial de crudo pondrá fin al exceso de la oferta que desató hace dos años un fuerte desplome de los precios del barril.

Si bien la demanda mundial de este año se mantendrá en 94,18 millones de barriles diarios, la OPEP prevé un crecimiento del 1,22 % en 2017, aunque estima que la salida del Reino Unido de la Unión Europea no solo afectará el crecimiento mundial (del 3,1 al 3%) sino que tendrá potenciales implicancias para las regulaciones del mercado de materias primas, dado el importante papel de Londres como centro el financiero global.


Ir al principio de la nota